Indicadores económicos
2018-08-16

Dólar (TRM)
$3.046,76
Dólar, Venta
$2.805,00
Dólar, Compra
$2.705,00
Café (Libra)
US$1,31
Euro
$3.449,23
UVR, Ayer
$259,80
UVR, Hoy
$259,79
Petróleo
US$70,86

Estado del tiempo
2018-08-16

marea

Marea min.: -7 cms.

Hora: 09:43

Marea max.: 20 cms.

Hora: 17:11

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-08-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

1 - 2
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Jesús y sus múltiples facetas

Si la riqueza se mide por experiencias vividas, Jesús María Taborda Puello es multimillonario. Quizá, persiguiendo ese sueño de tener dinero, empacó maletas y se marchó a probar suerte en Estados Unidos. Allá, dice, sin saber hablar bien inglés, trabajó en una carpintería alemana, también en una fábrica de comida puertorriqueña, como taxista en Nueva York y por poco se cercena el dedo medio de la mano derecha en una máquina reveladora de rollos fotográficos de otra compañía.

Jesús había visto a sus compañeros destrabar la máquina de revelado introduciéndole un dedo, pero cuando él intentó hacerlo el carrete se destrabó solo y le cortó una pequeña parte de la extremidad. Cuando las luces del cuarto oscuro se prendieron, había sangre por todos lados. Luego de un par de trabajos más regresó a Cartagena. A su natal y amado Getsemaní, donde hoy vive en la casa materna de la Calle del Guerrero.

En ese lugar nació y se crió. Cuando era joven, su tía Victoria le repitió hasta el cansancio que debía estudiar alguna carrera técnica que ‘tuviera salida’ porque, de morir su padre, él sería responsable de sacar adelante a sus cuatro hermanos menores. A esa casona colonial getsemanicense su familia llegó en 1885. Entre primos, hermanos y tíos, allí alcanzaron a vivir hasta más de 30 personas al tiempo y ahí mismo funcionó el taller de mecánica Valdez, donde trabajaron varios de esos tíos, primos y hasta vecinos porque con el tiempo “se convirtió en una escuela en la que otros muchachos del barrio aprendieron el oficio”, recuerda.

Desde pequeño, el mismo Jesús María ayudaba en el taller para “cogerle amor al trabajo”, aunque prefirió perfilarse por estudiar contabilidad en el Sena, porque soñaba con ser millonario y verse bien, verse como los trabajadores que pasaban hacia los bancos del Centro de Cartagena. “Yo no quería estar sucio del taller, yo quería estar bien presentado, pero vamos a ver que la plata la daba era el taller y esos que pasaban para el banco estaban era ‘limpios’ (sin dinero)”, comenta.

***
Un pequeño local en el costado derecho de la parroquia Santísima Trinidad es la sede de la modesta galería Getsemaní Vivo, cuyo dueño es Jesús. Hay cuadros de arte abstracto, figurativo y surrealista, alegorías de la Cartagena colonial palpable en cada calle del Centro Histórico. El nombre se refiere a que el corazón del barrio, que es la gente misma, sigue vivo. Un día cualquiera, estando ahí, el getsemanicense Jesús María Taborda Puello comenzó a tocar su escritorio como un tambor. Y las notas celestialmente confeccionadas en su mente le dieron origen a la canción ‘Gózate mi fiesta’.

“Cartagena está de fiestaaaa...”, dice en su primer pregón, con percusión de fondo en el arreglo musical. “Al componer eso, me imaginé algo salvaje, como a unos guerreros. En la canción quise sintetizar todo lo que significan las fiestas, los actores festivos e invitar a la gente a que participe”, explica Taborda.

Además de saber de mecánica y haber estudiado contabilidad, es poeta y compositor, lleva un artista en su ser que deja escapar a ratos, de madrugadas, mientras atiende su galería de arte o mientras monta a caballo, como le sucedió alguna vez que le compuso una canción a la paz, inspirada en el profesor Gustavo Moncayo, quien en 2007 emprendió una marcha a pie desde Nariño hasta Bogotá para exigir que liberaran a su hijo secuestrado.

“Tenía que llevar un caballo desde el Centro hasta Santa Rosa. Dije: yo mismo lo llevaré. Arranqué. En el camino, el animal hizo un mal movimiento y me tocó bajarme, seguir a pie. Entonces me acordé del profesor Moncayo y comencé a componer aquella canción”, narra.

‘Cartagena está de fiesta’ fue seleccionada hace un año por el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, IPCC, como la canción de las Fiestas de la Independencia 2016. Este año, decidieron utilizar la misma canción y, por tanto, Jesús María sigue llevando la corona musical de las Fiestas.

Ser getsemanicense, conocer de primera mano la historia de su barrio, ligada a la gesta independista de La Heroica, y su innata habilidad para componer, le dieron elementos claves para armar una letra, según consideró el IPCC, “acorde al discurso que se quiere enviar y es entender las Fiestas como conmemoración de la Independencia y un proceso que significó mucho para el país”.

***
De su barrio, Jesús María ha sido presidente de la Junta de Acción Comunal, un líder activo, pero más que todo un importante gestor cultural. Quince años atrás, ver que muchos getsemanicenses eran apáticos cabildo de Getsemaní, lo motivó a sonsacar a la gente para participar del desfile.

“Con ropa vieja armé unos disfraces de piratas, que era lo más fácil. El problema es que después de animar a todo el mundo, a mí me dio pena salir. No quería salir de mi casa. Sentía que ya estaba muy viejo para andar disfrazándome, tenía más de 40 años. Yo decía: ‘voy a esperar a ver si se van’. Pero al final salí, me sirvieron un trago de ron y me animé”, rememora.

Desde entonces, cada año se mete en los zapatos de algún personaje para desfilar en las Fiestas de la Independencia. Ha sido Simón Bolívar, inquisidor, San Pedro Claver, Rey Momo y Rey León, premiado por el IPCC en 2015.

“La primera vez que fuimos al Carnaval de Barranquilla, íbamos la India Catalina, Blas de Lezo, Simón Bolívar y nos faltaba el personaje de esclavo. El taxista que nos llevó era bastante moreno, le dijimos que si quería acompañarnos en el desfile y él aceptó”, afirma, entre risas. Antes de irse a Estados Unidos, Jesús María daba clases de guitarra, en Bocagrande, a hijos de trabajadores de la Armada.

Hace algunos años se encontró a Héctor Villamizar, uno de sus alumnos, que siguió el camino de la música y fue a estudiar a España. Héctor fue uno de los invitados al festival de boleros de Getsemaní, que organiza Jesús María desde hace 13 años.
***
Me marcho de la galería de ‘Chucho’, como lo llaman los más allegados y vecinos del barrio, pero parece que todavía le faltan decenas de anécdotas por contar y es que es un hombre rico en experiencias que vale la pena conocer.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

excelente persona, tipo

excelente persona, tipo alegre, echado pa lante, felicidades viejo chucho.

Todo Un Personaje.....

Maravillosa persona, con una sencillez y calidez humana propia de la gente getsemanicense, vive con pasión su arte y contagia a todos de su alegría, algo que me asombrar en él es hacer caso omiso a los obstáculos para lograr sus propósitos como el mantener viva las tradiciones. Que bueno resaltar personales como Jesu. El Carnaval de B/quilla fue una excelente experiencia Jaaaaa¡¡¡¡

El man

El viejo Chucho, ese man es un bacán. El mas Cartagenero y Getsemanicense de todos, conversar con él es un honor.