Indicadores económicos
2018-10-20

Dólar (TRM)
$3.079,88
Dólar, Venta
$2.817,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.532,62
UVR, Ayer
$259,83
UVR, Hoy
$259,84
Petróleo
US$79,81

Estado del tiempo
2018-10-20

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 02:34

Marea max.: 17 cms.

Hora: 19:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-10-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

La historia del viejo “Mainero”

El viejo edificio sucumbe en el olvido del tiempo, y guarda memorias de amores y aventuras empresariales. Es el edificio Mainero.

Al ver su fachada gris es difícil imaginar que construirlo costó 400 mil pesos en los años 50. Así lo calcula el arquitecto Víctor Mainero Solaro, que se encargó de dirigir esta obra encomendado por su hermano Manuel, su propietario.

El edificio Juan B. Mainero y T., se erigió en la avenida Luis Carlos López, en Getsemaní, donde existía un local comercial. Hacia el año 1953 empezó la cimentación de este inmueble que se extiende hasta la Calle de las Tortugas.

“Antes no se usaban las máquinas grandes que traen el concreto, ni los tubos que ponen en los edificios para llevar el cemento hasta allá arriba, era con una maquina pequeñita, que hacía medio saco de cemento por vez. Había 50 tipos, cada uno con un tanquecito... llenaban el tanque, se lo echaban al hombro y subían por unas escaleras de palito. Y se usaba la arena del mar para construir”, recuerda el arquitecto de 88 años.

Así, concluyó la obra en el año 1955, a pocos metros de donde estaba en ese entonces el monumento a las Botas Viejas. “En realidad el edificio no era tan lujoso. En aquella época, las personas de mucho dinero vivían en Manga, en Pie de la Popa y en otras partes, así que el edificio era para gente modesta, pero los apartamentos sí eran muy bonitos y grandes, y mi hermano los arrendaba. Está el primer piso, los tres siguientes tienen balcones y arriba hay un altillo, allí hay un apartamento que yo había hecho para vivir ahí pero nunca me mudé para allá. El ascensor funcionó durante varios años, no era muy grande, era de los viejitos”, agrega Mainero Solaro.

¿De dónde viene el nombre?
El nombre fue puesto en honor a su tío, Juan Bautista Mainero y Trucco, un empresario italiano que llegó a Cartagena a mediados del siglo XIX, donde su tío materno, el comerciante Juan Trucco Lanfranco, se había establecido desde 1805.

En el libro ‘Empresarios colombianos del siglo XIX’, su autor, Luis Fernando Molina Londoño, muestra una amplia biografía sobre este inmigrante que, aunque estuvo radicado en el país por más de setenta años, sin adquirir la nacionalidad colombiana, influyó en la historia social y económica de la Costa Caribe colombiana, Antioquia y Chocó.

“Una vez instalado, J. B. Mainero se matriculó en el colegio Araújo y simultáneamente trabajó en los establecimientos comerciales de su tío Juan Trucco, quien se convirtió en su mejor maestro en el mundo de los negocios y sus almacenes en la mejor escuela. Trucco fue después, el financista de su primera aventura comercial... Mainero trabajó con constancia desde su llegada a Colombia; así pudo formar un modesto capital en los almacenes que acreditó y consolidó rápidamente en Cartagena. A partir del decenio de 1850 expandió la frontera de sus negocios a Panamá, Chocó y Antioquia”.

La compraventa de edificios en ruinas, casas y lotes, la hotelería, los espectáculos teatrales, el comercio, las construcción de edificios, el remate de las rentas de licores y del degüello de ganado, fueron los negocios de Mainero y Trucco entre 1870 y 1918, de acuerdo con las investigaciones de Molina Londoño. Asimismo, que sus propiedades ocupaban aproximadamente tres cuartas partes de la superficie construida de la ciudad, entre finales del siglo XIX y principios del XX. Todo esto, según el autor, influyó en el cambio de la decadente apariencia urbana de Cartagena, pues el empresario compraba edificios en ruinas para luego repararlos y alquilarlos.

También destaca la extensión de sus propiedades y resalta, entre ellos, la ‘Casa Económica’, conocida popularmente como el ‘Corralón de Mainero’, de unos 3.600 metros cuadrados, distribuidos en 120 habitaciones, que arrendaba a personas de bajos recursos. Esta quedaba en la Calle del Espinal, en el mismo punto del frustrado Parque de la Comida Caribeña, hoy convertido en una estación de la Policía Comunitaria.

A pesar de todos sus negocios, se dice que la inversión más rentable de Mainero fue la compra de acciones en la mina de veta de oro y plata de El Zancudo, la empresa más grande del país para el siglo XIX, fundada por varios mineros en Medellín, Antioquia. Se vinculó en los negocios de vías y comunicaciones y en 1880 fundó el Banco de Cartagena, del cual era accionista mayoritario, que quebró y desapareció luego de su muerte en 1918.

Edificio Juan B. Mainero
Razones tenían sus sobrinos para bautizar con su nombre esta edificación. Manuel Mainero Solaro no dudó en mandar a hacer una placa y ponerla en la recepción, arriba de la puerta del ascensor.

Cuenta Víctor Mainero que el edificio funcionó hasta hace más de 20 años, cuando falleció su hermano Manuel. “Cuando él murió, le quedó a mis sobrinos y ellos lo vendieron a los dos o tres años, pero después no sé qué pasó”.

62 años después de haber funcionado por primera vez, está tan deslucido bajo la penumbra de sus paredes sin pintar, que parece haber perdido su gracia con el tiempo. Su fachada luce desgastada y su vejez prematura es inconcebible ante la antigüedad de las casas coloniales y republicanas que se mantienen en pie en Cartagena. Seguramente, como dice el arquitecto Mainero Solaro, se debe a la salinidad, pues reitera que, además, el edificio fue construido con arena del mar (como muchos otros en la ciudad).

A la entrada, tras unas rejas que se resisten a perder su color negro, emana un olor fétido casi intolerable. Las baldosas verdes poco se perciben en la oscuridad del lugar. El ascensor no funciona y el camino por las escaleras se torna algo misterioso. El segundo piso está un poco sucio pero mientras se avanza el aparente deterioro va quedando atrás.

Allí, ahora viven unas 25 familias que, contrario al fin del edificio en sus inicios, no pagan por habitarlo sino que invadieron “por necesidad” hace más 12 años, un espacio que, afirman, fue “abandonado” por unos nuevos dueños que juran no conocer.

DATO:

Hace unos días, el concejal Jorge Useche se refirió a los hechos relacionados con la orden de la inspectora de Policía de la Unidad Comunera de Gobierno No. 1, Amalia Jaspe Prens, quien emitió la resolución 0013, que declara que el edificio Juan B. Mainero se encuentra en situación de ruina y peligro de desplome, y que debe ser desalojado. Pidió al Distrito que ampare a las familias que viven allí y que sean tenidas en cuenta las reparaciones que esas personas han realizado, así como los conceptos de dos ingenieros estructurales, quienes “coinciden en que para establecer el actual estado de ruina de la edificación es necesario realizar las pruebas técnico científicas de vulnerabilidad de que trata el artículo 8 del Decreto Nacional 1469 de 2010, por el cual se reglamentan las disposiciones relativas a las licencias urbanísticas”.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

edificio Mainero

El edificio fue vendido a QUIÉN?
En el artículo no se dice quien es el propietario, en consecuencia quienes allí viven deben ser sus dueños.
Doctor Osorio: Usted sí debe saber quién es el propietario, por qué no ayuda a Julie, con ese dato?
Al sancocho le falta la carne, el ñame y mucha verdura.

aclaracion

Parece que el edificio lo compro guillermo ramirez, el dueño de megatienda que tiene varias propiedades entre esa esta la megatienda del barrio el socorro que nadie sabe como adquirio el lote donde funciona ya que ese lote era de la comunidad del socorro