Indicadores económicos
2017-11-17

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-18

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 02:19

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:09

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 06 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Crónica de una madrugada en Bazurto

Me levanto con medio cuerpo dormido y el otro medio despierto. Más que ser yo, consciente y coherente, soy un ente andante que ha dormido dos horas, dispuesta a hacer una crónica de madrugada en el mercado de Bazurto. Es jueves. Una y cincuenta de la madrugada.

Suena el celular. Es mi compañero, el reportero gráfico Nayib Gaviria. Está esperándome afuera de mi casa. Bajo y en tres minutos llegamos a Bazurto en el carro del periódico. El sueño ya no está…

***
En el áspero y crudo mercado de Bazurto no duerme nadie en la madrugada.

Bueno, sí duerme alguien: el habitante de la calle que se tira al andén y al que lo despierta solo el hambre. Confluyen el vendedor, el solvente, el pobre y el ultra pobre. Unos para comprar en grandes cantidades; otros, pocas; y muchos, para ver qué pueden picar de lo que botan los comerciantes.

Un perro blanco y café es el testigo de esta oscurana, husmea el basurero satélite que se forma en la entrada principal del centro de abastos, por el lado de la Avenida del Lago. Coge un pedazo de hueso y lo tritura hasta que acaba con él.

En un radio lejano se oye una famosa champeta de Míster Black.

Compae lo tengo pendiente
pues se hace el que no ve
póngase lentes de aumento
de esos con fondo e’ botella
pa’ ve si se da cuenta
de lo mala que es su mujé’ ¡eh.. ehh!

Es verdad que esta madrugada de jueves han mermado los productos, que cesan los camiones, pero Alberto Flórez no se detiene a pensar en la escasez. Si se dejara llevar por eso, no comiera él ni su familia y dejaría a sus clientes sin la yuca harinosa que les lleva casi todos los días.

A Alberto lo conocen como 'el manco', porque en un accidente se le afectó el cerebro y en parte su motricidad, pero no hay impedimentos para él. Relata que camina todo el barrio Ternera y La Princesa. Cuando va por la calle grita: “Síiiiiii hay yuca, síiii hay ñameeeeee, pregunte por el maíz”…y a las doce del día acaba, y retorna a su casa en La Boquilla con unos 60 mil pesos de ganancia. Sus compañeros vendedores lo respetan, lo admiran. Antes de que él llegara, hablaban de su desempeño, decía Eusebio, otro vendedor de barrio, “el Flórez es talentoso, la gente en la calle lo quiere, se los gana con el trabajo y la alegría”. Es que tiene 37 años en las mismas.

¿Cuál paro?
Sentados en el muro contiguo a la Ciénaga de las Quintas, que aún duerme, están bebiendo tinto, Alfredo Díaz y Antonio Puello, vendedores por bulto, el primero de yuca y el segundo de coco. La brisa pega fuerte este día de julio, como si diciembre sonara. Y con la brisa, un vaivén de olores frutales, a tierra, a pescado y a res. Maravillosamente no es un olor a podrido, es natural y hasta agradable.

Conversan entre ellos sobre los efectos del paro camionero que se suspendió antier. 

A nosotros no nos ha afectado en nada –dice Antonio–.

No, los de las tiendas y la misma gente vienen a comprar alimentos que se producen en la región Caribe (yuca, ñame, mazorca, coco) y los precios no han variado tanto, –contesta Alfredo–.

A su puesto llegan dos vendedores a comprar bultos de yuca y se las vende en 32 mil pesos cada una.

En eso, Antonio también abre su local, “guinda” el peso, se quita la camisa y sienta su barriga azabache en una silla plástica.

Dos y cuarenta de la mañana y avisto a un habitante de la calle que recoge del suelo un trozo de patilla desgastado, lo mira un instante y se lo come. Tiene hambruna porque más adelante agarra un pedazo de mazorca vieja y también se la mete en la boca.

(Siempre me he preguntado: ¿por qué si ellos hacen eso, siguen como si nada pasara? Va uno a comerse algo viejo y se intoxica).
Diagonal a él, el perro, el testigo de la noche, está con su jauría, todos husmean el basurero pero nada encuentran.

Tres de la mañana. El mercado de Bazurto parece a esta hora un 24 de diciembre a las seis de la tarde en la calle de la Moneda en el Centro. Alzo la mirada y las cabezas se confunden. Todos hablan duro.

Se oye la rueda de la carreta pegar con el desnivel del suelo sin pavimento, se oye La ventana marroncita, de Diomedes, se oye al vendedor que vocea: “tinto, aroma, cigarro, chocolate”, se oye a un hombre bromear con los que ‘mandan’ en la zona de frutas, los del limón, “vea –les dice– hace 16 años un sicario llegó a matarlos, ustedes estaban revisando unas facturas y ni siquiera se dieron cuenta que el ‘man’ estaba ahí. El tipo les estaba apuntando con un revólver. Menos mal que ese día yo había traído mi pistola y le hice unos tiros al aire. El sicario salió espantado. Cuando se oyeron los disparos fue que salieron a mirar qué había pasado…los iban a matar, marica…y ustedes nunca me han agradecido que les salvé la vida”. Como puestos de acuerdo, todos los del limón, que por cierto ninguno tiene suéter, sueltan las carcajadas y le dicen a este hombre: “ábrete payaso”.

En ese pasaje de las frutas se ven cáscaras de piña, limones y maracuyás podridas tiradas adrede al suelo por sus propietarios, “porque eso alimenta el piso”, dice un hombre, riéndose.

Entre “ires y venires”, entre zapatos viejos, una ciénaga contaminada, basureros satélites, radios encendidos, coteros ganando cuarenta mil al día, vendedores de todo y carretilleros de la Flota el nene, los “bazurteros” esperan que se cumpla lo ordenado por el Juzgado 12 Administrativo Oral del Circuito de Cartagena y del Tribunal Administrativo de Bolívar en 2010, de trasladar la central de abastos al lote “Doña Manuela”, en la vía La Cordialidad…y mientras eso pasa, hacen de la noche día porque “al que madruga Dios le ayuda, mamá.

Los datos:
En 2010, el Tribunal Administrativo de Bolívar interpuso una acción popular por la contaminación a la Ciénaga de Las Quintas que causa el mercado de Bazurto en el lugar donde está.

La ganancia de un vendedor de bultos de yuca es similar a la de un cotero (35 mil a 45 mil pesos diarios).

El Distrito compró el lote “Doña Manuela” para la nueva central de abastos y conformó una sociedad de economía mixta: Mercabastos de Cartagena, para construir el mercado.

¡Se venció la fecha!
La fecha límite para trasladar el mercado venció el pasado 22 de febrero, pero el Distrito se comprometió a completar el traslado en 42 meses, que corren desde el 1 de enero de 2016. Eso significa que entre junio y julio de 2019 debe haber concluido el proceso de construcción y traslado.
 



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese