Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Karolina Tache diseña en grande

-A A +A
 

La cartagenera Karolina Tacher Jorge, de 26 años, se convirtió en una destacada y sofisticada diseñadora de tallas grandes.

Todo empezó en plena adolescencia, cuando tenía que usar ropa de mujer adulta, se ponía lo primero que encontraba en el clóset de su mamá, hasta que optó por mandar a hacer su ropa. Sentirse excluida del mercado fue el inicio de su aventura profesional y artística.

Karolina solía encontrar soluciones eventuales a las batallas con su cuerpo, pero estas volvían como un demonio a recordarle que era insegura, miedosa y hasta fracasada.

El mundo desconocía las luchas de Karolina, que son las de cualquier mujer pasada de kilos. Vivió mucho tiempo inconforme con su peso y durante toda su juventud le preguntó a gritos a la vida: “¿por qué a mí?, ¿por qué tuve yo que ser la gorda?”. Sufrió desequilibrios alimenticios, emocionales e hizo dietas de todo tipo.

***
Usa blusa y pantalón negro, encima un cardigan colorido y labial vino tinto; deja ver a una mujer descomplicada pero a la vez muy atenta a su look. Es como si ese descomplique fuese a propósito porque sabe que todo el tiempo debe lucirse. Prefiere pasar desapercibida.

Al sentarme a conversar con ella en la sala de su casa, en el barrio Zaragocilla, donde todo es blanco, excepto los vidrios de las dos mesas de la sala, descubro a un ser interesante y ejemplar para esta faceta dominical.

Karolina  tiene la voz grave y contundente. Dice que despierta y se acuesta soñando con innovar, con reinventarse a diario. Su noble pasión de crear para vestir a otras, se forjaron en la Universidad Autónoma del Caribe, en Barranquilla, donde estudió diseño de modas.

Un cinturón inspirado en la afrocolombianidad, en el que mezclaba texturas, recamado, shakiras y la cara de una morena típica del Caribe, cautivó sus maestros y compañeros al final de su primer semestre, en la muestra Nuevos talentos, creada por la universidad. La acogida también sirvió para que ella misma se convenciera del talento que tenía y comenzara a explotarlo.

Desde entonces, al terminar cada corte, lo que más esperaban los espectadores era la innovación de la diseñadora.

“Me di cuenta de que cada semestre asumía con más compromiso el diseño que me tocara porque la gente esperaba mucho de mí y no podía defraudar a nadie. Ponía a correr a toda mi familia para que me ayudara. Hacía prendas relacionadas con proteger el medio ambiente y requerían de muchísima dedicación”, comenta.

El tercer semestre participó en Mobe Santa Marta (2012), un desfile profesional en el que mostró una pasarela de unos seis trajes. Con cada semestre sumaba un logro, hasta que llegó su tesis y Karolina se tuvo que enfrentar con ella misma.

“Cuando comencé la tesis me enfrenté conmigo misma. No quería hacer nada que tuviera que ver con mis complejos. Siempre pensé que mi peso me limitaba en tantas cosas y que no me ayudaría a conseguir trabajo. Nunca se me hubiera ocurrido hacer la tesis en ese tema, pero casualmente la compañera con la que hice el trabajo de grado también estaba pasada de peso y decidimos vencer nuestros miedos y diseñar ropa para personas obesas, como yo”, cuenta.

Ahí empezó  Karolina a crear por encima de sus esquemas mentales. Diseñar la hacía entrar en un mundo inexplorado donde la creatividad vencía el miedo y la inseguridad. Donde los resultados eran aplausos y felicitaciones y donde finalmente decía: para esto nací... es como si se hubiera encontrado a su media naranja.

Para ella fue un nuevo comienzo, un planeta de ideas y tanto por conquistar.

LO INESPERADO
Su madre, su amiga, su eterna compañera, la que trasnochaba con ella para recamar cualquier falda o blusa, y que la animaba para que hiciera todo excelente, Vivian, sufrió una enfermedad que la llevó a la muerte…y Karo, como ella le decía, cayó otra vez al pozo de la tristeza.

“Por mucho tiempo me resentí con Dios porque se la había llevado, le preguntaba por qué me había arrebatado lo que más quería, mi ayuda, quien también se había redescubierto en el mundo del diseño mientras me ayudaba…pero tiempo después entendí que ella se tuvo que sacrificar para que yo aprendiera lo que era la vida en verdad. Y para que empezara a caminar hacia mis sueños de la mano de Dios”, relata.

Tesis de grado en cinco y sin nada ni nadie que la detuvieran en Cartagena, la condujeron a la capital de la moda en Colombia: Medellín. Se fue a buscar oportunidades de trabajo y en tres meses no encontró nada. Lo único que tenía era colección de tallas grandes que hizo para su tesis...y ese fue su todo.

Le escribió a la exitosa modelo y bloguera de tallas grandes en esa ciudad, Marcela McCausland, quien aceptó modelar su ropa y desde entonces a Karolina le llegaban en promedio cincuenta mensajes diarios de personas que le preguntaban dónde podían comprar su ropa. Era una colección fresca, de jeans, blusas y vestidos muy parecidos al carácter tranquilo de Karo.

“Eso fue en octubre de 2014 y yo sin un peso para sacar una colección le decía a la gente: en abril de 2015 sale. Yo me decía: ‘no sé dónde voy a conseguir pero algo resuelvo’. Una prima fue mi socia capitalista y otra administraba, y así lancé la página en mayo del año pasado. Desde entonces no hemos parado de trabajar”, comenta. 

Es modesta. Ha sido un “hit” en esa ciudad, en Colombia y Latinoamérica. Sus diseños los han citado grandes revistas de “Plus Size”, como la “Plus Model Magazine” y cada vez son más las mujeres que se suman a lucir sus creaciones. Tanto, que ya no solo hace tallas grandes sino regulares.

Un metro sesenta y ocho de estatura y ciento quince kilos de peso no definen a Karolina Tache Jorge (11 de diciembre de 1989). Hoy, con autonomía y valor, la cartagenera dice que no se arrepiente de nada en la vida. No cambiaría ni un instante. Si se le apareciera un genio con su lámpara le pediría viajar por el mundo, tener un restaurante que lleve su nombre y lo más importante, un esposo e hijos.

Mientras se cumplen los deseos, esta hermosa trigueña sabe que es más que un cuerpo y una cara y se sumerge en su labor de contemplar lo que hace, de volver a nacer cada día en el planeta del diseño. Hoy más que nunca disfruta del significado de su nombre: Dinámica, llena de coraje, versátil, seductora y amante de la vida y sus placeres.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63910 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese