Cuando los pesebres tenían indios y vaqueros, además de burros y vacas

Es posible que la gente no quepa en las casas, pero no importa.
Es posible que la gente no quepa en las casas, pero no importa. //
Un oso polar en medio de los otros animales habituales del pesebre.
Un oso polar en medio de los otros animales habituales del pesebre. //
-A A +A

Si el papa Benedicto XVI hubiera visto los pesebres de las familias Santos, Domínguez, Meneses, Vargas o Martínez por los años 70 en casas de San Diego, habría puesto el grito en el cielo.

En su más reciente libro, “La infancia de Jesús”, el Sumo Pontífice dice que en los Evangelios no se habla de buey o asno en el sitio donde nació Jesús, más aún, dice que no se habla de animales.

Los pesebres que ocupaban media sala, armados con paciencia en las viejas casonas de las calles Siete Infantes, Santísimo, de La Tablada y de La Moneda, al contrario de lo que dice el Papa, estaban repletos de animales.

Los Vargas, además de los bueyes, burros, vacas y ovejas, tenían en su pesebre camellos peludos de color café rojizo, patos y cisnes más grandes que San José nadando pacíficamente en lagunas de espejos, caballos con sus arreos completos pero sin jinete, y hasta búfalos pastando con aburrimiento en la extensa pradera de papel corrugado de un verde inaudito con que se simulaba el paisaje inexplicablemente abrupto de Belén y muy distinto de las suaves elevaciones de los montes de Judea.

Los Meneses armaban un gigantesco pesebre de 3 metros por 3 metros en la sala del Colegio El Señor de los Milagros, que también era su casa, con grandes y detalladas figuras de colores brillantes y un ángel resplandeciente colgado del techo, que desplegaba una cinta con el letrero; “Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”.

Este pesebre hubiera despertado la admiración por la minuciosidad con que había sido construido el establo donde nació Jesús, las casas y edificios de techo esférico que uno enseguida asociaba con la escenografía de las películas sobre Cristo. Sin embargo, en medio de esta rigurosa recreación de la Palestina de hace 2012 años, se iban añadiendo día tras día otros personajes extraños: indios y vaqueros de colores verde y rojo, beisbolistas de color blanco, futbolistas con el balón congelado en la punta del pie, un pirata al que le faltaba una pierna, y un buen número de camioncitos, carros de bomberos y motos de plástico en miniatura, que convertía el pesebre en un espectáculo sinigual.

En el pesebre de los Santos había muñecos de Batman y Robin, con el batimóvil incluido, muñequitas con vestidos sucios y mal cosidos, y un verdadero zoológico, con animales de tamaños variados y absurdos, con una gallina tres veces más grande que el elefante y un gorila que tenía que pararse sobre plastilina para no caerse.

Los Domínguez eran más sencillos, pero la ausencia de proporciones había convertido a las ovejas en monstruos descomunales que amenazaban devorarse a los diminutos e indefensos pastores en cualquier momento.

En aquel tiempo, la rigurosidad histórica no era respetada por nadie, y la construcción solo era guiada por el deseo de crear el pesebre más llamativo y abigarrado, para que los niños se distrajeran mientras cantaban monótonamente “Ven ven ven, ven a nuestras almas, Jesús, ven, ven” y al final de esa estrofa remarcaban alzando la voz para repetir a todo pulmón el “ven, ven”.

Confieso que mi asistencia rigurosa a las novenas, más que por un fervor devoto, era estimulada por el pan de mermelada, la panocha o el pudín con el vaso de Kola Román que repartían en cada casa. No sé que tan atractiva sea la natilla que nos dejaron de herencia nuestros compatriotas andinos.

Estoy seguro que, atendiendo las observaciones de Benedicto XVI, ninguna familia hubiera retirado los personajes inapropiados del pesebre, mucho menos el burro y la vaca.

Caso aparte son los infaltables tres reyes magos, que en el pesebre de los Martínez iban acompañados, dos de sendos camellos, y el tercero de un caballo negro con arreos coloridos y lujosos, lo que siempre me llevaba a preguntar por qué viajaban en animales distintos si venían del mismo lugar, y por qué Baltazar no llegaba primero, si los caballos —pensaba yo— eran más veloces que los camellos (o dromedarios porque tenían una joroba).

Ahora resulta que los Reyes Magos, no eran de Oriente, sino de una región llamada Tartessos, donde queda actualmente Andalucía. Si Lérida de Suárez y su extraordinaria destreza manual hubiera sabido eso, el pesebre de su casa habría incluido reyes ataviados con el tradicional sombrero cordobés de ala ancha, camisa blanca tipo guayabera con borlas, chaquetilla corta del mismo color gris marengo del pantalón estrecho, y chaleco.

Siguiendo las precisiones del Papa, quien señala que María envolvió al niño en pañales, habría que situar a los reyes magos —si es que eran reyes y si es que eran magos— en el pesebre, no llevando oro, incienso y mirra, sino un cargamento de pañales.

Al fin y al cabo, dice Benedicto XVI, que sin importar su veracidad histórica, son un símbolo de la humanidad “cuando emprende el camino hacia Cristo”.

Todavía las familias arman pesebres en sus casas, pero me da la impresión que ahora tiene más importancia el árbol de Navidad, y creo que casi no hay transgresores que, junto con la figura barbada y adusta de San José, la bondadosa y melancólica de la Virgen, y la curiosamente traviesa del niño Dios, incluyan muñecos de Hello Kitty, Bob Esponja, héroes biónicos o Barbie en todas sus presentaciones.

Indicadores económicos
2014-12-21

Dólar (TRM)
$2.297,14
Dólar, Venta
$2.270,00
Dólar, Compra
$2.130,00
Café (Libra)
US$1,88
Euro
$2.820,65
UVR, Ayer
$214,92
UVR, Hoy
$214,93
Petróleo
US$56,52

Estado del tiempo
2014-12-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 02:13

Marea max.: 26 cms.

Hora: 10:39

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2014-12-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De 7 a.m a 7 p.m. Vigente hasta el 28 de agosto

-
Taxis
-
Motos
- - - -
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese