Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

El arte de Kandinsky en una ensalada

-A A +A
 

El pincel se desplaza por el plato en blanco como si fuera un lienzo y desentraña las formas juguetonas, festivas y sugerentes con que el artista Wassily Kandinsky hacía sus pinturas.

Además de elegir los elementos y los colores precisos de la obra Número  201, la obra efímera está destinada a ser devorada con los ojos y el gusto. 

Los colombianos Charles Michel (cocinero e investigador) y Carlos Velasco (psicólogo experimental), estuvieron más de un año experimentando con pincel en mano estas formas  de Kandinsky, y decidieron presentarla en una ensalada.

Son los artífices de esta investigación científica presentada en en el Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, junto al profesor Charles Spence y al investigador italiano Elia Gatti. El resultado ha sido formidable. 

Al aplicar  las formas artísticas de Kandinsky en la presentación de las comidas,  han demostrado que además de impactar visualmente, saben mejor. Los colombianos presentaron estos resultados  en el laboratorio de ciencia sensorial ‘Crossmodal Research Laboratory’, de la Universidad de Oxford. El estudio fue publicado en el conocido ‘Flavour Journal’.

“Entender como los sentidos trabajan conjuntamente para generar nuestras percepciones y emociones puede ayudar a diseñar experiencias culinarias más placenteras’, ‘la cocina, vista desde la ciencia, se puede estar convirtiendo en una forma de arte, estimulando todos los sentidos”, ha expresado Charles Michel.

Las conclusiones de esta investigación han precisado lo siguiente:

Usando inspiración artística en el diseño de una experiencia culinaria, incluso de manera implícita, se puede mejorar el placer generado por la comida.
La misma cantidad de los mismos ingredientes fue presentada en tres maneras. El sabor de los ingredientes presentados de manera artística fue mejor que el de las dos otras presentaciones.

Las personas están dispuestas a pagar el doble por una comida presentada artísticamente.
Al parecer, es posible reconocer de manera intuitiva patrones artísticos en una presentación de comida.

Una de las definiciones del arte es la habilidad de comunicar emociones y sensaciones, por ende la presentación artística usada en esta investigación podría ser una versión comestible del mensaje propuesto por Kandinsky en la obra que sirvió de inspiración.

Ha sido demostrado que centros dedicados a los sistemas de recompensa en el cerebro son activados cuando una persona es expuesta a arte y al procesamiento de estímulos visuales complejos, lo que podría explicar porqué la presentación artística de la ensalada fue notada como más artística, compleja, y gustó más que las otras presentaciones.

Desde hace mucho tiempo sabemos que las personas comen primero con los ojos. Las características visuales de la comida transmiten información sobre su potencial sabor, e incluso pueden llegar a alterar su percepción y experiencia”  Carlos Velasco.

El sabor de los colores
No estamos  descubriendo el agua tibia pero  los colores tienen su propio sabor. La belleza y la armonía  tienen un sentido común que nutre de nuevas cadencias y sensibilidades el ingenio popular de nuestros artistas de la cocina. 

Mi madre se sorprendía cuando yo iba al patio a buscar los tomates que había sembrado en el patio de Sahagún para acompañar el blancor del arroz, la oscurida de las lentejas y el amatillo del platanito. Aquel tomate rompía el protocolo y la prudencia de los elementos y enriquecía con su solo color el conjunto del plato.

El tomate era un pretexto visual para compensar el equilibrio. Muy pronto mi madre que tiene el sentido visual de las comidas, integró otros elementos de color para los manjares en tiempos de esplendor, pobreza y abundancia. Nunca nos faltó esos detalles amorosos incluso en momentos difíciles.

Todo esto para reafirmar la hazaña emocional y científica de ese par de colombianos en Oxford, y recordar que  Kandinsky en su libro “De lo espiritual en el arte”,  alude el  impacto del color en la vida de cada ser humano. En ese libro  y revela que cada color tiene cuatro tonalidades que interactúan en el entorno.

Cada color se define por su calor y y frialdad, por su claridad y su oscuridad. La ciencia del color ha probado que los amarillos, los naranjas y los rojos, tienen una dinámica de calidez inversamente proporcional a la frialdad del azul o  el verde o a la neutralidad del blanco.

Hay verdaderas maravillas estéticas en nuestra tradición culinaria ancestral en el Caribe colombiano que podrían acercarse a instantes artísticos. ¿Qué tal una ensalada al gusto de Obregón, Bibiana Vélez  o  Jacanamijoy?

Epílogo
Los verdes se reconcilian con los amarillos y los azules con los rojos en esta aventura artística que es llevar a Kandinsky a una ensalada. Los colores tienen su personalidad y se quedan a vivir para siempre dentro  de nosotros. Una conversación de colores y texturas para habitar otro de los sentidos: el gusto.  A Kandinsky le hubiera gustado semejante aventura.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese