Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

De Zaragocilla para el mundo

-A A +A
 

La presentación de la Orquesta Filarmónica de Comfenalco fue impecable y fue una vitrina para convertir a Cartagena en una ciudad de melómanos clásicos.

Cuando a Edgar Avilán Cáceres, director de la Escuela de Música de Comfenalco, le preguntaron si aceptaba el reto de acompañar a Plácido Domingo en el concierto que realizaría en la ciudad; no lo dudó ni un segundo. Sus ojos brillaban al compás de su cara que asentía afirmativamente, y el sí fluyó naturalmente de sus labios. Sin embargo, hubo una pausa, el Director alcanzó a aterrizar la idea y puso una condición: que le enviaran las partituras musicales, mínimo un mes antes de la fecha.
Avilán se sintió halagado porque siempre ha soñado con convertir a Cartagena en una ciudad musical. “Quiero que los cartageneros sean una especie de melómanos de la música clásica”, expresa Avilán.
El 18 de agosto, cuando la Orquesta Filarmónica de Comfenalco, conformada por jóvenes de 13 a 16 años, presentó un concierto en el Teatro Adolfo Mejía, todavía no le habían enviado las partituras, así que Avilán pensó que ya no participarían en el prestigioso concierto. Al fin, el 24 de agosto, cuando ya no se hacía ilusiones, llegaron las partituras.
“Empezamos hacer el análisis de las obras, de cuántas eran y empezamos a trabajar. Nada más teníamos diez días para practicar 20 obras y solicité tiempo completo para que los jóvenes se dedicaran al reto”, recuerda el maestro. “Los papás me decían que por primera vez sus hijos llegaban del colegio directamente a la cama”, agrega el Director.
Con horario de oficina, de ocho a doce y de dos a seis de la tarde, trabajaron arduamente durante diez días, con mucha dedicación.
“Pasaron muchas cosas, le dio apendicitis al concertino del violonchelo, lo operaron y perdimos un chelista. Una niña con estrés, durante el ensayo, tropezó contra un bajo y lo partió. Nada más tenía un profesor de violín y entonces solicité que nos enviaran un profesor para agilizar el proceso”, cuenta Avilán.

HABLAN LOS HÉROES
Para Fabio Andrés Puente Ferrer, el violinista concertino (el violinista principal es el representante de la orquesta ante el director) confiesa entre risas que al principio él no sabía quién era Plácido Domingo.
“Fue algo extraño porque sinceramente yo no sabía quién era pero me puse a la tarea de investigar. Le pregunté a las personas mayores y me dijeron que él era grande, que era la máxima eminencia en tenores. Entonces me emocioné porque entendí que con su acompañamiento nos íbamos a dar a conocer”, cuenta Fabio Puente.
Las risas en el salón dejan entrever que se trata de unos adolescentes que logró una hazaña a tan corta edad, mostrando su talento al lado del señor que muchos no conocían pero que llegaron a conocerle hasta la respiración.
Al cornista Angelo Vergara, de 13 años, le dijeron que Plácido era el mejor cantante de música ópera del mundo, “entonces fue cuando entendí que era un reto muy importante para nosotros”, dice el joven, quien se lució con el solo que ejecutó durante el concierto.
Cuando todos entendieron a lo que se enfrentaban, afloraron los nervios. “Nosotros dijimos que teníamos que ponernos las pilas, que teníamos que estudiar las partituras para no quedar mal”, expresa Angelo Vergara.

EL DIRECTOR EUGENE KOHN
Si algunos jóvenes confesaron no saber a primera instancia quién era Plácido Domingo, cuando se les dijo que el director Eugene Kohn los iba a dirigir, se quedaron en el aire porque no tenían referencias del señor.
Sin embargo, Adrián Alfaro Fontalvo, trombista de 15 años, hizo su tarea e investigó en Wikipedia. “Yo me impresioné por su currículum, él ha logrado lo máximo en música”. Eso sí los asustó.
“Nosotros estábamos a la expectativa con la llegada del director porque nos entregaron las partituras a contratiempo y no tuvimos mucho tiempo para practicarlas”, expresa el violinista concertino.
Sin embargo, cuando lo conocieron, tres días antes del concierto, notaron que era una persona sencilla. “El es exigente pero muy buena gente, es sencillo y siempre se sentía admirado porque decía, caramba son unos niños”, recuerda Fabio Puente.
“Siempre que hacíamos algo bien nos felicitaba. A Angelo que tenía un solo, lo felicitaba cada vez que lo hacía bien. Los directores hacen las cosas porque nos quieren, quieren que nuestro trabajo sea de calidad, él no nos regañaba, él corregía errores siempre buscando la mejor manera de decirnos las cosas porque somos adolescentes, no somos profesionales”, afirma Adrián Alfaro Fontalvo.
“Como músicos de orquestas somos muy susceptibles a lo que siente el director. Si él se siente mal, nos lo transmite y si se siente bien, nosotros también. Es muy diferente la música orquestal a la música cantada porque hay que pensar en otra persona que era Plácido”, explica Fabio Puente, violinista concertino.
Plácido Domingo llegó a las instalaciones del colegio Comfenalco un día antes del concierto. “Siempre que terminábamos la interpretación de las obras, él se volteaba y decía bien, bien, bien, aplaudía y hacía un gesto con la mano de satisfacción”, recrea con una sonrisa Fabio Puente.
“Me llamó la atención que eran personas muy sencillas. Nos trataron muy bien. Aprendí que las personas entre más arriba están, son más humildes”, concluyó Fabio Puerta.
Lo cierto es que la experiencia fue positiva. La Orquesta Juvenil Filarmónica de Comfenalco, conformada por 72 músicos, logró la admiración no sólo de Plácido Domingo o Eugene Kohn sino del público cartagenero, de la elite de Bogotá y de los medios internacionales que cubrieron el concierto el pasado 5 de septiembre.
Tan encantado quedó Plácido Domingo que les dijo que él tenía que regresar para cantar nuevamente con ellos, con la Orquesta Filarmónica Juvenil de Comfenalco.

Publicidad
Publicidad
2328 fotos
64072 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Que orgulloo me produjo leer

Que orgulloo me produjo leer esta nota, se puso la piel de gallina como dicen por aqui,muchachos ustedes son la generacion que salvara esto,con su musica no solamante, con su ejemplo muy posiblemente,con su ayuda muy seguramente, sigan pregonando su don,los medios deben unirse a esto,profesor Edgar Avilan, mis respetos y agradecimientos,para los muchachos un consejo, siempre recuerden que la humildad va por delante y mantengan su vida siempre asi,generando orgullo.

Felicitaciones Futuros

Felicitaciones Futuros artista de la música sean ustedes el ejemplos de mucho jóvenes, que con dedicación y esfuerzos se obtiene las metas que uno se traza
De verdad estos son los jóvenes que tenemos que apoyar

NO- JODA asi se hace

NO- JODA asi se hace muchachos, para que no se diga que la juventud nada mas es droga y pandillas, ustedes demostraron que estan a la altura de cualquier reto y por eso hoy muchos nos sentimos orgullosos de ser Cartageneros.

Cuando Placido cantaba en el

Cuando Placido cantaba en el Met de NY, lo llamaron de emergencia a remplazar a un cantante enfermo. Manejo de New Jersey a NY, practicando en el carro. En un peaje en uno de los puentes, se escuchaba su voz. Uno de los choferes sin saber quien iba cantando, pensando que era una persona saco la cabeza y le grito: "Quien crees que eres tu, Pavarotti?" - Placido contesto, "NO, pero si quiere, vaya al MET esta noche y sabras quien soy." Mi esposa cantaba con Placido en el Met.

Si los muchachos de

Si los muchachos de Comfenalco siguen asi, los llevamos al Carnegie Hall en Nueva York, para que se muchos se vayan de pecho y se restrieguen de nalga.