Indicadores económicos
2018-11-19

Dólar (TRM)
$3.173,59
Dólar, Venta
$2.978,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.600,75
UVR, Ayer
$260,20
UVR, Hoy
$260,21
Petróleo
US$66,80

Estado del tiempo
2018-11-19

marea

Marea min.: -8 cms.

Hora: 01:30

Marea max.: 19 cms.

Hora: 08:42

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-11-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

- - -
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Hoteles donde habita el terror

Por Eidis Figueroa Arnedo

Me acosté con mi esposa en la cama, ya estaba casi dormido cuando escuché una voz fina que decía mi nombre en mi oído -me cuenta un amigo-. Le pregunté a mi mujer: ‘¿Escuchaste?’, ella me dijo que no y me convenció de que era producto de mi imaginación”.

Yo me preguntaba qué hubiera hecho en los zapatos de mi amigo. Probablemente hubiese salido corriendo de la habitación o me hubiera vuelto loca, pero él se quedó acostado... Y lo peor estaba por venir.

“Ya habían pasado varios días desde que estuve en el hotel. Salí del trabajo a mi casa en mi carro, era casi medianoche y sentí la misma voz, la voz fina y femenina del hotel me llamó de nuevo, pero se sentía lejos. De repente fue como si se pegara a mi oído y dijera mi nombre. Paré el carro y miré al retrovisor, prendí las luces dentro del carro y no había nadie. Quizás fue producto del sueño, o quizás la mujer del hotel me está persiguiendo, no lo sé”.

Algunos estarán pensando que los fantasmas no existen y que mi amigo está medio loco, pero historias como esa abundan en Cartagena, casi como los mismos hoteles, por eso les llamaré sucesos paranormales. Sucesos que aterrorizan a las personas hospedadas, a los empleados y cualquier persona que camine los largos pasillos solos de los inmensos hoteles de ‘La Heroica’.

Penando entre las sombras
La historia cuenta que en este hotel de Cartagena, un hombre merodea en las noches. Tez morena, cabello largo y barba abundante lo caracterizan. Los empleados lo ven recorriendo las áreas de la piscina, donde el hombre parece ir sobre el aire y después de unos minutos desaparece. ¿Por qué? Cuentan que este hombre era dueño del terreno y al morir, sus hijos lo vendieron, ahora él pena en las sombras esperando recuperar su propiedad.

Puertas que se cierran solas
Ser camarera podría ser un empleo común, pero al escuchar las historias paranormales que se comentaban en los pasillos, esta mujer dudaba de ese adjetivo: común. Subir al último piso de este gran hotel era una labor que ninguno quería y menos en el turno nocturno. En este piso se escuchan pasos, se cierran las puertas solas y los empleados han optado por hacer el aseo con las puertas abiertas para no pasar un mal rato.

“Fui a limpiar una habitación que acababan de desocupar. Cuando fui a abrir, me tocaron la puerta desde dentro del cuarto. Abrí la puerta y no había nadie dentro, supuse que solo era una reacción por el temor que tenía. Me dirigí al baño y me cerraron la puerta, dejándome dentro. Abrí la puerta del baño, corrí y salí de la habitación. Estando afuera sentí cómo de un golpe se cerró de nuevo la puerta”.

Terror en la habitación 14
Una desgracia sumó a este hotel a los lugares donde yo no iría. La muerte repentina de uno de los huéspedes convirtió a una de las habitaciones, la 14, en escenario de actividad paranormal. Los empleados de nuevo son los principales afectados, quienes confiesan que al hacer aseo dentro de la habitación, les cierran las puertas, les mueven las almohadas y hasta les tiran el balde de agua con la cual van a trapear.

Tenebroso, ¿no? Pero no es todo, las personas que se hospedan en la habitación han denunciado que al salir al estacionamiento por su carro, el fantasma los persigue y el carro se enciende solo. No se sabe la razón, pero lo que sí cuentan es que el que murió en esa habitación era taxista.

Sombras en los pasillos
¿Quién no ha estado en un hotel y ha pasado casi que corriendo por los largos pasillos para llegar pronto al ascensor? Sin mirar a los lados, casi que aislando los sonidos externos para salvarse de no ver, ni escuchar nada terrorífico. Si te da miedo solo imaginarlo, piensa cómo sería la situación si vieras una gigantesca sombra pasearse por los pasillos, ver desde la hendija de la puerta el vaivén de ‘eso’ que sabes que no es una persona, ¿saldrías a ver qué es? La camarera que me contó la historia no se atrevió a averiguarlo y prefirió renunciar.

La monja está de visita
“Una vez fui a Cartagena y me quedé en un lujoso hotel. Era divino, no muy grande, pero precioso. En la noche comencé a sentir mucho frío, demasiado, tanto que apagué el aire y me arropé. Cuando intentaba volver a quedarme dormida, vi a una monja acercarse caminando despacio, me miraba a los ojos y usaba un hábito blanco con una cruz negra en el pecho. Se acercó a la cama, me seguía mirando, de pronto dio la espalda y volvió a salir. No pude dormir y apenas amaneció salí de ahí”.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

kk

javascript:;kkk