Indicadores económicos
2017-06-22

Dólar (TRM)
$3.057,90
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.404,18
UVR, Ayer
$251,02
UVR, Hoy
$251,04
Petróleo
US$42,53

Estado del tiempo
2017-06-22

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 14:11

Marea max.: 29 cms.

Hora: 22:15

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-06-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

En plena sequía, un viaje al corazón del agua de los cartageneros

Durante una sequía tan severa como la de El Niño, El Universal atendió la preocupación de nuestros lectores de que se nos acabe el agua potable de Cartagena y el 21 de enero pasado visitamos el complejo lagunar de Juan Gómez, Bohórquez y Dolores, trío que es el reservorio de donde Aguas de Cartagena (Acuacar) toma el 90% del agua que potabiliza en su planta del barrio Paraguay, en Cartagena; el 10% restante también viene del canal del Dique, pero se toma directamente en la estación de bombeo de Gambote.

Este complejo lagunar tiene 1.200 hectáreas de espejo de agua con profundidades entre 1,60 mt. y 2,00 mt., y su capacidad es de 20 millones de metros cúbicos (mt.3). Aunque el Magdalena está en una crisis severa de navegabilidad, aún le mete suficiente agua al canal del Dique para mantener hasta el tope a este complejo lagunar, con terraplenes en su parte más baja, aledaña al canal del Dique, para retener el agua.

Estación de Conejo
El primer eslabón en esta cadena de agua es la estación de bombeo de Conejo, a orillas del canal del Dique (a 33 km de Pasacaballos y a 82 km de Calamar). Una dársena alimenta esta estación, de donde las bombas elevan el agua al reservorio, que ayer, según nos informó Acuacar, estaba a 1,20 mt. por encima del Canal del Dique.

La dársena de Conejo también permite que en invierno, cuando el Dique está crecido, parte de su caudal entre directamente al reservorio a través de un canal en cuyo inicio hay unas compuertas que para este caso se mantienen abiertas.

Pero apenas el Dique comienza a bajar por un veranillo o por el verano “oficial”, los operadores de Conejo bajan las compuertas y el agua queda atrapada en el reservorio, sin poder devolverse al Dique; y a medida que Cartagena consume agua, Conejo la repone al sistema lagunar con sus bombas, que son de caudal, o de trasiego, como ocurre ahora mismo con esta sequía de El Niño.

Dolores, Piedrecitas, Albornoz y Paraguay
La estación de bombeo de Dolores (segundo eslabón) está en el otro extremo del complejo lagunar, a 11 kilómetros de la estación de Conejo navegando a través de dos de las tres ciénagas, y mucho más cerca a vuelo de pájaro. Sus bombas, que ya no son de trasiego, sino de caudal y de alta presión al mismo tiempo, envían el agua por dos tuberías a la estación de Piedrecitas (tercer eslabón), que está sobre el carreteable de Rocha y muy cerca del Puente de Barú.

En Piedrecitas el agua sale a una dársena y las bombas de esta estación a su vez la envían a la estación de bombeo de Albornoz (tercer eslabón), en donde también llega la de Gambote, y allí se decanta un poco para luego ser bombeada a la planta de tratamiento del barrio Paraguay (cuarto eslabón), donde es potabilizada y distribuida a los habitantes de Cartagena a través de un sistema de redes y de reservorios en altura.

La cuña salina
Una gran preocupación de los cartageneros y de la propia Acuacar es el riesgo de que la cuña salina, que entra por Pasacaballos, pudiera llegar hasta la dársena de Conejo, lo cual sería un desastre. El miedo se acentúa por el incremento en el nivel medio del mar, el que le da cada vez más capacidad de penetración Dique arriba al agua salada, que por ser más densa que la dulce, sube por el lecho del canal.

Acuacar mide la salinidad en doce sitios entre la desembocadura del Dique próxima a Pasacaballos y la estación de bombeo de Conejo, y hasta ahora, solo se ha detectado agua salobre en las poblaciones de Leticia y Recreo, y es más probable que se deba a la influencia de la bahía de Barbacoas a través del caño de Matunilla, que a la de la bahía de Cartagena a través de Pasacaballos.

Tiene sentido entonces que cuando se hagan las esclusas, la primera de las cuales va en Calamar, la segunda debe estar en un sitio en el que bloquee la cuña salina que también podría entrar desde la bahía de Barbacoas, por lo que el lugar elegido, Puerto Badel, es bueno, aunque sería mejor construir las tres esclusas que recomienda la opción “ideal” de Haskoning, poniendo la tercera en la entrada al caño de Correa para asegurarse de que el mar nunca pueda colarse hasta las bocatomas del acueducto de Cartagena en Conejo ni en Gambote.

¿Peligra el agua potable de Cartagena por El Niño?

Si mañana se interrumpiera del todo el agua del Canal del Dique y no llegara a Conejo, Cartagena tendría reservas para 60 días si consumiera la misma cantidad de agua de hoy, sin racionamiento. Racionándola, por supuesto, duraría mucho más.
Pero antes de esa, hay otras “jugadas”. Si el Dique bajara mucho más, Acuacar instalaría una bomba de trasiego flotante, de gran capacidad, que tiene lista en la estación de Conejo, que necesita menos profundidad para succionar agua y con esa llenaría su reservorio a través de una acequia y una válvula que ya están en condiciones para funcionar. A esta bomba flotante también podría dragársele el área circundante para mantenerla succionando agua si fuese necesario.
También aleja la situación anterior el que Cormagdalena esté dragando permanentemente la entrada del río Magdalena al canal del Dique en Calamar para que puedan pasar los remolcadores.

El otro riesgo
Un gran peligro para el reservorio de las lagunas Juan Gómez, Bohórquez y Dolores es que personas inescrupulosas rompan los terraplenes que lo mantienen lleno. La razón más común para hacerlo es poder pasar las canoas desde el reservorio hasta el Dique, bien sea para pescar o para ir de un sitio a otro. 
También se cree que detrás de estas roturas hay interés de algunos propietarios de ganados para desecar las tierras próximas al Dique y que sus reses tengan pasto verde en esta época crítica de verano y sequía.

¿Qué recomienda Acuacar?
John Montoya Cañas, gerente de Acuacar, le dijo a El Universal que basado en la experiencia de años pasados no prevé que el Dique se quede sin agua para bombear, pero ante lo impredecible del cambio climático, le recomienda a los cartageneros ser prudentes con el agua y medirse al consumirla. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Buen trabajo

Excelente trabajo. Felicitaciones.

Muy bien¡

Gran trabajo Pedro Luis gran lección a tus reporteros y cronistas felicitaciones