Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Cuando una bruja se enamora

-A A +A
 

Cuando se va la luz en los pueblos es que se levantan  historias de la oscuridad. Mirando hacia arriba, con los ojos cerrados mientras una voz ronca habla en susurros, los personajes respiran.

Antiguas culturas basaban su forma de vida en leyendas provenientes de la imaginación de sus antepasados. Estas historias fantásticas perduraron a través de los años, alimentando su tradición oral y en el caso de los mitos, estableciendo creencias sagradas en cuanto a los  fenómenos naturales que surgían y eran considerados deidades.

Pero “los tiempos cambian” y en los pueblos de Bolívar hay ya más mototaxis que historias. Los abuelos y bisabuelos ya no son capaces de mantener a la familia alejada por diez minutos del celular, del televisor o del computador, para narrarles (como sólo ellos saben hacerlo) anécdotas fantásticas, que bien pudieron sucederle al “difunto sutano” o al “difunto mengano”.

Es una bella parte del legado de nuestros municipios y vale la pena disfrutarlas, pues no hay mejores historias que las propias.
En San Jacinto, Bolívar, hay cientos de relatos que, contados  por bocas diferentes, guardan detalles similares. Uno de esos lo contó mi abuela, Fanny Olivera y es la prueba de que todavía hay magia en las palabras, y muchas  brujas enamoradas.
                 (...)

LAS BRUJAS ENAMORADAS
“Cuando las noches en San Jacinto aún se iluminaban las casas con la tenue luz de las velas, únicamente la luna y las estrellas acompañaban sombríamente los encuentros amorosos y las charlas que duraban hasta la una de la madrugada en los pretiles* de las casas.

Era entonces cuando echadas en los techos, esperando a que pasara el amor de su vida, esperaban las brujas: mujeres normales, que en las noches se convertían en grandes pájaros negros o en cerdas sucias, que sigilosamente merodeaban al joven de quien se enamoraban haciéndoles todo tipo de maldades, pues esta era su forma de demostrar amor.

En una ocasión, una de estas brujas entró a la casa de un joven muy apuesto, padre de un bebé recién nacido. Ya en la alcoba del niño, la hechicera en forma de pájaro, transformó su garra en un hilo casi invisible, que lentamente buscó introducir en el ombligo del pequeño, para succionarle la sangre y secarlo hasta que la muerte llegara a su encuentro. Cuando la delgada hebra casi lograba tocar al pequeño, entró la esposa del joven, y sorprendida por lo sucedido, tomó al niño y lanzó un grito de alarma. Su esposo entró al cuarto alertado por el estrupicio* y le arrancó un cabello a su mujer, con el que le dio una golpiza al aparato* hasta que escapó y se fue huyendo.

El joven sabía que las brujas tenían un hechizo que consistía en que los objetos grandes o pesados no las lastimaban. Bastaba con una hebra de hilo o un cabello para ocasionarles un gran dolor.

Al día siguiente, la pareja se dirigió a la casa de la abuela del niño para contarle lo ocurrido, pero tocaron repetidas veces y nadie abrió.
Temiendo que algo malo le hubiera sucedido a su suegra, el joven empujó la puerta y allí estaba la señora, con moretones y latigazos por todas partes”.

DESDE ÁFRICA
La antropóloga bogotana, Nina S. de Friedemann, reconocida por su trabajo con las comunidades  afrocolombianas, explicaba en una de sus investigaciones, que “el cuentero y el decimero, los rezanderos y las cantadoras rememoran al griot africano”. Según la autora, desde la llegada de los africanos a Cartagena de Indias, la voz sagrada y profana de los esclavizados se encontró con las lenguas indígenas y europeas y surgieron universos de creación de los que se desprende el despliegue poético y narrativo de la palabra escrita, dicha, cantada o recitada.

 

 

*Pretiles: terrazas.
*Estrupicio: bulla, confusión,
desorden.
*Aparato: aparición.

 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64166 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese