Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La musa recuerda a Joe Arroyo

-A A +A
 

La casa de Joe Arroyo está llena de recuerdos. Hasta el silencio está invadido de su música. No hay ningún rincón de la casa  que no evoque un objeto, un gesto, una voz, un silencio del músico insomne que se asomaba a la ventana, a ver la noche y el amanecer.
La casa que está en la carrera 38 con calle 80, nomenclatura 80B-66 en Barranquilla, será dentro de poco la Casa Museo Joe Arroyo, que albergará más de 5 mil fotografías, sus discos de oro, sus condecoraciones, las vestimentas luminosas de sus conciertos, las claves, las gorras, las grabaciones en cassettes, las cartas, los manuscritos de las composiciones, las publicaciones en periódicos y revistas del mundo, las entrevistas televisivas, los conciertos filmados, los 18 Congos de Oro y dos Super Congos de Oro, y el banquito sencillo y elemental de madera sin pintar en el que el músico se subía por las noches y madrugadas para asomarse por su ventana. Esa casa donde el músico vivió con su segunda esposa Mary Luz Alonso, durante veinte años, junto a sus dos hijas Nayalibe y Eykol Arroyo Alonso,  se convertirá dentro de poco en la Casa Museo Joe Arroyo.
“La casa museo es uno de los proyectos de la Fundación Jose Arroyo, que no se limitará a promover  y conservar el legado musical de nuestro padre, más de trescientas canciones grabadas y otras que no lograron comercializarse”, me dice Eykol Arroyo Alonso, en este viernes, tres días después de cumplirse cinco años de la muerte de su padre Joe Arroyo.
Mary Luz, barranquillera nacida el 28 de agosto de 1966,  define en esta tarde a Joe Arroyo como “un artista genial y un inmenso soñador. Era un hombre muy humilde, no atesorada rencor, no envidiaba a nadie, se alegraba del triunfo de los demás. Era muy tímido, noble, fantasioso, dócil, a veces muy débil, se reconciliaba con la gente con la que había discutido. En el dolor, no podía cantar las canciones que nos recordaba nuestra unión, el que me dedicó Mi Mary y dos más, prácticamente se bloqueaba, se iba en lágrimas”. Mary, una de sus musas esenciales, lo vio dos días antes de entrar a cuidados intensivos en la clínica Asunción. “Alcanzamos a decirnos cuánto habíamos sufrido al separarnos y cómo ninguno de los dos había superado esta separación. Se le salieron las lágrimas. Me dijo que me amaba. Esto no me lo estoy inventando. Nuestra hija Tato grabó esas palabras”.
“ Cada día descubro canciones de mi padre como si las escuchara por por primera vez, algunas de ellas que no fueron comercializadas como Flores silvestres, con un estio precioso y versatilizado.Esa canción tiene un estilo distinto, un formato cercano al rock. Diría que hay muchas canciones bellas que la gente desconoce y que pudieran superar incluso a las que se comercializaron”, confiesa Eykol, quien dirige la Fundación Joe Arroyo,  junto a su hermana Nayalibe, que es Comunicadora Social.
“Mi padre era un ser sensible, cariñoso, bohemio, amigable y familiar. Nos llevaba a todos sus conciertos. Dos veces perdí el 8 Grado del bachillerato y mi hermana dos veces el 7 Grado, por acompañarlo a sus giras.  Nuestros mejores recuerdos de vacaciones fueron en Cartagena, y allá vamos siempre. Mi padre amó a su ciudad natal, pero fue Barranquilla la ciudad que ha vivido la Joemanía, lo que no quiere decir, que Cartagena forme parte de estos proyectos que se ejecutan en Barranquilla, como es el la Casa Museo Joe Arroyo. Mucha gente puede colaborar con esta iniciativa. La propuesta  está lista por nuestra parte pero falta la parte financiera, para que ese museo sea una realidad. Se requiere del apoyo de la empresa privada. La Alcaldía de Barranquilla ha expresado su apoyo a este museo y a las  actividades de la Fundación Joe Arroyo. La gente dice: “Esto tiene que salir”. Barranquilla fue siempre una locura con Joe. Pero Cartagena tiene que integrarse al legado musical de mi padre. Queremos llevar la extensión de nuestros proyectos, como la exposición Joe Vive a Cartagena”.
“Puedo recorrer todos los objetos de la casa y sentir a Joe en todos los instantes en que permaneció con nosotros, como si aún estuviera a punto de asomarse a la ventana, en ese banquito infantil y sin pintar, que es una de las reliquias que más me despiertan recuerdos”, me dice Mary Luz, con una voz dulce, ronca y enternecida, cercana a las lágrimas.
“Joe era un hombre con una inteligencia fuera de serie. Podía adivinar cuándo pasaba bajo esa ventana aquella mujer delgada y con tacones rojos, al que ella llamaba simplemente La Flaca, y que salía por las noches a rebuscarse, y Joe conocía el sonido de sus tacones. “La Flaca no ha pasado”, decía de pronto, y cuando la veía pasar le decía lo mismo: “Muchacha, cuídate”, y al regresar al amanecer, Joe volvía a preguntarle ¿Cómo te fue? Y ella respondía “Me fue barro”, y entonces Joe bajaba y abría la puerta  y buscaba algún dinero para compartirle. Era su amiga. Muchas veces, lo vi conversar con dos hombres que vivían en la calle, y Joe era cariñoso con todos los seres humanos. Y cuando La Flaca dejaba de pasar, se preocupaba: ¿Qué le habrá pasado a La Flaca? Era un niño asomado a la ventana. Se subía al banquito para tener una panorámica iluminada de la noche barranquillera.  Ahora pienso que él encontraba motivos para sus canciones en los seres de la calle. Allí está todo, las vivencias, las historias”.
 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64104 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese