Indicadores económicos
2018-07-18

Dólar (TRM)
$2.878,28
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,32
Euro
$3.367,58
UVR, Ayer
$259,43
UVR, Hoy
$259,43
Petróleo
US$72,16

Estado del tiempo
2018-07-18

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 10:30

Marea max.: 15 cms.

Hora: 17:48

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 22 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.6 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-07-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El ángel de ‘Ángeles Somos’

“Pan y vino para Marcelino…”, se oye en algún rincón. “No te rías que la mochila está vacía”, cantan en otro lugar de La Heroica. Es primero de noviembre, la ciudad está de fiesta. Los niños están de fiesta. Una fiesta que une generaciones en torno a un sancocho. Esa es la excusa. ‘Ángeles Somos’ es tan cartagenero como el Castillo de San Felipe, como Las Bóvedas, como El Pozón, Las Gaviotas o Blas de Lezo.

¿Se ha perdido la tradición? Es una pregunta de todos los años, cuando se acerca la hora de entonar el ‘Tintililillo’. Si la respondiera mi abuela Pacha, de 95 años, seguramente diría: ‘no’. No en su corazón, porque cada año sin falta, llueva, truene o relampaguee, se sienta en su terraza del Camino del Medio, bien temprano, con una bolsa de papas para esperar ‘Ángeles’ que canten en su puerta: “No te dilates, no te dilates, saca el bollo del escaparate”.

De otro lado, tal vez la respuesta sea sí, se ha perdido, cada año son menos los ‘ángeles’ que llegan y más las papas sin repartir. Y no es porque la casa de la abuela sea de ají, ‘donde viven los cujís’.

La ruptura
¿Se ha rescatado esta tradición? Todos los años, Rosa Díaz de Paniagua responde esa misma pregunta, con el mismo ímpetu de hace tres décadas. Su respuesta invita a que, como ella, cada cartagenero lleve con orgullo una bandera para rescatar la celebración. “En el año 2007, el Ministerio de Cultura reconoció que la tradición estaba rescatada. Yo particularmente creo que no, porque si bien la gente, sobre todo en los estratos bajos, sale nuevamente a recoger, en los estratos más altos no se ha logrado recuperar el sentido y los valores implícitos en esta celebración”, cuenta.

En qué momento de la historia comenzó a perderse la tradición de los niños cantando: “Ángeles somos, del cielo venimos, pidiendo limosnas pa’ nosotros mismos”; cuándo dejaron de salir para pedir, de casa en casa, plátano, yuca, ñame, papa, carne, pollo, pescado, etc... y al final del día preparar entre todos un sancocho. “Yo me fui a estudiar por fuera en el año 1968 y cuando regresé a vivir a Cartagena, en 1976, vi que la tradición se había casi que extinguido. Era uno de los recuerdos deliciosos de mi infancia. No sabemos exactamente el motivo de esa ruptura, por qué se fue perdiendo”, comenta Rosa, criada en el barrio Getsemaní.

Llegada de Halloween
Rosa Díaz de Paniagua es socióloga y narra que a principios del siglo XX, Enrique, papá del pintor Enrique Grau, quien era presidente del Club Cartagena, trajo la fiesta de Halloween por primera vez a la ciudad, pero en ese momento el obispo, monseñor Pedro Adán Brioschi, lo excomulgó, por la connotación que le daba la iglesia católica a esa celebración.

“Ahí se paró Halloween, pero después empezó a tomar fuerza, cuando las condiciones de sociedad premoderna comenzaron a cambiar a una sociedad más industrializada y allí es cuando volvió y tomó auge Halloween. Pero, por ejemplo, en toda mi historia, yo nunca viví Halloween. Precisamente cuando empezó a desaparecer ‘Ángeles Somos’ empezó a surgir Halloween”, cuenta.

La cartagenera aclara en que no está en contra de la fiesta de brujitas y menciona que la tradición de ‘Ángeles Somos’ quizá empezó a perderse cuando comenzó a fragmentarse la ciudad, a diferenciarse entre una y la otra Cartagena.

¿A dónde va los ‘ángeles’?
En su casa del Pie de La Popa, Rosa atesora archivos, libros, artículos de sus investigaciones, sobre la “fiesta infantil más significativa de las tradiciones culturales de Cartagena”, como fue declarada ‘Ángeles Somos’ por el Concejo Distrital, el 23 de abril de 2007, lo que describe como un triunfo destacable del rescate de esta celebración. A ella le apasiona profundamente proteger los derechos de los niños, es la directora del Observatorio de Infancia y Adolescencia ‘Ángeles Somos’.

“Cuando me dicen ‘Ángeles Somos’, yo me olvido de todo lo demás. Desde el año 84 estoy en este proceso de tratar de rescatar la fiesta. Cuando regresé a Cartagena, en el 76, vi que la sociedad cartagenera estaba fragmentada. Nosotros dijimos como sociólogos -mi esposo también es sociólogo- hay que buscar un mecanismo en el que podamos volver a amarrar el tejido social. Qué mejor que rescatar una tradición que tiene inmersos todos esos valores de un tejido social fuerte y unido. Esto es un proceso de todos”, explica.

En ese año, se aprovechó la conmemoración del sesquicentenario de la Independencia de Cartagena, con ayuda del alcalde de la época, para incluir una agenda que tuviera en cuenta a ‘Ángeles Somos’ y a los niños.“Fue muy bonito, porque se realizó un Festival de Cine Infantil y unos desfiles. A partir de ahí y hasta hoy seguimos haciendo actividades. Hicimos un pacto social y nos comprometimos con eso porque en esta ciudad tenemos que apostarle a algo”, argumenta.

Desde entonces, se busca fortalecer cada vez más la celebración, que abre las puertas a las Fiestas de la Independencia Los ángeles se toman Cartagena cada año. Son la manifestación terrenal de una tradición cuya llama arde en el corazón personas como Rosa, como la abuela Pacha, o como los niños que salen cada primero noviembre a las calles para gritar: ‘No te rías, no te rías, que la mochila está vacía’.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese