Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

El bartender de la amabilidad

-A A +A
 

Más allá de preparar bebidas, lo más importante dentro de su oficio es atender a la gente y la experiencia que las personas puedan tener. Ariel Leizgold es uno de los mejores bartenders del planeta.

Hace 16 años este israelí se adentró en la “industria de la hospitalidad” y no les hizo caso a sus padres. Ellos anhelaban tener un hijo médico o abogado. Pero él desde muy chico supo que el arte del servicio, la amabilidad, los negocios, los restaurantes, los cócteles, eran su verdadera pasión.

No se equivocó. Su vida le ha demostrado que el éxito se logra con empeño, dedicación. La pasión está por encima de cualquier cosa.

Ariel es propietario de varios bares en Israel. Ocupó el segundo puesto en el World Class 2015 —una competencia en la que se busca al mejor bartender del mundo— y es considerado uno de los barman más premiados en la historia de su país.

Ve la hospitalidad como un todo en su oficio y una norma a seguir. “No hay una cosa que sea más importante. La hospitalidad es una mezcla de muchas cosas pequeñas que son importantes para dar a nuestros invitados una experiencia total. Con eso nosotros celebramos nuestra profesión cada noche”, dice.

¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio?
—La respuesta o la acogida de la gente. Es un regalo para nosotros.

¿Cómo y dónde aprendiste a ser bartender?
—Sabes... las cosas pasan. Siempre supe que iba a estar haciendo hospitalidad, desde joven, siempre me gustaron los restaurantes, la hospitalidad, porque la verdad, la gente hoy ya no come o no bebe para sobrevivir, también es una forma de vida y una parte de eso seguramente también es un arte. Todos los tipos de arte siempre me interesaron y para mí este es un arte casual. Eso es lo que me gusta más.

¿Qué sientes al ser considerado como uno de los mejores bartender del mundo y una de las personas más influyentes de tu industria?
—No he pensado en eso. Sólo me gusta lo que hago. Me gusta ser artista, hacer cosas bonitas, que a la gente le guste lo que hago. Vivo cada día. Creo que tengo mucha suerte en hacer lo que amo. Demostrarle a los míos que estoy contento y compartir con ellos la felicidad que llevo con mi profesión.

¿Eres soltero, casado, tienes hijos?
—Soy soltero, pero igual tengo una familia muy grande. Tengo mis sitios, mi trabajo. Se puede decir que estoy casado con mi trabajo.

¿Tu familia te ha apoyado desde siempre?
—No, no. Quisieron que fuera doctor o abogado. Tengo una madre judía. Para ella es importante estudiar o ser abogado, o doctor. Sí estudié, pero hago algo menor.

¿Qué estudiaste?
—Ciencias políticas y negocios.

Y... ¿qué piensan ellos ahora?
—Hoy es una cosa diferente. Ya saben que no es un hobby. Saben que este soy yo y probablemente que no voy a ser abogado y tampoco doctor. Pasó bastante tiempo. Igual mi éxito, lo que tengo, lo que hago, no es un pasatiempo.

¿Qué es lo que realmente debe saber un barman para satisfacer a los clientes?
—Tienes que leerlos. La gente es muy sensitiva cuando viene a un lugar. Vienen con mucha expectativa. Tienes que leerlos, saber lo que quieren, lo que no. Ver cómo puedo sorprenderlos. Cómo puedo hacer que su tiempo sea especial.

El diálogo... ¿qué papel juega?
—Somos anfitriones. Entonces estamos ahí para darles la hospitalidad, para darles una parte de nuestra alma, de lo que amamos. Entonces no es decir que una cosa es más importante en este oficio porque no la hay. Un bartender debe ser como un DJ con su mezclador, tiene que mantener muchos canales en su manera de hospitalidad.

¿Cómo lograste consolidarte y tener todos tus bares?
—Bueno, empecé despacio, como todo. Trabajé por muchos años en muchos lugares y en 2008 abrí mi primer bar. Fue el primer lugar en Israel que hizo cócteles profesionalmente. Se puede decir que introdujimos la cultura de los cócteles para el mercado de mi país. Hoy hay muchos lugares en Tel Aviv y en otras partes de Israel. La mayoría de los bartenders allá trabajaron conmigo en mis sitios y estoy contento que sea así.

¿Cuál es la tarea que desempeñas en tus sitios?
—Lo que hago es ver que todo marche bien, aunque no dejo de preparar bebidas. Cada semana, por lo menos una vez, hago cócteles en uno de ellos, para no perder la costumbre y demostrar a mi equipo que estoy con ellos.

¿Cómo son tus días normalmente?
—Tengo mucha suerte al no tener días iguales. Cada uno es diferente. Hay días que son aburridos, en los que puedo estar frente a una computadora, y otros muy interesantes, con muchas reuniones, hago lecciones, o en mi laboratorio buscando nuevos sabores. Todo el tiempo es para innovar y así hacer las cosas mejores.

¿Qué es lo más difícil de ser bartender?
—Los días de fiesta. Porque toda nuestra vida es al revés. Cuando todos tienen su día libre es nuestro día más ocupado. Pero estos lugares también te dan espacios. Por ejemplo cuando todos tienen trabajo tú puedes ir a la playa. Entonces es una balanza, pero lo más duro eso, por ejemplo un fin de semana que quieres estar en casa, descansar, ver la “tele”, salir con tus amigos. Bueno... a mí me gusta, pero es a veces es difícil.

¿Cómo debe ser un barman?
—Es muy personal. Cada barman debe tener su estilo, su biblia, su manera de ser. No hay una forma, es muy personal.

¿Tu estado de ánimo influye en la preparación de tus cócteles?
—Es una profesión muy sensible. Si tú eres un profesional, en la noche, cuando estás haciendo la hospitalidad, eres un actor, entonces el juego no tendría que ver con tu tristeza o tu felicidad.

Háblame de los movimientos que haces cuando estás preparando las bebidas...
—Es un show, la gente nos ve y por eso tenemos que poner mucho énfasis en nuestra manera de hacerlo.

¿Qué otra cosa te gusta hacer?
—Me gusta viajar, leer sobre la historia del mundo, investigar nuevos sabores, sobre cosas raras de gastronomía, andar en “bici”.

¿Cómo te defines como persona?
—Simplemente soy una persona feliz, súper feliz. Me gusta hacer cosas buenas por los demás. Así soy.

Y así, con una sonrisa, el israelí se despide. Es que no podía ser de otra forma, al fin y al cabo su negocio es la amabilidad.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese