Indicadores económicos
2017-04-29

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-04-29

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 09:36

Marea max.: 23 cms.

Hora: 01:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-04-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Las 50 mujeres Robocops

No resulta novedoso decir que el rol de las mujeres se ha ido igualando al de los hombres en la sociedad. Cada vez son menos las que prefieren ocuparse del hogar, y por el contrario, son muchas las que deciden ejercer su profesión y hacerse un espacio en el mercado laboral.

Diana Flórez, Gina Paola Nuñez y Leydis Johana García son muestra de ello. Sin alcanzar los 28 años de edad optaron por un trabajo arriesgado, tradicionalmente desempeñado por los hombres, y en el que lo más importante es servir a los demás aun cuando su propia vida esté en peligro.

Se trata del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, al que pertenecer implica cumplir con ciertos requisitos tales como ser hombres, altos, fuertes, fornidos y valientes; capaces de afrontar desde una simple manifestación hasta la protesta más violenta. Con esas características pareciera imposible pensar que una mujer pudiera ingresar... sin embargo, son 50 las que hacen parte de la primera promoción del país.

“Las Robocops”, como se les conoce, vinieron a Cartagena desde todas las partes del país a cumplir con su labor de protección en la reciente Cumbre de las Américas que se desarrolló en esta ciudad.

Diana Flórez es la única costeña del numeroso grupo.

Según cuenta,  estaba estudiando Ingeniería de Sistemas pero sentía que no estaba haciendo lo suyo y un día tomó la decisión de entrar a la Policía. Mientras estaba en la Escuela, le contaron sobre el proyecto que tenían de graduar el primer grupo de mujeres Esmad de Colombia.

Al principio la idea le parecía inusual y no sabía qué tan cómoda se sentiría, pero una vez ingresó se dio cuenta que era la mejor decisión que había tomado.

“Es un orgullo muy grande para mí pertenecer al primer Escuadrón Móvil Antidisturbios Femenino porque ha sido de gran ayuda en la problemática que se vive en el país  por la violencia”, dice Flórez, de 27 años de edad.

Explica que su trabajo es de protección hacia las mujeres, niños o menores de edad que estén involucrados en cualquier disturbio.

Afirma que lo más satisfactorio de ser Esmad es que siendo mujer hace parte de un grupo fuerte, exclusivo para los hombres, en donde puede ayudar a la gente, esa misma que se queda sorprendida al percatarse de que es una mujer con la que están tratando.



La papa bomba

Arriesgar sus vidas es una tarea diaria para estas mujeres y han sido varias las situaciones difíciles que les ha tocado afrontar en su trabajo.

Leydis Johana García recuerda el 1 de mayo del año anterior cuando casi pierde la vida a causa de una papa bomba que le lanzaron en una manifestación violenta en la Plaza de Bolívar, de Bogotá.

Por fortuna, el material en el que está hecho su uniforme y el escudo la protegió lo suficiente para no ocasionarle ningún daño o herida.

“Una compañera y yo recibimos una papa bomba, se me rompió el escudo pero salí muy bien gracias a Dios”, cuenta la joven, oriunda de Santander.

Su novio y su familia son los que más se preocupan por su trabajo, pero confían en las cualidades de Leydis y saben que la Policía les brinda seguridad y protección.



Asegura que lo mejor de su trabajo es “estar con mis compañeras, compartir con ellas y saber que podemos ser de ayuda y estar en contacto con la comunidad”.

Los pesados uniformes, que sí bien las protegen, también resultan un dolor de cabeza. Todas deben procurar usarlos correctamente junto al casco, el escudo y todo los demás accesorios para su seguridad.

Pese a su singular trabajo, la belleza representa algo muy importante para las jóvenes policías. En sus canguros guardan un kit de maquillaje que incluye polvo, lápiz, labial y rubor, elementos indispensables para lucir, según ellas, medianamente bien.

“Nosotras nos arreglamos, nos gusta lucir bien y en nuestros canguros metemos los maquillajes. Este trabajo no es impedimento para dejar de ser femeninas”, dijo García.



La mano de una mujer policía

Gina Paola Núñez,  otra de las Esmad,  dice por su parte que pertenecer al grupo no es una tarea fácil. Son varios los requisitos que hay que cumplir para poder ser miembro.

Luego de estar en la Escuela es necesario hacer una especialización en Antidisturbios, también se debe conocer la parte jurídica y constitucional, legal de procedimiento, derechos humanos, derechos fundamentales y primeros auxilios.

Así mismo, se les explica cómo manejar las granadas, gases de humos y hasta la forma en que deben ponerse el complejo uniforme.

Nuñez dijo que se siente orgullosa de su trabajo en gran medida porque nunca se habían visto mujeres en el Esmad y recalcó la labor de acompañamiento que realizan con las personas más vulnerables presentes en las manifestaciones.

“Siempre se necesita la mano de una mujer policía y da una satisfacción única mostrarles a las personas que con nosotras pueden contar, que a pesar de que vestimos de negro, no dejamos de ser sus policías y estamos para servirles”, expresa Nuñez.

Los Esmad están estigmatizados en la sociedad como un grupo muy fuerte, que se valen de la fuerza para resistir a las manifestaciones violentas que a menudo se presentan en el país. Con el ánimo de desdibujar un poco esta idea surge esta iniciativa de crear un escuadrón para mujeres que trate exclusivamente con jóvenes, mujeres y niños que se vean involucrados en el conflicto.

“Las personas tienden a decir que somos muy bruscos, que no hay igualdad de fuerzas entre un hombre y una mujer y en parte es cierto. El Escuadrón Móvil era sólo para hombres, pero nació  el proyecto para traer mujeres Esmad, debido a que vemos niños, mujeres embarazadas y de la tercera edad en las protestas”, aclara Núñez.

“Es muy diferente que alguna de nosotras se acerque y amablemente le diga a dichas personas que abandone el sitio puesto que hay protestas. Nos queda más fácil manejar a nosotras ese tipo de situaciones”, agrega.



Cincuenta mujeres solteras

Otro de los requisitos que deben cumplir es ser solteras. Y todas ellas lo son, en su mayoría tienen novio pero no hijos, ni esposos. Uno de los motivos de ello es que su compromiso debe ser netamente con la Institución.

“Somos solteras y sin hijos, esas son condiciones para ingresar a la Policía Nacional, pues como todas estábamos en la Escuela e ingresamos directamente al grupo contamos con la suerte de cumplir cabalmente ese requisito”, expresa Gina Paola.

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese