Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El hombre que salva los ojos de los animales

-A A +A
 

El hombre que salva los ojos de los animales es un ser sereno, reflexivo, dulce, dotado de una sensibilidad excepcional.

Tiene 33 años y le ha salvado los ojos a centenares de animales domésticos, feroces y salvajes en el mayor centro veterinario de Brasil.
Le ha salvado el ojo a una boa que al mudar de piel dejó un fragmento de la suya pudriéndose entre sus párpados. Le ha salvado los ojos a un oso de cuatrocientos ochenta kilos, y a un pájaro diminuto estrellado contra una ventana de vidrio. Le ha salvado los ojos a un tigre de un zoológico. Y al perro de una niña que entró en depresión cuando vio que su mascota había sido arrollada por un vehículo.
Es Juan Pablo Duque Ortiz, un veterinario oftalmólogo nacido en Sincelejo en 1975 y residenciado en Sao Paulo, Brasil, desde 1996, con una Maestría en Cirugía veterinaria y cuya tesis maravillosa “Análisis cromático tridimensional”, es una contribución científica aplicable a humanos que ha permitido convertir colores en números y cuadros y generar un examen rápido de las enfermedades oculares de los animales.
Su programa que me enseña en su portátil son tres colores que se convierten en medidores de enfermedades y traumas oculares. El color rojo es un edema en la córnea. El morado son las células inflamadas. El verde es el colágeno. El plano tridimensional puede ser visto de múltiples maneras y generar información, porcentajes numéricos y precisar el daño ocular.
De paso por Cartagena, este joven científico nos deslumbra con su rigor y su vocación abnegada y paciente iniciada en aquella casa de infancia que tenía once perros, nos abruma de sorpresas con su sentido estético e investigativo para salvar los ojos de los pájaros, las serpientes y los leones.
Hasta él han acudido los propietarios de mascotas, los domadores de panteras y leones, los directivos de zoológicos cuando algunos de sus animales han tenido enfermedades oculares o accidentes en la que han arriesgado sus propios ojos.
“No hay un termómetro que cuantifique la visibilidad recuperada de los animales, pero es viable aproximarse a esa realidad a través del análisis neuro oftálmico o el electro retinografía”, confiesa Juan Pablo.
“Esos impulsos en la retina nos permiten especular sobre la respuesta ocular del animal. Pero en esta tarea de observación en la que se estudia el comportamiento, se potencia también la percepción de la calidad de vida del animal”.
“Muchas veces nos toca anestesiar al animal cuando es agresivo. Y dejarlo internado en el hospital. Sabemos que un animal es algo más que eso: Por ejemplo, me tocó intervenir a un perro viejo que había sido atropellado por un vehículo, sus ojos quedaron destrozados. Nos dimos cuenta que el impacto de aquel accidente había afectado a toda la familia pero en especial a la niña. Decidimos involucrar en la sanación y recuperación del perro a la niña que estaba traumatizada. Le dijimos que era ella la que le echaría los colirios a su perro. Cuando el perro se recuperó, la niña que había estado postrada en una depresión, empezó a salir de ese estado. La valoración de ella estimuló su autoestima. Muchos enfermos terminales tienen más momentos felices, menos tristes y mayor control de su dolor junto a su mascota. Lo que uno persigue es la calidad de vida del animal que se refleja por supuesto en los seres humanos. Usted jamás verá en la calle a un perro siguiendo a otro animal sino a los seres humanos. El perro siempre tiene la necesidad de su dueño. Abdicó de su vida silvestre. Depende de su dueño y de la manera como es tratado en casa. A diferencia del gato que vuelve a su vida silvestre y se acerca de manera independiente a los seres humanos. Hay un cuento en la que a un perro le preguntan quién es su dueño y responde: aquel que me da la comida, me pasea. Mi dueño es un dios para mí. El gato, por su parte, dijo: No tengo dueño ni propietario. Yo soy un dios para él”.
María Eugenia Ortiz, la madre del médico, dice que intuyó la sensibilidad de su hijo Juan Pablo cuando era un niño. “Recuerdo que una vez le regalaron un pollito tinturado de color morado y se murió al día siguiente. Lo metió en una caja de maicena, y lo enterró en el patio. Se arrodilló a rezar por el pollito y le colocó una cruz. Se enfermó con la muerte del animalito”.
Suena con que Cartagena tenga pronto un centro veterinario como el que posee Brasil, con todas las especialidades: cardiología, oftalmología, nefrología, ortopedia avanzada, dermatología, entre otras, que atiende los casos más complicados de las enfermedades de los animales.
En los ojos de Juan Pablo resplandece una alegría prodigiosa. Su vida profesional es la mirada de los animales.

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63917 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Excelente imagen de nuestro

Excelente imagen de nuestro país en el exterior!!!! A estos personajes si da gusto llamarlos Colombianos no como los otros terroristas que tanta mala fama nos generan en el mundo.