Indicadores económicos
2017-02-24

Dólar (TRM)
$2.871,67
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.036,21
UVR, Ayer
$244,30
UVR, Hoy
$244,39
Petróleo
US$54,45

Estado del tiempo
2017-02-24

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 02:13

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:41

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
S/M

Kenneth Polo busca un nuevo corazón

-A A +A
 

Necesita un corazón. Es urgente.

“El 29 de enero pasado me lo dijeron: mi corazón no sirve. Tengo 30 años, dos hijas pequeñas y una insuficiencia cardiaca severa. Estoy vivo porque tomo 18 pastillas al día y duermo con un tanque de oxígeno”, dice.

Ese que habla, el de las comillas, es Kenneth Roberto Polo Gómez, el protagonista de esta página...pero bien podría ser yo...o usted. Recuerde que somos simples y frágiles mortales y vaya calzándose los zapatos de Kenneth.

Ya me habían hablado del muchacho, pero conocerlo, así sea por teléfono, fue una rara mezcla de sentimientos, extremadamente rara. Fue tristeza  y admiración infinita a la vez. Ese nudo en la garganta, apretado y enorme, difícil de tragar. Esa convicción de que todo saldrá bien...tiene que salir bien.

—Nací en Cartagena el siete de octubre del 85 en la Clínica  24 horas de Canapote. A los veinte días  empezaron los problemas: tuve muerte súbita, los médicos pudieron reanimarme— cuenta.

¿Y yo? Yo solo puedo callar. Quedo sin aliento algunos segundos y me reincorporo, es que la entrevista debe seguir.

—Miércoles, ¿ cómo fue tu infancia?— pregunto.

—Normal. Bueno, lo que recuerdo es que jugaba y me agitaba y mi hermano me sentaba. Mis  amigos me cuidaban. Mis papás me llevaron a cuanto médico había y me sometieron a cuanto examen pudieron en clínicas de Barranquilla, Medellín y Bucaramanga. Me diagnosticaron insuficiencia mitral severa.

“Un día, cuando tenía 15 años sufrí un síncope, es decir, me desmayé y me llevaron a la clínica, pero todavía no se manifestaba nada  —continúa Kenner—. Iba a control cada seis meses. Sabíamos que algo andaba mal, pero pensábamos que mi corazón aguantaría muchos años más. Creímos que lo que me está pasando iba a ocurrir cuando yo tuviera sesenta o setenta años, pero no. Tengo treinta y mi vida depende del trasplante”, cuenta. Y vuelve el nudo en la garganta. Pensé que me lo había tragado...nada.

Después de ese sábado...
El sábado 26 de diciembre de 2015, dos días después de Navidad, comenzó lo peor...sí, hay algo peor. El corazón de Kenneth comenzó a acelerarse como loco. Era una taquicardia triple frenética: la frecuencia cardíaca normal en un adulto oscila entre 60 y 90 pulsaciones por minuto, bueno, el “mango” de Kenneth latía a 185 veces en el mismo lapso. Su corazón latía tan fuerte que el suéter se sacudía, lo dice su papá, Warner.

“Me estaba dando un infarto y no me había dado cuenta, por fortuna, me estabilizaron. Dos días después volví a consultar por molestias en el estómago. Vamos a ver que los males de mi corazón empezaron a reflejarse en el estómago e intestinos y tuvieron que hospitalizarme. El 5 de enero llegué a Bogotá con mis papás para quedarme en la Clínica Shaio y acá estoy con mi  mamá, Yojaira. El 29 de enero, luego de cinco juntas médicas, diagnosticaron que mi corazón ya...literalmente ya no sirve y la única opción es el trasplante. Hay que esperar”, explica.

—¿Cómo fue ese 29 de enero?— replico. Hay un silencio incómodo.

“Ay, fue muy duro -suspira Kenneth-. Fue muy duro, muy duro. Fue la frustración, la impotencia de no poder hacer más que esperar y depender de otra persona. Que me den un corazón nuevo implica que otra persona debe morir y eso me deprimía. Me sentía muy mal. Mi mamá y mi papá lloraban mucho  porque hace dos meses estaba bien y nos cambió la vida de un día para otro”.

—¿Qué es fe?

“Es creer en algo que no se ve pero es verdadero”.

—¿Dios existe?

“No creo que Dios existe, sé que existe. Mi fe es ciega”.

—¿Qué es la felicidad?

“Mis hijas, Isabel Sofía (7) y Keysha (2)”.

—¿Y el miedo?

“El miedo...el miedo es a todo. A no levantarme de esa cama, a que no aparezca el donante”.

***

Y estas, las últimas preguntas, van para usted señor lector.

¿Qué es un superhéroe? ¿Por qué no salvar 55 vidas y convertirse en uno después de morir?

¿Sabía que una sola persona puede donar 55 órganos y tejidos? ¿No? En Colombia es casi un tabú. El “archienemigo” aquí es la ignorancia.

 

DATOS:

30 años es la edad Kenneth. Tiene dos hijas pequeñas y se mudó a Bogotá en enero para ser hospitalizado. Antes de la crisis, en diciembre, trabajaba como asesor comercial en una EPS.

1.046 trasplantes que beneficiaron al mismo número de receptores se hicieron en 2014, según el Ministerio de Salud. La lista de espera a 31 de diciembre de ese año se era de 2.179 pacientes.

El órgano por el que más esperaban hasta junio de 2015 en Colombia eran el riñón, con 2.266 pacientes; el hígado, con 104; corazón, con 28; pulmón, 14; páncreas, 11 e intestino, dos.

PARA DONAR:

Además de informar a sus familiares, la persona que quiera donar órganos y tejidos puede manifestar su voluntad adquiriendo el carné único nacional de donantes, que se tramita a través de la página web del Instituto Nacional de Salud, www.ins.gov.co, ingresando al link de “trámites y servicios”.

Notas recomendadas
2410 fotos
67497 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese