Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El luthier que armó las escopetarras

-A A +A
 

En su gabinete de luthier el barrio Crespo de Cartagena, Alberto Paredes Rodríguez (Bogotá, 1941), junta los fragmentos de palo de rosa, una madera finísima  del Brasil, con la que arma con paciencia y maestría, el alma misteriosa de sus guitarras.  Basta entrar a su apartamento en silencio para intuir que la madera está a punto de convertirse en diapasón o en la curva sublime de una guitarra. No hay duda de que la primera guitarra fue inspirada por el cuerpo de una mujer. La lira medieval que está en la sala, fue construida por él mismo.  La lira medieval y la guitarra número 598, son dos tesoros que conserva como una herencia de su arte.
La primera guitarra que hizo en su vida fue en 1959. Hasta este julio de 2016 ha construido 1024 instrumentos musicales, entre guitarras, violines, tiples y bandolas.
 

LA PRIMERA GUITARRA

“Todo empezó en 1954 cuando a un amigo mío del Colegio San Bartolomé, a Jorge Avendaño, lo hirieron en la pierna izquierda, en una balacera de protesta contra Rojas Pinilla. Y nosotros íbamos a visitarlos a su casa, mientras transcurrían los meses de su rehabilitación. Y al regresar de su casa, pasábamos por la Calle de la Mandolina, en donde vi por primera vez en la calle a unos hombres construyendo tiples y guitarras.  Aquello me impactó. Me detuve media hora a verlos. 

Así nació mi primera pasión por hacer guitarras. Tenía 13 años. Luego, en la clase de Física, el Padre Montoya me enseñó a hacer una diapasón, y completé mi conocimiento como autodidacta, y en 1959, hice mi primera guitarra, copia de una guitarra española clásica, que  armé con palo de rosa, tapa de pino y diapasón de ébano.

Se la regalé a mi novia que era guitarrista. Fue el estímulo para hacerla. Duré seis meses. Más tarde, en 1970 descubrí un libro que ha sido básico: “Construcción de guitarra clásica”, de  Irving Sloane, en 1966, publicado en Nueva York”.

LAS ESCOPETARRAS

“En 2004 llegó a mi taller de Bogotá el músico César López y me propuso desarrollar una idea que me pareció absurda: convertir una escopeta en guitarra: la escopetarra. La idea es de él, pero yo la hice y la desarrollé. A mí como luthier jamás se me hubiera ocurrido hacer eso.

La iniciativa de César López era auspiciada por las Naciones Unidas, y eran solo 24 ejemplares de escopetarras. Montamos la primera en un fusil AK-47, y fueron solo 24 porque César tenía un slogan: “24 horas de paz y cero de violencia”.  Lo complicado de hacer la primera escopetarra era descubrir el ángulo, el cañón en el mástil y lograr el punto del puente.  El sonido de una escopetarra es igual al de una guitarra eléctrica. El protocolo de la ONU  exigía que estas armas usadas por guerrilleros no pudieran rehabilitarse. El cañón venía dañado e inutilizado para que fuera imposible su reconstrucción como arma, se le quitaba la maquinaria al arma y se introducía el equipo de sonido. 

El secreto era que aún reparándose la escopeta jamás volviera a ser fusil. El agujero en la caja imposilitaba repararla. Las primeras escopetarras fueron entregadas por la Onu a líderes mundiales, a  gobernantes, a la nieta de Gandhi, a Paul McCartney, a Carlos Santana, a Juanes, entre otros. Con los permisos respectivos me llegaron a mi taller las 24 armas, con un protocolo de seguridad.

Luego, la ONU aprobó hacer tres nuevas escopetarras con tres fusiles alemanes que usaban los guerrilleros de ese país. En total, se hicieron  27 escopetarras en mi taller. Algunas de esas armas venían aún con la huella de la sangre, y había que purificarlas, limpiarlas, antes de proceder a transformarlas de armas en guitarras”.

HISTORIA DEL LUTHIER

El placer secreto de este luthier es saber que sus guitarras están en manos de músicos y coleccionistas del mundo: Gentil Montaña iba a su casa a tocar sus canciones con la guitarra que él había construido. Lo mismo Carlos Guzmán y Roberto Martínez, de Colombia; Carlos Valladares y Luis Quintero, de Venezuela; Cristóbal Soto, de  Francia; Mike Marshall de Estados Unidos.

Paredes Rodríguez fue invitado a exponer sus instrumentos en Montpellier (Francia) al International Guitar Salon. Es desde 1977, uno de los 20 mil socios del Guild of American Luthier,  en los Estados Unidos, que reúne a los luthier de todo el mundo. En 2001 el Patronato Colombiano de Artes y Ciencias hizo un documental a Paredes Rodríguez sobre la construcción de la guitarra.

Desde hace años,  este luthier se encerró  en Cartagena, a escribir el libro:  “Historia, diseño y construcción de la guitarra clásica”, que sintetiza su experiencia de más de medio siglo como luthier, y cuenta la experiencia de  contruir más de un millar de instrumentos.

“Lo más difícil fue descubrir la fórmula matemática de la guitarra, que no es una sola, sino varias maneras de  concebirla y simplificarla.  La guitarra tiene 4 mil años. Su trayectoria ha tenido diseños y modificaciones. El libro busca precisar de dónde viene y para dónde va el diseño. Los árabes la modificaron. En 1868 el español Antonio de Torres diseñó la guitarra clásica moderna. Le cambió el tamaño, le modificó el diapasón, definió la cuerda en 650 milímetros.

Le quitó gran cantidad de adornos innecesarios para que tuviera mayor riqueza armónica. Esa guitarra es la que se utiliza hoy. He construido guitarras siguiendo los diseños de José Romanillos, Ignacio Fleta, José Ramírez. Lo significativo es hacer exactamente la misma guitarra que ellos diseñaron con mínimas variaciones. Antonio de Torres dice que en el diseño de su guitarra se inspiró en una bella muchacha sevillana. Las reglas de oro parten del cuerpo humano. Las proporciones humanas se ajustan a la regla de oro.

La regla de oro es la relación de una línea entre dos partes desiguales. La parte menor es a la mayor, como la mayor parte es la suma de las dos.

EPÍLOGO

Posee la más grande biblioteca especializada en construcción de guitarras, y conservba los diseños de los grandes constructores. No sabe tocar guitarras pero es uno de los mejores constructores de guitarras de Colombia y del mundo. Su hijo José Alfredo Paredes continúa su heredad en Bogotá. Dice que su arte es de paciencia  y curiosidad. Su esposa Claudia Patricia Córdoba lo observa en silencio. La lira medieval nos observa.
 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63980 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese