Indicadores económicos
2018-09-26

Dólar (TRM)
$3.001,88
Dólar, Venta
$2.793,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,24
Euro
$3.535,31
UVR, Ayer
$259,56
UVR, Hoy
$259,57
Petróleo
US$81,33

Estado del tiempo
2018-09-26

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 04:27

Marea max.: 18 cms.

Hora: 12:11

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-09-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El amor antes y después de Internet

¿Cómo es el amor en los tiempos de la modernidad? A propósito de San Valentín o día de los enamorados, que inicialmente se celebraba en Europa y Estados Unidos, indudablemente el 14 de febrero o “Saint Valentines Day” ha tenido influencia en el comercio y las parejas actuales.

En víspera de esta fecha, me surgió la curiosidad de saber cómo conquistaban antes los hombres a las mujeres y cómo sobrellevaban sus relaciones.

Encontrar las historias de Sara* y Diego*, de 23 años; y Priscila Benítez de González y Robinson Manuel González, de 76 y 80 años, respectivamente, ayuda a entender cuánto han cambiado las formas de conquista y el modo de llevar las relaciones.

Dos parejas que iniciaron un romance en épocas totalmente distintas, con una diferencia de más de 50 años.

Antes: Y todo comenzó… ¡Bailando!
Priscila y Robinson o Chía y Chale, como los apodan por cariño sus familiares y amigos, empezaron su relación en un pueblo de Córdoba hace casi 60 años y tienen cuatro hijos.

Chía: Nos conocimos en un paseo, me invitaron a una finca de un hermano de él donde había un baile y ahí nos conocimos. En ese paseo, como que yo le caí bien y él también a mí, entonces desde ahí me decía que yo le gustaba, que intentáramos conocernos bien a ver si se daban las cosas. Después de eso él siguió insistiéndome y como me gustaba, no me resistí a sus encantos (risas).

Tú lo ves que él es de pocas palabras, que casi no habla y parece que fuera yo la que lo hubiese enamorado, pero a esos calladitos hay que tenerles miedo.

Me decía piropos, que yo le parecía muy linda, que nos casáramos, que él quería formar una familia conmigo, que él estaba seguro de que nos iba a ir muy bien y así ha sido, llevamos más de 50 años viviendo juntos.
Mis abuelos decían que no aceptaban hombre vago y él era un muchacho trabajador, serio, respetuoso. Mis papás nunca pusieron problemas con nuestra relación, estaban gustosos porque ya conocían su familia. Él era huérfano y los hermanos eran su familia, yo también les caía en gracia así que nuestras familias aceptaban nuestro romance.

No duramos ni un año de novios cuando nos fuimos a vivir juntos, yo tenía 18 años y antes la mayoría de edad era a los 21 así que no me podía casar y Chale tenía 22 años, estábamos jovencitos, así que nos casamos después de tener nuestros cuatro hijos. Él es mi primer y único amor. Para él me guardé y fue mi mejor decisión.

El noviazgo no fue muy largo porque antes no dejaban que el novio pasara metido en la casa de uno. Y las visitas eran en la casa. No podía salir sola con él, y no nos veíamos por mucho tiempo, pero como me amaba, aguantó unos meses hasta que nos fuimos a vivir juntos.

Cuando uno tenía un novio era pensando en tener una familia, en un futuro, no como ahora, que tienen esas relaciones que duran un poco de años y después se dejan y que porque las cosas no funcionaron.

Para llevar una vida de pareja no existen fórmulas ni manuales que enseñen a ser buenos esposos, solo hay que saberse comprender, que todas las decisiones sean tomadas en pareja, que haya mucho diálogo, y ante todo el respeto, sin dejar de lado ser cariñosos, atender bien a la pareja.

Todos estos años con Chale han sido muy buenos, él nunca ha sido tomador, siempre ha sido muy casero y dedicado a sus hijos.

Ya han pasado más de cincuenta años, todavía seguimos juntos y así seguirá siendo hasta que Dios decida la suerte de nosotros. Hemos pasado tiempos difíciles, como todas las parejas, pero es importante saber sobrellevar las cosas.

Ahora: Facebook es cupido
Sara y Diego iniciaron su relación hace casi cuatro años través de Facebook.

Habla Sara. El 17 de febrero de 2013 estaba esperando que un profesor publicara un parcial en Facebook y me llegó una solicitud de amistad con un mensaje en que decía: “Hola, cómo estás, soy Diego, el hijo de Alina, una amiga de tu mamá”, acepté la solicitud y empezamos a escribirnos y sentí que tuvimos una conexión inmediata a pesar de que no nos conocíamos. Revisé sus fotos y dije: “qué muchacho tan simpático”, definitivamente lo que me atrajo fueron sus ojos.

Hablábamos mucho, hasta que un día decidimos darnos los números de teléfono y conocernos. Acepté vernos porque de cierta forma me llamaba la atención.

Quedamos en encontrarnos en el Centro, fue muy puntual… ¡Por primera y única vez! (risas). Cuando nos vimos hablamos mucho, estaba muy nerviosa y me empezó a agarrar las manos y recuerdo que tenía las uñas a medio pintar -¡qué bochorno!- y me empezó a hacer bromas sutiles para entrar en confianza, luego me di cuenta de que esa era su forma de coquetear. Estando una vez en el parque de Bolívar me preguntó muy formalmente que si me podía ser su novia. Yo por dentro decía: ¿y qué esperas?

Un día me fue a visitar, nos sentamos en la terraza de mi casa y como estaba mi familia por ahí no nos besamos, pero cuando se iba me robó un besito.

Otro día me llamó para invitarme a un evento, cuando llegué me saludó de beso, como si fuéramos novios y me preguntó formalmente que si quería ser su novia. ¡Le dije que sí!

Nuestra primera salida formal fue el 8 de marzo, le conté a mi mamá y le pedí que no le dijera a mi papá pero no me guardó el secreto y le contó, pero no hubo problema.

Inicialmente salíamos al Centro, la bahía de Manga o Castillogrande, nos encanta el agua, la vista. Otro de nuestros planes era salir a comer y las veces que no teníamos nada que hacer salíamos a dar una vuelta en la moto.

Él nunca me llevó flores ni detalles mientras me estaba enamorando, a mí me gustó de él su forma de ser, muy abierto, jocoso, bromista, siempre me demostró quién era.

Yo creo que si no hubiese sido por Facebook nosotros dos no nos hubiésemos conocido, porque aunque nuestras mamás son amigas, él y yo no teníamos ningún tipo de relación.

Nuestro noviazgo volvió a ser como al principio, él está en España y nos comunicamos por chat y videollamadas.

*Nombres cambiados a petición de la fuente.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese