Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

La nana de tres generaciones

“Nací en 1923, saque la cuenta”, dice Tata.

“94 años mija”, me dice María del Pilar Barrios, con quien vive en Las Acacias.

La nana se ríe. “Nombe... que va ¡eso es mucho!”.

La llaman Gacho, y también Tata y su nombre es Graciela Bolaños.

Su afro ya está completamente blanco. Tiene la mirada alegre y con ella esconde esos 94 años en este mundo.

Mientras María del Pilar le aplica un poco de labial para la sesión de fotos, se siente apenada.

Dice que no recuerda cómo empezó a trabajar con la familia, no recuerda el año, sólo recuerda que al llegar, la primera hija de los Vélez Naar tenía 10 meses. “Eugenia”, explica.

Ha sido por tres generaciones la fiel nana de la familia Vélez. Primero con los Vélez Naar, luego con los Hoyos Vélez y ahora con los integrantes Vélez Barrios.
“¿Gacho?, ella es una abuelita para mí y una guerrera porque con esa enfermedad no todo el mundo puede levantarse. Amorosa, porque me tiene mucha paciencia”, la define Sebastián Vélez, de 15 años.

A María del Pilar, Tata la llama “niña Mapi”. Ella a su vez, la describe como un todo para sus hijos.

“Eso sí, no es alcahueta porque cuando están mis hijos solos, yo le digo que a los cuartos no me deje entrar a las mujeres. Ella no las deja entrar”, dice Mapi y Gacho se muere de la risa.
Hace unos años, Tata tuvo una isquemia. Ahora, recuperada, puede verse “desde la Rosa de Guadalupe hasta todas las novelas que le siguen después de esa”.
A falta de hijos propios, crió a los pequeños Vélez tratándolos como si hubieran salido de sus entrañas. Como nana, debía acompañar a sus ahijados y velar por lo que necesitaran. Si ellos se dormían, ella estaba ahí con ellos, aunque no fuera necesario y aunque le dijeran, “Tata ve a acostarte”.

Toda una vida a su lado
Nació en Cartagena y desde muy niña la vida la golpeó. Cuando tenía 4 años, su madre que vivía en Turbo con “un hombre” como lo llama, falleció por lo cual la trajeron de vuelta y se hicieron cargo de ella unos amorosos familiares. De su papá sólo recuerda una despedida con beso en la mejilla.

Ser nana ya no es un oficio, es su vida y las experiencias las atesora en un álbum de fotos. Aunque tiene familiares que la aprecian y la visitan, prefiere estar con quienes ha pasado casi el total de sus años.

Su primer jefe “el abuelito de ellos”, dice apuntando hacia la casa, “era lo más bueno que había en este mundo. Fue magnífico trabajar para él”.

Cuidando de la familia Vélez ha vivido en diversos lugares. “En Estados Unidos fue perfecto”, dice a voz bajita. Luego ríe… “y casi me voy para Brasil pero le dije a la señora que yo hasta allá no llegaba porque ese idioma sí no lo entendía”

Siendo muy joven se le diagnosticó un fibroma, por lo cual no pudo tener hijos, sin embargo, confiesa que si así lo quiso Dios fue por algo. “¿Qué tal que me hubiera pasado como a mi mamá, que le fue tan mal con los hombres?”, se pregunta.

                (...)
“Conmigo tiene 19 años”, explica María del Pilar, y “con mis cuñadas permaneció 65”.

Aunque quiso ser maestra, qué más alumnos que los bebés que ha visto crecer y que aún al verla mueren de amor y atenciones hacia ella. 

“Creo que he tenido ¿cómo se dice?, la paciencia, el modo de ser. A los niños hay que tratarlos con mucho cariño y amor. Y ninguno salió rebelde, ellos van creciendo y van siendo lo mismo conmigo. Todos, todavía me quieren”. 

Y esa es su más grande fortuna.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Muy raro

Yo conozco un Vélez Trujillo...menos mal q por lo leído a estos no les tocó criar y es notorio...un tal Dussan, ex candidato, lacra, vicioso en su tiempo, bruto, solo pudo estudiar en la U de su padre, pasó por todos los colegios de Cartagena y de todos lo echaban....que desgracia hubiera sido ser nana de esta basura de individuo. Este es hermano de Dionisio, otro alcalducho más de esta ciudad.

aclaracion

Mi pregunta es la pensionaron

Todavia la tienen trabajando???

Con 95 años y todavia la tienen trabajando....?? por favor!!
de seguro nunca reclamó su pensión, (ahh no, es que es que ella es como de la familia, dirán los Velez )
y sacando este articulo quedaran en paz con DIOS

lindo

pero.... le han pagado los aportes de salud y pensión como lo establece la ley? Ya tiene pensión?

El vivo ejemplo de la esclavitud moderna

Le hacen creer que hace parte de la familia, sin ninguna prestación social ni sueldos,( Solo la comida y alguna medicina comprada en farmacia) esto es muy común en familias prestantes Cartageneras, una vez abolida la esclavitud en Cartagena, empezaron a utilizar el nombre de nanas a las nuevas esclavas .
Porque no le dieron la oportunidad de estudiar ?? si los Vélez son dueños de Universidades

La bisabuela nana

Y esto es noticia? tener a una bisabuela aun trabajando? Donde esta el Ministerio de Trabajo para que investigue si se le han pagado los respectivos aportes de salud y pension? Que vergüenza para esa familia, esa nana desde hace muchos años ya debería estar gozando de su pension, con mas razón si sobrevivió a la isquemia que le dio que de seguro fue ocasionada por exceso de trabajo.

La bisabuela nana

Ombe, le están sacado hasta la ultima gota de energía a esta pobre anciana. Las cosas se llaman por su nombre, y esto es esclavitud