Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

"Compongan por pasión, no por dinero", Iván Ovalle

-A A +A
 

Cuando el maestro se queda sin energía pide un café.
Se reposa mirando con serenidad el entorno, un poco pensativo.

Al recobrar su estado de ánimo vuelve a la ternura, ríe con facilidad y más que a hablar, empieza a declamar sobre su vida, sus placeres y sus vivencias. Es de modales elegantes, palabras certeras y humor contagioso.

Nos cuenta una historia, una historia que le dio vida a uno de sus temas...

Estábamos varios compositores en un conversatorio en Valledupar... y ellos comentaban... murmuraban que había alguien muy especial en el auditorio. Había muchas mujeres vestidas de mil colores y ellos murmuraban mientras yo estaba entretenido en otras cosas, decían: “¿ya le viste las piernas?, ¿los ojos?, ¿el pelo?, ¡qué bella es!”. Pregunté de quién estaban hablando  y todos dijeron en coro: “¡De la del vestido rojo!”.

Era la única mujer que estaba vestida de rojo. Entonces, la inspiración me tocó la puerta y me deletreó la melodía y la letra del estribillo. Sentí que ella estaba levitando hacia mí y me dediqué a soñar, y soñaba que me miraba con ternura y cariño, cuando terminó, cuando me desperté de mi letargo, salí corriendo hacia ella. Cuando llegué se desapareció todo, como el perfume sobre el mar, es decir, no sé si era una mujer real o una imaginaria... lo cierto fue que la canción quedó para ella y quizá ella ni sabrá...

Cuando la mujer colombiana se pone un vestido rojo, está diciendo una cantidad de cosas que no se pueden decir con palabras.

De este momento en la vida del maestro surge la canción “La del vestido rojo”, de su álbum A puño y letra.

El cantautor Iván Ovalle nace en San Diego, Cesar, y es el único de sus trece hermanos que se encamina por la música.

Rey de la Canción Inédita en el Festival de la Leyenda Vallenata en 1994, queda para la historia como el caballero del romance, condecorado con “La Orden del Comendador” en 1998  por la Cámara de Representantes, gracias a su “Aporte Brillante al Pentagrama Colombiano”.

Sus letras no sólo lo hacen merecedor de los más diversos reconocimientos, sino que mantienen un público fiel, que lo sigue a cada paso, esperando y nunca en vano, que la calidad de sus nuevos temas supere a los anteriores.

Como dos estrellas en el cielo

en una noche decembrina

para mí exclusivamente... (Esos ojos negros, Diomedes Díaz).

“Volver a la Ternura” es su canción insigne, pero sólo una pequeña muestra de su capacidad artística. Se le unen a la lista “La fuerza del Amor”, en la voz de Iván Villazón; “El Amor es más grande que yo”, del Binomio; “Toda una vida”, de Jorge Oñate; “Cuántas Noches”, “Te Irás”, de los Betos, y muchas otras.

De su niñez, recuerda la primera poesía que hizo por “encargo” del profesor y a falta de un texto del cual copiarla. La llamó “El hijo desobediente”. De su primera canción pagada, por otro lado,  conserva un cheque enmarcado. “Fueron como mil ciento quince pesos”, explica. Se lo entregaron por componer  la canción “Yo soy el mismo”, que interpretó Iván Villazón en su álbum El arco iris. A continuación, la entrevista:

¿Qué trae este álbum?
- Este nuevo álbum, dejando de lado el vallenato que enamora, busca fortalecer un legado que nos dejó Escalona, Leandro Díaz y Alejandro Durán. Está dentro de toda esa gama de letras de Diomedes, Oñate, Villazón, Betos, que nosotros propendemos porque no se mueran.
Le hacemos un llamado a Silvestre, a Peter, a Pipe Peláez, que simbolizan la nueva ola, para que hagan un alto en el camino, y piensen en trascender en la música.

¿Cómo se la lleva con los cantantes de esta nueva ola?
- Súper bien con todos. Mi llamado es meramente en defensa del folclor, para que no dejen de lado el vallenato. No es hacer sólo música para que puedas brincar sino que nos deleiten con fondo, contenido y enseñanza. No es lo mismo componer una canción para desahogar un sentimiento, que componer una para ganarse tres pesos.

Nace Acordes de Colombia
- Con esta iniciativa, la idea es hacer semilleros. Pienso que hay que enseñarles a los niños sobre el vallenato clásico y sobre composición... muchos no saben cómo arrojar la música en los versos, no es fácil, pero la belleza no pelea con nadie.
Debemos dejar un legado de enseñanza a esos nuevos compositores, que no compongan por dinero sino por pasión, porque  el dinero llega por añadidura, no tiene que ser el fin.

La historia
-  Mi mamá me tuvo en San Diego, Cesar. Somos catorce hermanos y el único que salió músico fui yo (risas).
Mi herencia musical viene de los Olivella, mi abuela se llamaba Rosa Helena Olivella López, por un lado era familia de los Hermanos López y por el otro lado era prima de Manuel Zapata Olivella, entonces mi herencia artística viene por ese lado.

Mi padre nació en San Diego, Cesar, y mi mamá de Villanueva, Guajira, como campesinos añoramos el campo, deseamos estar en el campo.
Mi papá se “sacó” a mi mamá a los 15 años. Desde que tengo uso de razón, según cuenta mi madre, me quedaba embelesado con la música... era mi hábitat natural.
Cuando tenía siete años me sabía tres baladas, entre esas “Un millón de amigos” y “Candilejas”, de Roberto Carlos... la balada de esa época. Cantándolas participé en un festival en Valledupar. La emisora se llamaba Ondas de Macondo, y quedé hasta los finalistas.

Artistas que admira
- Un compositor que admiro es a José Luis Peláez, es cantautor, a él le aprendí muchísimo, también a Gustavo Gutiérrez, a Escalona. Son mis padres poéticos, mis profesores. Uno va enseñando a través de sus canciones por eso nos dicen “maestros”  y eso es lo que estamos difundiendo a las nuevas generaciones, llegar a ser maestros, y a enseñar música. Que la gente aprenda a enamorar a una mujer a través de una canción.

                                                                            (...)
Iván Ovalle trabajó ejerciendo su profesión de abogado por veinte años. Fue Gerente de Telecaribe, Gerente de Telecom, y alto directivo de otras empresas de la Costa.
“Desde el año 2007 decidí dedicarme a la música. Dije que no quería pasar el resto de mi vida pensando en una pensión, ni en los vaivenes de la política”. Esa decisión fue mal vista por su familia, pero valió la pena.
“Aún no he hecho mi mejor canción”, expresa el maestro en cada entrevista que ofrece, (sin embargo su discografía habla por sí sola) “y el tiempo sigue transcurriendo, a puño y letra”.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63917 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente interprete tengo

Excelente interprete tengo toda la coleccion de ivan ovalle. hermosas canciones