Indicadores económicos
2017-04-30

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-04-30

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 10:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 02:37

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 05 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-30

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Isabel Julio puso a bailar a todo su pueblo

Isabel Julio Sánchez está sentada en la puerta de su casa en la Calle de las Flores en Evitar (Bolívar), vestida con una blusa de color cardenal y una falda de flores diminutas de colores rosado y lila. Tiene un lazo de color rojo que recoge su cabello blanco y flores de corales rojos y rosados. A las dos de la tarde, una romería de músicos de su pueblo y de todo Mahates se agalpó como si fuera una fiesta de junio, en la puerta de su casa a rendirle homenaje por más de setenta años de cantos ancestrales.  Vinieron de Gamero, Malagana y del mismo Evitar a  cantar y a bailarle. Isabel Julio, de 82 años, empezó cantando junto a su madre Adelaida Sánchez, en las noches del 23 de junio en las Fiestas de San Juan para amanecer el 24 de junio, y las Fiestas de San Pedro, el 28 de junio para amanecer el 29 de junio.

“Íbamos cantando en las casas de las personas del pueblo que se llamaran Juan, y terminábamos en la madrugada del 29 en las casas de quienes se llamaban Pedro. Los hombres iban abriendo camino con la música y las mujeres iban ensanchado el camino con los cantos, cada uno bailoteando de calle en calle, de plaza en plaza, una música que se regaba como verdolaga por todo el pueblo. Eran cantos que mi madre y mi abuela Dominga Julio cantaban. Luego, esos cantos fueron heredados por Rosita Julio, mi hermana, Catalina Julio, mi tía, y yo seguí cantándolos. El día que yo no los cante, es que no estoy ya aquí. Si no salgo a cantarlos, me enfermo”.

Y para el 23 de junio, Isabel Julio se sintió indispuesta, pero el pueblo la sacó de su casa, para que lentamente los acompañara al ritmo de los cantos de pajarito que han hecho felices a todos los habitantes de Evitar. Ahora esa música no solo la bailan los más viejos, sino los niños y las niñas. En la plaza veo ahora a Roberto Cabarcas, de 3 años, con un tambor que abraza como si fuera una mascota y lo resuena en su pecho. Y veo a una peregrinación de niños y niñas que bailan para Isabel Julio. Ella sentada está bailando con sus pies en el aire y con las manos en los brazos de la silla. En este instante Isabel es una niña más en la Calle de las Flores, su sonrisa al borde de las lágrimas se derrama por el aire y llena de música el cielo caliente de Evitar. Los antiguos soneros de Gamero junto al legendario Magín Díaz, de 96 años, están tocando ahora La rama del tamarindo.

Y Santiago Ospino saca de su mochilla su flauta de millo, la acaricia, la sopla y la besa para iniciar un toque para su amiga. Isolina León tiene para esta tarde una voz espléndida e inconfundible para cantarle La tranca, uno de los himnos festivos de noviembre en Cartagena. Los grupos de danza infantil se lucen bajo la seriedad de su director Edison Narváez, que con su sola mirada les indica a los niños y a las niñas en qué momento deben continuar una nueva estación de la danza. Isabel no me quiere decir su edad, porque esta tarde es más joven que nunca, a pesar de haber nacido el 31 de diciembre de 1933.

Al escuchar su voz siento que con ella cantan en su memoria también Adelaida Sánchez y Antonino Julio, sus padres. Es la cantadora de una familia de 8 hermanos. Tres de ellos son mujeres y cuatro son hombres. Es la madre de 8 hijos: tres mujeres y cuatro hombres vivos. Su octavo hijo era una joven que falleció a sus 19 años. El homenaje a Isabel Julio fue promovido por la Asociación Red  Antorchas, que dirige Arnoldo Arrieta Teherán, y agrupa a más de dos centenares de niños y niñas, jóvenes y adultos, en distintos campos del quehacer cultural, ambiental y musical. Isabel no se resiste a quedarse callada, y suelta ahora su voz al aire para continuar la fiesta en la que está involucrada desde que era una niña. En este instante, Isabel es una niña más en la Calle de las Flores, su sonrisa al borde de las lágrimas se derrama por el aire y llena de música el cielo caliente de Evita. El pueblo feliz no deja de bailar.

Evitar resuena
Evitar es un pueblo musical rico en tradiciones rítmicas y sonoras.  Hay un semillero de músicos niños y jóvenes que perpetúan la tradición cultural de Mahates. Cantadoras como Isabel Julio Sánchez, de 82 años, o Isolina León, llevan en alto la memoria música de los bullerengues y pajaritos. También la presencia de los antiguos soneros de Gamero, la música de Magín Díaz, el flautista Santiago Ospino, entre otros. Sorprende como la Asociación Red Antorchas, dirigido por Arnoldo Arrieta, ha desarrollado en los últimos años una fecunda y ejemplar tarea de formación y cultivo de la música, la danza y la defensa del medio ambiente.

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese