Indicadores económicos
2017-09-25

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

A Dios también le gusta el Rock

Para muchos el rock es la máxima expresión de una juventud rebelde, apática a los buenos modales y pasión por las cosas del mas allá, sin embargo una nueva generación de artistas de este género empieza a crecer y no precisamente para cantarle al “demonio” como muchos creerían, sino para alabar a Dios.

Es el caso de Andrés Band, un grupo de siete jóvenes bogotanos entre los 19 y 31 años de edad que desde hace un año y medio hacen rock para Dios.

Andrés Rojas, vocalista del grupo, explica que su amor por la música siempre fue dirigida a los valores y el amor divino.

“Cuando tenía 13 años mi mamá me inscribió en el coro de la iglesia, porque no me quería en la casa sin hacer nada. Al principio me aburría y no quería estar allí hasta que conocí a una niña que también hacía parte del coro y me gustaba. Con el tiempo me fui interesando por el canto”.

Pero no fue fácil, a Rojas le gustaba el Rock y su madre quería que se inscribiera en una escuela de canto donde inculcaran valores.

A la edad de 19 años empezó como solista y en el 2009 ya tenía un disco grabado (Mi alma de alaba), con canciones como “Encontré una estrella” y “No temeré”, entre otros. Un año y medio después decidió conformar el grupo “Andrés Rojas Band” y ahora se prepara para una segunda producción.

Todas sus canciones son una melodía rokera poco agresiva, dirigidas a la alabanza de Dios, historias y mensajes de amor.

Su música ha sido bien recibida entre la comunidad católica y gracias a ellos ha hecho giras nacionales y una que otra internacional, las que también aprovechan para hacer conferencias y dar testimonio.

Rojas dice que desde que empezó a andar por los caminos de Dios su vida empezó a cambiar; las relaciones con su padres se hicieron más cercanas y sus proyectos de vida han sido parte de su éxito.

Su gusto por el rock católico lo alterna con su carrera de medicina, ya próxima a terminar, además hace parte del ministerio de música de su congregación, asiste a retiros y misas de sanación, entre otros compromisos.

“A través de la música pretendemos llegar a muchos jóvenes y mostrarles que las cosas que hablan de Dios no son aburridas, por el contrario, sientes un regocijo en tu vida y la puedes llevar normalmente por el lado del bien”.

Cada uno de los integrantes de la banda es un testimonio de vida, la mayoría conocieron a Dios por influencia de sus padres quienes vieron una alternativa en las iglesias para mantener a sus hijos ocupados y alejados del mal, mientras ellos trabajaban.

UNA HISTORIA DIFERENTE

Sin embargo la historia de Jonny Sánchez, el baterista de la banda, es diferente; a pesar de que creció en el seno de una familia Cristiana, por circunstancias de la vida un día tomo la decisión de alejarse de Dios y tomar el camino equivocado.

“Yo tenía entre los 12 y 13 años cuando mi padre fue asesinado. Él era un policía jubilado y muy cercano a mi. Me fue muy difícil aceptar que se había ido y le hice muchos reclamos a Dios; un día me dirigí a Él para decirle que no quería saber nada de su existencia, me puse rebelde, hice parte de un grupo de jóvenes que hacían daño a la sociedad y me entregué a las drogas”.

Pero pronto su vida cambiaría para nuevamente tomar la ruta que lo llevaría a Dios. “Un día en un asalto llegó la Policía y uno de ellos me disparó, en ese momento el impacto me tumbó, pero al levantarme me di cuenta de que no había rastros de bala en mi cuerpo, estaba ileso. Creo que en ese momento Dios me hizo ver que aún estaba a mi lado.

Semanas después mi hermana empezó a cantar en el Minuto de Dios y yo la acompañaba y un día Sábado de Gloria sentía algo especial durante la Eucaristía y me di cuenta de que Dios siempre había estado esperándome, entonces me aleje de esos amigos malos y empecé a asistir a los coros de la iglesia. A través de la música empecé a sentir a Dios en mi corazón y desde entonces he estado dedicado a cantarle; he estado en varios grupos, en comunidades Además de tocar en la banda Jonny se gradúo como Odontólogo.

A Sergio Gutiérrez, el pianista de la banda le pasó todo lo contrario, él le pedía a su madre que lo metiera en un grupo de canto de la iglesia y ella no quería, “pero después de tanta insistencia la convencí y cuando estaba más grande decidí tomar clases de piano”.

Estos jóvenes como cualquier otros llevan una vida normal, salen de rumba, estudian, comparten con su familia y se divierten. “El que tu hagas parte de una congregación no quiere decir que tienen que actuar como un monje. Pueden hacer muchas cosas como las que hace las personas, pero debes sabes que hay ciertas normas que debes promulgar porque eres parte de una iglesia y como en las empresas también, existen políticas que cumplir”, explican. No caemos en los extremos, pero somos conscientes de que somos un testimonio y ejemplo para los demás.

Hace una semana estuvieron en Cartagena invitados por Generación Plenitud, un grupo de jóvenes de la renovación carismática Católica, dando testimonio de vida y cantando delante de cientos de jóvenes, en la iglesia la Ermita.

MUY POCOS COMO ELLOS

Este grupo no es el único que canta para Dios pero es tal vez uno de los pocos que lo hace por amor y no negocio.

“Conocemos muchos grupos que encontraron en este tipo de música la oportunidad para hacer dinero, pero nosotros no lo vemos así, nuestra música es la forma de llegar a la gente y hablarle del poder y amor de Dios. La mayoría de las veces nos llaman para tocar lo hacemos sin recibir ninguna remuneración solo el pago de los viático”.

Aunque pudieran estar en bandas de música comercial que hacen giras por todo el mundo, no les llama mucho la atención. “Lo que sentimos cuando le cantamos a Dios no se compara con nada. No tiene precio, porque nuestra misión es llevar música a través de los valores”, dicen.

EN MIAMI

Hace poco estuvieron en Miami haciendo trabajo de formación y misión de música, dirigido a las familia porque a veces olvidamos esa unión. También dictamos talleres sobre la responsabilidad que tienen cada uno de los ministerios con la iglesia. Misión llevar la música a través de los valores.

canciones más famosas: Encontré una estrella y No temeré, entre otras.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese