Indicadores económicos
2018-11-16

Dólar (TRM)
$3.198,20
Dólar, Venta
$2.978,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,39
Euro
$3.615,66
UVR, Ayer
$260,19
UVR, Hoy
$260,20
Petróleo
US$66,57

Estado del tiempo
2018-11-16

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 00:56

Marea max.: 14 cms.

Hora: 17:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.3 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-11-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El dúo que desinfecta la pobreza

Jesús Alberto y Luis Javier pueden despertar todo tipo de sentimientos, excepto uno: lástima.

Qué gente más hábil. Qué capacidad. Qué carisma. Qué alma. Qué nobleza. Pero sobre todo: ¡Qué corazón!

Me los recomendó un vecino del barrio Los Alpes, quien desde que los conoció, se sintió motivado por sus historias de vida. Lo extraordinario del Dúo sensación, como se hacen llamar, va más allá de sus limitaciones, que volvieron capacidades para sobrevivir. ¿Cuál subsistir? Esta gente vive feliz, como si el tiempo fuera eterno y el presente un regalo que no debe dejar de sorprender.

En un coche rojo recorren las calles del barrio Olaya Herrera y sectores aledaños, vendiendo desinfectantes, que ellos mismos preparan. Lo insólito es que Jesús Alberto no ve; y Luis Javier tiene parálisis cerebral. Este último se emociona tanto mostrándome el producto que me pide, en un idioma que solo comprende su compañero Jesús, que lo destape y huela.

Una idea terrible: me metió el tarro en la nariz. Por las horas siguientes, solo me olió a canela y más canela.

Jesús Alberto alcanzó a ver solo hasta los cinco años de edad. Estaba jugando con un amiguito (no se acuerda muy bien a qué) y de repente el otro niño lo chuzó en el ojo derecho con un cuchillo, que tampoco recuerda de dónde salió. Al poco tiempo, el otro ojo también comenzó a infectarse y perdió la visión total.

Oriundo del departamento de Antioquia, se vino a probar suerte en Cartagena. Y por esas casualidades, que él llama destino, terminó viviendo al lado de la casa de Luis Javier.

Como tenían tanto tiempo de ocio, se la pasaban hablando día y noche. Pronto Jesús Alberto empezó a entender perfecto lo que Luis Javier le decía. Tenían muchas cosas en común, hasta el mismo apellido y una que otra limitación que hacía que el resto los mirara diferente.

Había algo más: pese a que tenían una discapacidad, jamás se sintieron discapacitados, y eso fue lo que finalmente terminó por unirlos.

En una ocasión, cansados de ser una carga para sus familias, comenzaron a pensar en formas productivas de ganarse el sustento diario y tener cierta independencia económica que les permitiera proyectarse.

Fue así como consiguieron una bicicleta de tres llantas. Jesús Alberto manejaba los pedales y Luis Javier iba en la parte de adelante llevando la dirección. Ahí distribuían los productos y a veces también vendían chocolates y mecatos.

“Al principio, teníamos miedo por nuestras limitaciones físicas, pero cuando nos lanzamos a la vía se nos olvidó el pánico. Somos unos pilotos en esta nave”, dicen.

Sin embargo, todo era más engorroso: el sol los maltrataba y se cansaban muy rápido. Además, en temporada de lluvia, salir en la cicla se convertía en una odisea bastante peligrosa.

La fundación Actuar por Bolívar ya los conocía. Había escuchado su caso y decidió apadrinarlos regalándoles el coche rojo, que incluía carpa, retrovisores y unos cojines cómodos. Una bendición, según ellos.

Un dúo sensacional
No podía haber mejor nombre para esta pareja que se complementa fenomenalmente: “Nosotros somos dos personas en una: yo soy sus pies y él mis ojos”, dice Jesús Alberto. La frase emociona muchísimo a Luis Javier, quien comienza a saltar como si se fuera a caer y hacer una cantidad de ruidos que asustarían a cualquiera que vaya pasando.

Esa es su forma de demostrar que está feliz. Que la frase que dijo su amigo resume lo que sienten el uno por el otro. Así lo entienden, y así viven.
Muchas veces utilizan el coche para salir a pasear al Centro y Bocagrande. Después de todo, no todo puede ser trabajo. Creen que en ese vehículo han pasado las mejores experiencias.

Hasta ahora, solo una no ha sido tan agradable. Ocurrió hace 21 días. Venían de regreso del barrio Villas de Aranjuez y un furgón de Colanta los golpeó en la parte trasera. El impacto hizo que ellos, a su vez, le pegaran a una buseta que estaba estacionada, y le rompieron los vidrios.

En el accidente, Jesús Alberto se lastimó una pierna, una señora que iba en el bus resultó también herida y la carpa del cochecito quedó destrozada.

“Gracias a Dios, el señor del furgón tenía un buen corazón y respondió por todos los daños”, cuenta Jesús.

No aceptan limosnas
Cuando decidieron trabajar en el coche se prometieron que jamás recurrirían a la caridad para sobrevivir.

El negocio era justamente para tener una entrada económica y solventar sus gastos. No entienden esa actitud de muchos jóvenes que emplean la compasión para ganarse la vida.

“No los juzgo, pero si nosotros que tenemos tenemos estas discapacidades trabajamos fuertemente por subsistir, ¿por qué ellos no?”- se cuestiona, mientras de fondo está su compañero de fórmula asintiendo.

Su objetivo más importante es formar una microempesa en la que no solo produzcan desinfectantes sino otro tipo de artículos para el aseo del hogar. Por supuesto, buscan socios que deseen unirse y apoyarlos.

“Lo que más sueño es que nuestros desinfectantes no los tengamos que envasar en estas botellas de gaseosa o de jugo, sino en algo más profesional. También tener un logo y una etiqueta con nuestros teléfonos. Queremos que la gente nos identifique”.

Mientras ese socio capitalista aparece, seguirán dándole duro a los pedales con una sonrisa inagotable y una actitud tan auténtica como genuina.

“Quiero pedirle a la gente que si nos ven por las calles nos cuiden y no nos ofrezcan limosnas, porque eso nos hace sentir mal. La mejor ayuda que nos pueden dar es comprándonos algún producto”. 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese