Indicadores económicos
2018-11-19

Dólar (TRM)
$3.173,59
Dólar, Venta
$2.978,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.600,75
UVR, Ayer
$260,20
UVR, Hoy
$260,21
Petróleo
US$66,80

Estado del tiempo
2018-11-19

marea

Marea min.: -8 cms.

Hora: 01:30

Marea max.: 19 cms.

Hora: 08:42

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-11-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Catalina Londoño, la gracia del Caribe

Reírse de sí misma es algo que Catalina Londoño sabe hacer a la perfección.

No importa si es fuera o dentro de la pantalla, Catalina sabe reír con calidez y desparpajo, como quien no tiene miedo de hacer el ridículo ante los demás.

Un atributo que decidió explorar cuando construía su papel de Reina Carolina para la novela ‘Chepe Fortuna’, y que se transformó en un signo de su ser.

Son aquellas “embarradas” las que la hacen más real y auténtica, una mujer con un intrínseco sentido del humor y suficiente gracia para hacer reír a todo un país. 

¿Cómo comenzó esta historia de Catalina y la actuación?
-Con mi tía Florina (Lemaitre), desde chiquita yo la he visto actuar y siempre me gustó. Tenía 12 años cuando me fui a Mompox, mientras ella grababa Escalona. Me fui con mis primas a pasar tres meses de vacaciones y así me ilusioné. Desde ahí dije que iba a ser actriz y apenas terminé el colegio me fui para Bogotá a estudiar actuación, en el 98.

¿Cómo fue la experiencia de estar involucrada en la producción de Escalona, que es una de las telenovelas más recordadas de Colombia?
-Fue maravilloso, Mompox es un pueblito super lindo. Además, nosotras hacíamos parte de la grabación porque nos vestían como a los extras y siempre estábamos jugando con mi tía mientras ellos filmaban. Si salíamos en las tomas no importaba, fue mágico.

Y luego de esa experiencia, ¿qué pasó?
-Cuando volví estaba tan fascinada que con mi amiga, Janet Covo, payaseábamos todo el día con ese cuento. Y montábamos obras y con la videocámara de mi papá hacíamos novelas. Luego empezó la publicidad e irme a Bogotá a hacer comerciales.

Terminas el colegio y te vas para Bogotá, ¿y luego qué?
-En Bogotá entré a una escuela llamada Estudio 21, que era de Paco Barrero y Consuelo Moure. Ahí estuve más de dos años y luego me salió un protagónico que fue para Juan Joyita. Cuando presenté el casting me tocó hacer de buena y de mala, y quedé para el de buena. Así que dejé la escuela y me puse a trabajar, entré a Francisco el Matemático y después me fui del país.

Irte en ese momento no cortó el buen inicio de tu carrera...
-Sí. Ahora entiendo que paré un proceso. Debí aprovecharlo, pero en ese momento sentí unas ganas de estudiar y conocer otras latitudes. Además entré a la escuela Juan Carlos Corazza, que fue una experiencia increíble.

¿Qué pasó a tu regreso a Colombia?
-Fueron casi seis años, pero al volver tuve suerte de trabajar en ‘Chepe Fortuna’ tras la renuncia de Mábel (Moreno). Aún así fue muy difícil retomar la carrera, los contactos y moverse en el medio porque la competencia está fuerte.

Pero con ‘La carebagre’ te robaste el show...
-La experiencia fue increíble, es un personaje que la gente todavía quiere. Además era super chistoso y yo me reí mucho con él. Eso de ser tan desparpajada y loca me permitió improvisar. Se podía decir cualquier barbaridad y no importaba porque me permitía ser más clown (cómica). Y como era fea no tenía que preocuparme por mostrarla bella e inmaculada.

¿Cómo construiste un personaje que ya tenía una identidad y un precedente con Mábel Moreno?
-Con este personaje empecé desde el exterior porque él ya estaba creado. Desde la gestualidad buscaba que se pareciera a la identidad que le había dado Mábel, para que no se perdiera la continuidad y no se notarán baches. Comencé haciendo una copia de los gestos y la risa, para que salieran más natural. Y luego le fui metiendo las emociones, algo que, normalmente, es al revés.

¿Qué impronta le diste para que fuera más tuyo?
-Tengo mucho de Reina Carolina, descubrí mi lado “goofy”, como tonto, y de ahí jalé lo inocente en muchas cosas. A veces uno la va a cagar y se cohíbe, con ella podía hacerlo. También en la risa desbordada, aunque después había que hacerlo como ella. Lo único en lo que no me parezco es lo ninfómana, en eso sí no… (risas). Pero sí tenía cosas de que agarrarme y construirla.

Le tienes mucho amor a este personaje a pesar de que no fue el primero, ¿por qué?
-Cada personaje es diferente, pero cuando volví de España pude disfrutar más los personajes. En mi primer trabajo lo que hice fue agarrar de mí, trataba de sentir, igual que el personaje, amor, sufrimiento y abusé demasiado de mis emociones. Sufrí muchísimo con el protagónico porque no tenía herramientas actorales.
Después de estudiar tenía más técnica y recursos, lo cual me hizo gozar.

¿Qué hiciste luego de eso?
-El 2014 fue el año del teatro, algo que nunca había hecho. Trabajé en el Microteatro de la Casa E, de Alejandra Borrero. Ahí estuve dos meses haciendo una obra de 15 minutos que se llamó Tiempo Extra. Estábamos en la época del  Mundial y fue duro porque la presentas seis veces la misma noche, pero la experiencia es super bacana.
Luego estuve con Rodrigo Candamil, quien montó una obra de gran formato con su grupo de teatro llamado El vulgar. “Noche de perros” se estrenó en noviembre en el Jorge Eliécer Gaitán. Estamos esperando que se venda algún festival.

¿A qué te dedicas ahora?
-Ahora estoy trabajando en los negocios de la familia en temas inmobiliarios. Me vine a hacer eso un rato mientras sale algo en la actuación. Cartagena está en un buen momento en eso, así que aprovecho el tiempo que hay entre producción y producción para trabajar en ello.

¿Se vive en Colombia de la actuación?
-Cuando estás trabajando en televisión se puede vivir bien, pero tienes que ser inteligente y ahorrar todo lo que trabajes. Parece que las cifras fueran grandísimas y que los actores ganaran mucho, pero también se gasta mucho y hay que buscar alternativas porque la competencia es muy fuerte. A veces uno entrega todo en los casting y recibes muchos no, luego te comienzas a comparar y juzgar por ello. Pero para mí lo esencial es divertirme, aprender y no estar tan pendiente del resultado porque es muy subjetivo. 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese