Indicadores económicos
2018-07-21

Dólar (TRM)
$2.883,81
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,31
Euro
$3.341,75
UVR, Ayer
$259,47
UVR, Hoy
$259,47
Petróleo
US$73,07

Estado del tiempo
2018-07-22

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 13:05

Marea max.: 21 cms.

Hora: 21:36

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-07-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Judith Carvajal, el servicio que se vuelve pasión

Si de algo está convencida Judith Carvajal de Álvarez es de que la vocación de voluntaria en ella siempre ha sido una pasión. Por eso no siente ningún remordimiento por haber dedicado, en cuerpo y alma, 47 años de su vida a la Cruz Roja, específicamente a la Seccional Bolívar.

La mujer de impecable imagen considera a ese organismo como una escuela de formación en valores, en derechos humanos, solidaridad, responsabilidad social, amor al prójimo, pero, sobre todo, en servicio. Y eso es lo que más la mueve a seguir trabajando.

Odontóloga de profesión, la flamante presidenta de ese organismo de socorro en Bolívar se emociona cuando habla no solo de sus logros personales al frente de esa institución, sino de las satisfacciones que ese trabajo le ha dado en la vida. De la capacidad de reacción de todo el cuerpo de voluntarios y socorristas en tragedias como la de Mocoa, en Putumayo. También se le hincha el pecho de orgullo porque sabe que esa institución sigue con su imagen incólume, como un organismo serio y confiable, y ello lo demuestra la respuesta de la comunidad cuando se sabe que es la Cruz Roja la que encabeza campañas humanitarias para ayudar a los más desvalidos en catástrofes.

Además de dirigir la institución en Bolívar, cargo en el que lleva 12 años, es la vicepresidenta nacional de la institución desde hace ocho años. También fue presidenta nacional del voluntariado de la Damas Grises.

Y ahora, si bien no quiere hablar de su designación como candidata a ocupar la presidencia nacional, no se puede soslayar ese hecho. Y es que con esa elección este año en la Cruz Roja de Colombia se romperán varios paradigmas.

El primero, y más importante, es que por primera vez en los 101 años que ese organismo lleva funcionando en el país, la presidencia será ocupada por una mujer, ya que además de ella la otra candidata es una barranquillera (ya se cerraron las inscripciones), lo que ayudará a fortalecer la equidad de género y dar liderazgo a la mujer, reconocida como honesta, transparente y responsable cuando le corresponde ocupar posiciones directivas.

Otro paradigma es que por primera vez ese cargo será desempeñado por un costeño, o una costeña, para ser más precisos en este caso.

Pese a que no quiere profundizar en ese tema, no pudo dejar de contestar la pregunta sobre por qué decidió aspirar a tan alta distinción, la cual, de ganar la elección el próximo 27 de abril, la alejaría de la seccional Bolívar porque ya tendría que trabajar por igual en las 32 seccionales de Colombia.

La trayectoria y el legado conseguido a través de 47 años ininterrumpidos de labores la hacen merecedora de esa y otras distinciones. Sin embargo, con o sin ese cargo quiere seguir llevando  el trabajo voluntario a la posición más alta dentro de esa institución. De lo que sí está segura es de que ese sería un nuevo reto en su carrera. Pero o quiere profundizar en ese tema. Solo quiere que se resalten los avances que en servicio y ayuda humanitaria tiene la Cruz Roja Seccional Bolívar,  para que la comunidad sepa que cuentan con una entidad fuerte y dispuesta a servir cuando lo requiera.

Por eso a Judith Carvajal de Álvarez, quien este año celebra 50 años de casada, le emociona contar todos los proyectos adelantados y por adelantar en la sede del organismo, que queda en el barrio España de Cartagena, donde funciona desde hace 94 años cuando se fundó la seccional, así como en las diferentes unidades municipales del departamento: Magangué, Zambrano, San Juan Nepomuceno y El Carmen de Bolívar.  Hoy, tienen 200 voluntarios de base entre Damas Grises, socorristas y juveniles. “La Cruz Roja tiene un voluntariado fuerte, interdisciplinario, conformado por personas responsables, con vocación de servicio e intachables como seres humanos. Esa es nuestra fortaleza”, dice.

Proyectos, sueños por cumplir
Son muchos los proyectos por adelantar. Judith resalta que en la sede de Magangué se construirá un gran centro humanitario, financiado con aportes de la Gobernación de Bolívar y la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo, que beneficiará a siete seccionales: Bolívar, Antioquia, Santander, Sucre, Córdoba, Magdalena y Cesar. Ese centro será una especie de bodega estratégica que ayudará en un momento dado de emergencia.

También destaca los programas de formación técnico laboral que desarrollan, y dirigidos a población de estratos 1 y 2, a través de los cuales han capacitado y graduado, en los últimos cinco años,  a más de 600 estudiantes en Cartagena.

Igual recuerda que la Cruz Roja es líder en el fomento de hábitos de vida saludables y en la cultura de donación de sangre. Es el primer hemocentro de la Costa Caribe colombiana, donde se tiene tecnología de punta para ser uno de los distribuidores de sangre segura en la región. Tienen una tasa de 12.000 donantes anuales, lo que  permitido distribuir hemocomponentes y contribuir al cuidado de pacientes con enfermedades hematológicas.

Dice que su capacidad para ser voluntaria la aprendió desde muy niña en su casa materna y eso mismo le ha inculcado a sus tres hijos, uno de los cuales también es voluntario.

Se siente satisfecha cuando observa cómo a través de la Cruz Roja muchas personas han cambiado su vida, bien sea a través de los programas humanitarios como de los académicos y formación. “Haber ayudado a más de 2.500 mujeres que después se regaron por todo el país como Damas Grises es una satisfacción que no la iguala nada”, dice la mujer que como una prueba más del entrañable amor que le tiene a esa institución, y a pesar de siempre tener una impecable vestimenta y un cuidadoso peinado, prefirió que las fotografías para acompañar este artículo se les hicieran en las oficinas de la Cruz Roja para “ponerse el chaleco” que la identifica como integrante de ese organismo de socorro. “Nuestra imagen institucional es sagrada y ser voluntaria es mi vida”, dice, arreglándose un mechón de cabello que amenazaba con salirse de su lugar.

DATO
Por primera vez en los 101 años que ese organismo lleva funcionando en el país, la presidencia será ocupada por una mujer, ya que además de ella la otra candidata es una barranquillera.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese