Indicadores económicos
2018-10-18

Dólar (TRM)
$3.088,47
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,47
Euro
$3.553,28
UVR, Ayer
$259,81
UVR, Hoy
$259,83
Petróleo
US$79,37

Estado del tiempo
2018-10-19

marea

Marea min.: -6 cms.

Hora: 02:17

Marea max.: 19 cms.

Hora: 19:21

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 10 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-10-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El piano de Anthony Coleman resuena en Mompox

Es un hombre feliz. Se le nota en la sonrisa que siempre lo acompaña, sobre todo cuando se divierte en el escenario tocando magistralmente el piano. Anthony Coleman ha sido durante cuatro décadas una figura clave en la música de Nueva York, con su trabajo como pianista de jazz que “tiende a ser un puente entre la composición y la improvisación” y “ha tenido una prolífica carrera como compositor” reconocida mundialmente.

Fue hace 20 años, en un concierto en Nueva York, que se maravilló con la música colombiana, cuando escuchó cantar a Totó La Momposina y otras agrupaciones. Esto, en cierta forma, le abrió un camino para ir descubriendo otros ritmos. Y ese concierto lo recuerda hoy, justo en la tierra que nombra a Totó: Mompox.

Ahora es él quien maravilla al público momposino, con sus dedos deslizándose sobre el piano, en el escenario del Festival de Jazz 2018. Antes de subir a la tarima, tras uno de sus ensayos, él nos ha concedido unas palabras en el lobby del Hotel Casa Amarilla, frente al río Magdalena, en la emblemática La Albarrada.

Primera vez que viene a Mompox…
-Mi amigo Santiago Gardeázabal me propuso la idea, yo le dije que me parecía maravilloso. Yo nunca había escuchado acerca de Mompox, él me respondió: “Es una ciudad mágica”, yo la busqué en Internet y sí, es mágica. Hasta ahora ha sido maravilloso, las personas han sido muy cariñosas y me han saludado tocando.

Usted es un hombre que se divierte mucho en el escenario, tocando el piano… ¿en qué se inspira cuando lo hace?
-El lugar es importante, pero el placer viene del poder interactuar con mis colegas en escena, interpretar esta música en diferentes lugares alrededor del mundo.

¿Cómo llegó a ser músico?
-No sé muy bien cómo comenzó, pero todas estas fotos que tengo de niño me muestran hipnotizado frente al tocadiscos. De niño, escuchaba la música pop y la música popular de la época, pero también escuchaba mucha música folclórica de todo el mundo, desde los 5 años. Pero el proceso en que pasé de ser receptor de música a productor tardó muchos años, con muchos altos y bajos. Yo no tenía músicos en mi familia, el gusto por la música si lo tuve en mi familia, pero esa capacidad de hacer música no fue transmitida por mi familia.

De los ritmos colombianos, ¿cuál le gusta?
-Los he escuchado todo el tiempo. El primero fue un disco que se llama ‘Cumbia, cumbia’, esa fue como una introducción a esa música. Hace 20 años más o menos asistí a un concierto maravilloso de música colombiana en Nueva York y la primera parte fue Totó La Momposina, después la banda Fantasma de Lucho Bermúdez y finalmente un grupo de colombianos llamado Cumbiamba. Eso me dio una mirada general de la música colombiana, pero también me llevó a conocer tantos diferentes géneros más allá de la cumbia. También me llevó a querer coleccionar discos y conocer sobre estos géneros. A medida que he ido avanzando, me he dado cuenta de que hay muchos géneros más que descifrar. Por ejemplo, la semana pasada conocí el ritmo del currulao, en el Pacífico.

¿Qué siente hoy, 20 años después, al tocar en la tierra de Totó La Momposina, esa referencia que tuvo de la música colombiana?
-¿Qué te puedo decir?, realmente es hermoso. Cuando uno viene a un lugar como músico, tiene un acceso diferente al que tendría como turista. Para hacer que esto fuera de verdad una experiencia perfecta yo tendría que estar allá, en la tarima, frente a Totó La Momposina, tocando ‘La verdolaga’ (risas).

¿Ha fusionado ritmos colombianos en su música?
-Voy a tratar de ser breve en esta respuesta. Toqué por 20 años en la banda Los Cubanos Postizos, como no es mi banda no tengo que ser modesto. Tocamos mucho por Sudamérica con la música de este grupo, que está basada en la música de Arsenio Rodríguez. Nosotros jugamos de diferentes maneras con la música de Arsenio Rodríguez, puede que sea poco modesto decirlo pero yo creo que esto influenció a algunos músicos de América del Sur que estaban buscando nuevas formas de explorar la música. Entonces, por ejemplo, cuando yo escucho al proyecto colombiano Meridian Brothers, puedo decir que su creador, Elvis Álvarez, había escuchado a Los Cubanos Postizos, yo lo notaba en su música. Existe una diferencia entre lo que uno puede hacer con su estilo de música, con jugar con su configuración. Si utilizamos la palabra fusión tiene que ver más con tomar un ritmo y ponerlo encima de otro para obtener una versión, entonces, por ejemplo, si uno hace un jazz colombiano, a mí realmente no me gusta mucho, es mucho más interesante complicar la relación y ver qué cosas se pueden tomar de cada género. Si nos devolvemos en el tiempo, cuando escucho la música de Lucho Bermúdez, puedo notar la influencia de la música clásica, particularmente cuando escucho el clarinete, noto una influencia de la música judía y me pongo a pensar, ¿será que hubo acá un gran profesor de música judía, Klezmer? Es una conexión que existe en mi mente pero no quiere decir que sea real.

Una canción favorita…
-Todo. ¡Para papán parapa parara!

Hasta el momento, ¿qué se lleva de Mompox?
-Es difícil de responder porque es solo cuando uno llega a casa que se da cuenta de eso. Me encanta el pueblo, pero debo decir que ayer -jueves- asistí a un desfile de comparsas y esto me permitió ver este mundo costeño y recorrerlo un poco, y me abrió esta pequeña ventana a ese mundo, me interesó conocerlo mucho más. De todos modos, es algo que me llevo, no solamente como músico, sino como alguien que disfruta de ver estas culturas.

¿Volvería?
-Definitivamente espero volver.

Más de Coleman

Ha grabado más de 15 álbumes bajo su propio nombre y ha tocado en más de 150. Después de obtener una Maestría en Composición de la Escuela de Música de Yale, se sumergió en el innovador círculo de compositores improvisadores en la ciudad de Nueva York, que se conocería como la Escena del Centro. Se ha presentado en los festivales más renombrados del mundo y es un referente musical.

Hace dos años, el pianista había visitado Colombia, para Jazz al Parque en Bogotá. “Fantástico”, dice al recordar esa ocasión. “Toqué como músico de Los Cubanos Postizos y toqué en dos conciertos como solista”, comenta. En esta ocasión es la Embajada Americana, la que lo trae a Colombia, como parte del apoyo que cada año brinda este ente gubernamental al Festival de Jazz de Mompox. Junto a él llegaron a Mompox Henry Fraser, bajista de Boston y Francisco Mela, músico cubano de gran nombre



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese