Indicadores económicos
2017-12-13

Dólar (TRM)
$3.015,41
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$56,60

Estado del tiempo
2017-12-14

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 17:17

Marea max.: 19 cms.

Hora: 09:18

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-13

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
1 - 2 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Las manos de la misericordia

Dicen que cuando un bebé sonríe por primera vez nace un hada.

Pero cuando algunos crecen, parece que esa mágica criatura los abandona. En Dones de Misericordia hay hadas de carne y hueso, por eso no hay que dejar de creer.

“Le agradecemos por esa dedicación y esa fortaleza que tiene para entenderlo a uno, le agradecemos mucho, me ha llenado de mucha alegría compartir con todos ustedes. Quiero darles las gracias”, dice José, uno de los chicos que está en la celebración de cumpleaños de su cuidadora, Catalina, quien reparte abrazos mientras los niños se le cuelgan al cuello.

Hay 44 menores en la Fundación Dones de Misericordia, sede Ternera. Pequeños con historias invisibles que traspasan el dolor, niños sedientos de amor, inteligentes, activos, apasionados, divertidos y bondadosos.

LA FUNDACIÓN

La fundación Dones de Misericordia es una iniciativa de Arlena Hoyos Cañavera, abogada de profesión y madre de tres varones. Ella es la Presidenta.
“Si una persona no está con Dios no puede hacer parte de este proyecto”, advierte la abogada. Tiene una voz grave que se suaviza con cada risa, con cada palabra de compromiso hacia los suyos.

“Primero que todo soy esposa, y madre de tres hombres. Siento que si no diera luz en mi hogar no podría alumbrar afuera. En la fundación inculcamos amor, honestidad y dominio propio”.

La fundación se concibe como una organización sin ánimo de lucro que trabaja por los niños, jóvenes y adultos mayores en extrema vulnerabilidad de Cartagena y sus zonas afro rurales. A ellos y a su núcleo familiar se le inculcan valores, transformándolos desde su interior. 
“Dones de Misericordia nace del corazón de Dios y de un corazón agradecido. No fue nada programado, no se construyó la fundación con ese fin. Vi la indolencia y el olvido ante tantas situaciones de abuso y por eso, decidí que debía hacer algo, o sería cómplice de esa realidad”.

Parece repetitivo y muchos dirán “ah, eso de los valores ¿pa’ qué?”, pero eso es justo lo que los sana, a través de la ayuda de Dios, que para la fundación es el cimiento que transforma, la fuerza que mueve lo imposible.

La iniciativa cambia vidas a través de su Modelo Integral de Transformación Social, que en palabras concretas es: hacerlos sentir parte del mundo, enseñarlos a amar, y educarlos para compartir sus dones y talentos a beneficio de ellos mismos y el de la comunidad.

“Esto nació un jueves hace 13 años”, continúa Arlena tratando de acomodar la fecha, “Una amiga me invitó a que conociera a unos adultos mayores que estaban en extrema pobreza. Pasé año medio sirviendo, pero no quería ningún tipo de compromiso porque sentía que no era el momento, sin embargo sentí siempre la necesidad de escuchar y aportar no sólo en lo material, sino en algo más... En lo espiritual, lo que nace del corazón”. La labor se inicia entonces en los barrios Junín, La pajarera, Las brisas y Paraguay.

HAY CABIDA PARA TODOS

El Hogar de los Dones, el primer programa de la organización, les da a los adultos mayores abandonados y en condición de extrema pobreza de Bolívar, la oportunidad de envejecer dignamente, a través de un programa donde tienen alojamiento, salud, nutrición, alimentos, vestidos, recreación, y desarrollo productivo.
¿Recuerdan a ese señor de mirada distante, y sin una pierna, sentado en el semáforo del Pie de la Popa? Se llama Juan Felipe, está bien, está contento y ahora tiene una familia. “Eso es una belleza, es una belleza”, dice Arlena, mientras un compañero a su lado asiente. “Cuando un ser humano es reconocido y tenido en cuenta, su actitud cambia frente a la vida”.

Como un bloque de lego sin fin, se continúa gestando la fundación, cuyo cimiento es el amor al prójimo.
El Rincón de los Dones, otro programa, forma a niños, niñas y adolescentes en condición de alto riesgo, a través de procesos académicos innovadores, estrategias de apoyo psicosocial, trabajo socio familiar, recuperación nutricional, y desarrollo de dones y talentos, a fin de alcanzar su óptimo desarrollo físico, mental, espiritual y social.

Simultáneamente nace en la Isla de Tierrabomba El Kiosco de los Donde, donde se trabaja implementando proyectos de formación educativa de alta calidad, formación en valores, cultura y deporte, vida saludable, sostenibilidad ambiental y generación de ingresos.  
En Tierrabomba se inicia el programa, bajo la sombra de un árbol. Ese sol inclemente le da la bienvenida a 30 niños que ahora son 500!, quienes reciben principios en valores y autoestima.

LA CASA DE LOS DONES

En el internado suenan las risas de estos pequeños que desean tener una familia, (admiten que todos en la casa son sus hermanos y sus cuidadoras, sus tías). A medida que Arlena recorre el hogar surge la esperanza. “Aunque a algunos sus padres los hayan abandonado, Dios los recoge con todo”.
Cuando se descuelga del cuello de Arlena y logro captar su atención, Lederman, de 7 años, se acerca. Es un ‘besucón’ que habla con una madurez que divierte. “Yo aquí me siento bien ...aquí me dan almuerzo, desayuno, cena, merienda”, dice estirándose los dedos, “y hay aire acondicionado”, remata con una sonrisa.
Aquí el pequeño Lederman es el cómico, Brayan es el peluquero del grupo, José es el fan de Spiderman, Milagros es la princesa. Todos existen, todos son importantes y no importa lo mal que los haya tratado la vida.

Más de 70 servidores y cientos de voluntarios de Tierrabomba, Cartagena y Bolívar se suman a la labor de emplear sus dones en las actividades de la fundación. “Dones ha sido el despertar de una Cartagena indolente. Dones de Misericordia somos todos y es de todos”.
Si se unen más cartageneros, el impacto será mayor.

“Quiero que Dios me permita ver a estos  niños siendo padres, esposos, mostrando un  modelo de familia en esta sociedad en cuidados intensivos.  Ese es mi sueño, quiero que sean felices”, finaliza la presidenta.

Eso es un objetivo claro, que se materializa con cada mano amiga.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese