Indicadores económicos
2017-11-21

Dólar (TRM)
$3.011,32
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.547,63
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$56,09

Estado del tiempo
2017-11-21

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:05

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:57

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 6 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-11-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

La semilla decisiva de nuestra Independencia

Sentarse a hablar de historia es un asunto fascinante, especialmente cuando se descubre que los episodios de hace doscientos años en Cartagena, reaparecen con la misteriosa intensidad de un enigma sin resolver.

No es fácil encontrar a tres apasionados lectores de la historia, dispuestos a revelarnos el secreto de una fecha. Pero ocurrió en estos días con la visita de los ex almirantes Rafael Grau y Guillermo Uribe, y el historiador León Trujillo Vélez, miembros de la Academia de Historia de Cartagena.
Los tres vinieron al diario a despertar una fecha que estaba en el olvido: el 14 de junio de 1810, uno de los antecedentes de la Independencia de Cartagena y Colombia. Ese día se inició un virtual golpe de estado con el concurso de la milicia popular del barrio de Getsemaní, liderada por el cubano Pedro Romero. Y fue destituido y encarcelado el gobernador Francisco de Montes, y sustituido por Blas de Soria.
“Esa fecha marcha el comienzo de la más importante rebelión que desembocará en la Independencia”, precisa Trujillo Vélez.
“Cartagena destituye y encarcela al gobernador y lo sustituye por una junta nombrada por cartageneros. Allí arranca todo el proceso”.
Fueron días tensos y reveladores de los conflictos entre España y el Nuevo Reino de Granada. En los primeros días de mayo de 1810, llegó al puerto arribó Antonio de Villavicencio, por solicitud del Concejo de España, para que convencierta a los criollos el juramento de fidelidad a Fernando VII.
Los cartageneros lograron reunirse y decidieron en el Cabildo, de manera estratégica, el 22 de mayo, un compromiso de fidelidad al Consejo de Regencia, pero al mismo tiempo, propusieron una Junta de Gobierno presidida por el Gobernador Francisco de Montes y dos Cabildantes. Eligieron a Antonio de Narváez y de la Torre, antiguo Mariscal de Campo de los Ejércitos Reales y el comerciante Tomás de Andrés Torres. Estos dos debían compartir el mando con el gobernador Montes.
Esa fecha es vista por los historiadores como un episodio de legítima valentía cuya resonancia e impacto produjeron de manera directa, los actos del 20 de julio de 1810.
La casa de Pedro Romero, en la Calle Larga, se convirtió en el Cuartel de los golpistas.
El gobernador de Cartagena era nombrado en aquellos años por el Rey de España, y su responsabilidad abarcaba la jefatura de las Fuerzas Armadas y la presidencia del Cabildo. Junto a él había otro cargo que suplía sus ausencias temporales: Un Teniente del Rey.
Dos líderes de nuestra Independencia: Pedro Romero, estuvo al frente de todos los trabajos de herrería en la ciudad en aquellos años y aún se conservan en la Iglesia de San Roque y en el Convento de la Popa, algunas de sus campanas fundidas. Por su parte, y José Padilla, era contramaestre del Arsenal. Los dos tuvieron cargos de privilegios bajo la confianza de los españoles, pero en la sombra, los dos participaban en el fortalecimiento de las milicias populares.
El 14 de junio generó otros hechos: la rebelión de los mompoxinos contra el delegado del virrey Vicente Talledo y la proclama de Independencia Absoluta de España por parte de Mompox el 6 de Agosto de 1810. Y Cartagena declaró la guerra a Mompox el 9 de noviembre de 1810. Y posteriormente, el 23 de enero de 1811, se toma a Mompox.
Hubo en aquel 14 de junio, mayor sentido de pertencia y autonomía, según los criterios de Eduardo Lemaitre y Alfonso Múnera.
“El 14 de junio de 1810, con el apoyo de los grandes comerciantes y de los militares españoles de alto rango, el Cabildo de Cartagena tomó por unanimidad la decisión de destituir al gobernador Montes y de enviarlo a España”, precisa Alfonso Múnera, citado por el editorial de este diario el 30 de abril de 2010.
“El 20 de julio de 1810, día en que el Cabildo de Santa Fe se tomó el gobierno de la capital, fue una consecuencia directa de los eventos del 14 de junio en Cartagena”.
Una Independencia no se improvisa, es un fruto madurado en las profundas contradicciones de una sociedad fragmentada. Los criollos cartageneros estaban hastiados del dominio español, luego de tres centurias de vasallaje en el que su destino fue limitado. Ningún indio ni negro podía soñar en aquellos años en estudiar en la universidad y mucho menos aspirar a gobernar su propia región y nación. Todo el poder lo concentraban los españoles. Además del dominio económico y político, ejercían sobre nosotros el poder religioso y cultural: doscientos doce años de Inquisición. España encontró en América un camino de redención y porvenir.
Los hechos que se desencadenaron después de aquel 14 de junio de 1810, fueron un hito decisivo en la búsqueda de esa Independencia. Además de una comunidad invisibilizada que participó en el proceso liberador (los artesanos, los mulatos, los pardos), figuran dos héroes mulatos que no han terminado por hacerse visibles en la memoria colectiva: Pedro Romero y José Padilla.

SEÑAL DE LIBROS

Los libros recomendados para adentrarse en esta fecha histórica, son: los cuatro tomos de la Historia General de Cartagena de Indias, de Eduardo Lemaitre; La vida de José Padilla, por Enrique Uribe White; “El fracaso de la nación”, de Alfonso Múnera; “Los mártires responden”, de Roberto Arrázola; “Cartagena de Indias en el siglo XIX” Adolfo Meisel/Haroldo Calvo (editores); “Maza y Padilla”: Dos héroes colombianos”, de Carlos Delgado Nieto, entre otros.

Fotos: Fototeca Histórica de Cartagena

FOTOTECA HISTÓRICA DE CARTAGENA

Cartagena en 1910, en la celebración del centenario de su Independencia.

FACETAS TATIS 7

.

FACETAS TATIS 5
FACETAS TATIS 6

JULIO CASTAÑO/EL UNIVERSAL

TEMAS



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Sr. Tatis: Dona Magdalena

Sr. Tatis:
Dona Magdalena Ferrer Cohen, me ha comentado como mucho acierto, que la manera en que Usted se refiere a los Almirante Uribe y Grau, es incorrecta, toda vez que tener el grado de Almirante dentro de las Fuerzas Militares, no es un cargo que al dejar de ocuparse se pierda, sino un grado que se gana con no menos de 40 anos de servicios a la institución.

AURELIO JOSE MARTINEZ VILLEGAS