El Argos Americano, el periódico vigilante de Cartagena

04 de abril de 2011 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, la apertura del puerto de  Cartagena al comercio trajo consigo la circulación de impresos, manuscritos y todo tipo de información, lo cual contribuyó en gran medida a la formación intelectual y política de numerosos criollos, consolidando sus hábitos de lectura y acercándolos a la realidad mundial de la época.
Fue un período de fundación de periódicos en todo el territorio de la Nueva Granada, también en forma de boletines, panfletos, gacetas y hojas sueltas, y Cartagena no fue ajena a este brote incontenible de circulación de la prensa.
El 17 de septiembre de 1810, Manuel Rodríguez Torices y José Fernández de Madrid fundaron en esta ciudad el periódico el “Argos Americano”, un semanario que aparecía los lunes y cuyos editores aspiraban a financiarlo con las suscripciones y a que los lectores también contribuyeran con sus escritos al propósito manifiesto de difundir la causa criolla.
Lo vendían en una tienda de propiedad de Antonio Angulo y dentro de su contenido, llevaba una sección comercial que registraba la llegada y partida de barcos en el puerto y la clase de carga que tenían.
María Teresa Ripoll, en su libro “La élite en Cartagena y su tránsito a la República”, dice sobre la esencia ideológica y el objetivo político del “Argos Americano” y de sus ilustrados editores:
“El análisis del contenido del semanario proporciona una secuencia de la modificación experimentada en el pensamiento de estos ilustrados a medida que se fue radicalizando la crisis política de la monarquía. Sus escritos representan la crónica de la desilusión, de la frustración que se torna en indignación al interior de esta elite ilustrada, al no ver colmadas sus expectativas de alcanzar una mayor representación política. Al leerlas, se asiste a una resignificación de nociones como libertad, autonomía, independencia y soberanía, lo que permite apreciar el grado de decepción y desconfianza que se va apoderando de editores y colaboradores al tiempo que se enteran de las transformaciones políticas en la Península”.
Sobre los temas que se tocaban en el periódico, dice María Teresa Ripoll:
“La reiteración de algunos temas publicados en El Argos Americano, permite percibir cuáles eran las cuestiones que más preocupaban a sus redactores en esos momentos: se destacan el tema de la representación americana ante el gobierno español; la conveniencia de un sistema de gobierno sobre otro, inclinándose por la federación; el manejo económico de las colonias de parte del Imperio y la necesidad de ejercer una pedagogía política en la comunidad que precisara y debatiera ciertas nociones a la orden del día como autonomía, independencia, sufragio popular y soberanía”.
En el primer número, se explica el propósito principal del periódico: “Comunicar con criterio y discernimiento las noticias ministeriales de esta Suprema Junta de Gobierno, las comerciales de la bahía, las de las naciones ultramarinas, de toda la América, y con particularidad, las de este reino; manifestar la mutua deferencia y sacrificios recíprocos que deben hacer las provincias en beneficio de la unión y bienestar de este; celar con vigilancia como el Argos de la fábula”.
Una colección bastante completa de El Argos Americano puede consultarse en formato digital en la Biblioteca Luis Ángel Arango, en la dirección www.banrepcultural.org/node/69365.

__________________________
FUENTES:
La élite de Cartagena y su tránsito hacia la República, de María Teresa Ripoll. Universidad de Los Andes. 2006
Prensa y revolución a finales del siglo XVIII: Contribución a un análisis de la formación de la ideología de la Independencia Nacional, de Renán Silva. Colección Bibliográfica del Banco de la República. 1988
Cartagena de Indias durante la Primera República, de Adelaida Sourdís. Banco de la República. 1988
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS