Galerazamba, una joya

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

H e andado desde siempre tus calles, te siento tan eterna que intentar descubrir cuándo entraste en la memoria de los hombres es algo así como intentar transgredir el mágico universo de los recuerdos”, se lee en una reseña del Museo Etno-industrial.

Esa de la que hablan es Galerazamba, aquella joya que corona la punta norte de Bolívar. Es el pueblo que surgió y vive de las salinas, es el lugar de origen de la India Catalina, donde se mantuvo en cautiverio al general golpista Gustavo Rojas Pinilla, donde las brisas caribeñas resoplan con dureza, y donde el mar pega furioso a sus costas, produciendo un eco que a ratos puede oírse por doquier.

Visitar el pequeño museo de Galerazamba es adentrarse en su historia misma, de la mano de Cristina Porras. Ella pensó este lugar y su idea se cristalizó con ayuda de la Alcaldía de Santa Catalina, la Universidad Jorge Tadeo Lozano y de Museos Comunitarios de Colombia. Entre sus piezas hay vasijas de arte precolombino y elementos representativos de los indígenas que ocuparon esta zona, porque Galerazamba: “existías mucho antes de que los primeros hombres del Antiguo Mundo tocaran con sus pies el suelo sagrado de estas tierras. Algunos dicen que esto fue 300 años antes del descubrimiento del Nuevo Mundo”, dice en la misma reseña.

Dentro del museo, sobresale un hermoso órgano, importado desde París, de los años 50, cuando en el pueblo la unión libre era tildada de inmoral y las parejas debían sellar su amor frente al altar de la parroquia La Asunción, en la plaza principal. “Dicen que era la única iglesia en toda la región que hacía las misas cantadas y el órgano lo usaban para la marcha nupcial de quienes se casaban”, explica Cristina.

También hay muchas fotos de aquellos años cuando comenzaron las intervenciones en las salinas, por parte del Banco de la República, que perduran hoy y han sido base de la economía del pueblo. “En 1940 llegó una compañía estadounidense que desarrolló el proyecto de las minas de sal, a través del Banco de la República, ellos hicieron muchas de las construcciones que hay hoy”, explica Cristina.

Fue así como se construyeron un hospital de alto nivel, la iglesia, el teatro, la casa de huéspedes, escuela, y otras edificaciones y viviendas, en épocas de prosperidad. “Por eso, muchas de las casas tienen un estilo norteamericano de aquella época y un ambiente bioclimático, estudiaron de dónde venían los vientos para construirlas de tal forma que estuvieran ventiladas y no necesitan aire acondicionado”, narra Porras.

***

Son las 9 de la mañana. El pueblo luce solitario, se oyen olas al fondo. En la plaza, la que parece la única tienda abre sus puertas. Muy cerca está la casa del adulto mayor, hoy un grupo de personas espera ahí al comandante de la Policía para una reunión sobre seguridad. Al fondo de una calle, los miembros de una familia reposan bajo la sombra de un árbol en una terraza. Es un día como cualquier otro en Galerazamba.

Recorriendo sus calles, Dagoberto Vanegas, nacido en estas tierras, nos explica: “el Banco de la República, cuando llegó aquí, construyó todo lo que tú ves: el acueducto, las viviendas, incluso la casa de los huéspedes ilustres, donde estuvo cautivo por mes y medio el general Gustavo Rojas Pinilla, en el año 1957”. Se dice que mientras el militar estuvo detenido en la casa de huéspedes, se restringió cualquier tipo de comunicación radiofónica en la zona. Hoy esta casa sigue en pie y, desde una pendiente, ofrece una vista hermosa hacia el litoral Caribe.

“En su momento, cuando se acabaron las salinas, el pueblo quedó en el abandono. Las salinas tienen 106 años de explotación por parte del Estado, primero en manos del Ministerio de Hacienda, luego del Ministerio de Minas, que se las entrega al Banco de República y al Instituto de Fomento Industrial, luego vuelve a la Concesión Salina y en el año 92 es privatizada. Ahí se acaba el empleo y viene la peor época de Galerazamba”, narra Dagoberto.

Él nos muestra ese hospital, el museo y nos conduce a la India Catalina, del maestro Eladio Gil, que reposa en un pequeño parque. Se cree que esta indígena, considerada un personaje importante en la historia de Cartagena y Colombia, vivió exactamente en ese lugar, por eso está instalada ahí sobre su pedestal y no en la plaza principal de Galerazamba.

“El vínculo histórico que tiene Galerazamba con el departamento de Bolívar es muy grande, los españoles cuando llegaron inicialmente lo hicieron a Galerazamba. Diego de Nicuesa llegó aquí en 1509. Aquí estaba la tribu Mukaná y los Arawak, que eran los nativos de esta zona. De aquí es donde raptan a la India Catalina. Cuando viene Pedro de Heredia con el propósito de fundar una región para ellos, llega a Galerazamba, es donde monta su centro de operaciones y sale a formar la ciudad de Cartagena”, sostiene.

La India Catalina de Galerazamba es una réplica de la que está en el Centro Histórico de Cartagena, sobre la Avenida Luis Carlos López. “Esta de aquí mira hacia Centroamérica, a donde la llevaron cuando fue raptada, y la de Cartagena mira hacia Galerazamba, que es su tierra natal”, añade Vanegas.

***

Entre febrero y marzo sucede uno de los fenómenos que más atrae a turistas a Galerazamba. “Las salinas son un espectáculo, se ponen rojas cuando está casi a punto de explotar la sal, como si fuera el mar rojo”, narra Dagoberto. Son esos meses también los más productivos del año para sus habitantes, pues alrededor de 300 personas pueden trabajar en las salinas. Aunque estos dos últimos años no ha habido producción.

La capacidad de las plantas es de 16 mil toneladas de sal al año. Las piscinas, están integradas por un conjunto de vasos comunicantes que se alimentan por gravedad de agua de mar. “El proceso de las salinas es nuestro fuerte, salvo que se seque el mar o pasen otras cosas, con seguridad ese seguirá siendo nuestro sustento”. Las palabras son de Guillermo Meléndez, otro habitante, quien mira con mucho optimismo el futuro del pueblo.

Explica que el próximo año ya entraría una nueva empresa a explotar las salinas, por lo que la comunidad prepara un proyecto para tener más participación y acabar con uno de los problemas que más los aqueja, la falta de empleo. “Queremos que las condiciones cambien y, más que todo, que la comunidad sea tenida en cuenta y participe de manera activa. La actividad de la cosecha de sal es temporal, durante los tres primeros meses del año, que es el proceso de extracción. Con el nuevo modelo que vamos a presentar al Ministerio de Minas, ya pasaríamos de tener una actividad laboral de tres meses a una actividad por todo el año”, asegura.

La idea es que paralelos a la recolección de sal haya otros proyectos de turismo, producción pesquera y comercio. “El turismo es uno de los temas que consideramos más fuerte. En otra época venían muchos buses de colegios, entonces es incentivar a que regresen y vivan el proceso de producción de sal (...) En la licitación pasada se desconoció por completo a la comunidad, esa empresa nunca desarrolló el objetivo de generar empleo”, dice.

El inicio del proceso licitatorio para buscar una nueva empresa que explote las salinas, en reemplazo de la concesión Salinas de Galeras, que la tuvo por los últimos diez años, sucede justo cuando vuelve a resollar una disputa de varias décadas sobre los límites entre el departamento de Bolívar y Atlántico, entre los que se incluye a Galerazamba y otras zonas de Bolívar.

***

Dagoberto, quien es gallero y, se nota, ama a su pueblo, dice que se han logrado muchas cosas que resaltan el nombre de Galerazamba. Por ejemplo: “Aquí se hizo un video de Fonseca, la semana pasada hicieron una exposición de moda, con gente de Medellín y entre las modelos estuvo la exesposa de James Rodríguez, Daniela Ospina. Aquí han hecho películas y tenemos muchas cosas por mostrar, unos senderos ecoturísticos bien hermosos, el Museo Etnoindustrial, donde está toda la historia conectada a la realidad de hoy”.

Galerazamba es considerada con gran potencial para producir energía eólica, tiene un potencial turístico envidiado por cualquier corregimiento vecino; con sus dunas de sal, con las salinas, con sus casas pintorescas, con su historia, es un verdadero atractivo, una joya bolivarense. “No creas que aquí nada más se está peleando el territorio, se están peleando muchas cosas, sin tener en cuenta a la gente”, menciona Dagoberto.

“Dicen que sus primeros habitantes pertenecieron a la tribu Mukaná (...) Me gusta prensar que vinieron y se instalaron para nunca más marcharse. Pero visitantes de tierras lejanas y extrañas interrumpieron la paz de este pueblo al llegar a colonizarlo y bautizar su territorio con el nombre del Valle de Santiago. Estos visitantes residían en un reino llamado España y venían atraídos por los relatos que hablaban de la belleza de sus mujeres y del resplandor que asaltaba a este nuevo mundo y que los enceguecía: el oro”, se lee también en aquella reseña del museo que cuenta la historia de Galerazamba.

Proyectos
Muchos habitantes de Galerazamba dicen haber sentido el abandono en salud, agua potable, empleo y seguridad, en pasadas administraciones departamentales, sin embargo afirman haber visto la intervención y el apoyo del gobierno actual con el impulso de proyectos para la comunidad. Recientemente, el Gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz, anunció la ejecución de proyectos que por muchos años han solicitado los habitantes de Santa Catalina y sus corregimientos, entre ellos Galerazamba. Buscan mejorar los servicios de salud, infraestructura, agua potable, turismo y recreación. Si bien en el pueblo hay quienes dicen que estarían de acuerdo con pertenecer al departamento del Atlántico, hay otros que afirman que esto todo obedece a intereses políticos de determinado grupo que impulsa esta idea. “Aquí la mayoría de nosotros siempre ha pertenecido a Bolívar y todo lo que hemos hecho es en Bolívar, no queremos entrar en la tónica esta de pelear si pertenecemos al uno o al otro. Lo que queremos es que quien llegue aquí, que haga por el pueblo, porque estamos pasando muchas necesidades”, dice Raquel Caraballo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS