Indicadores económicos
2017-03-25

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-25

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:41

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 03 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-03-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Los Cassiani Marchela: Una familia en el agua

-A A +A
 

Desde hace dos semanas la vivienda de la familia Cassiani Marchela, tiene la apariencia de una casa flotante.

Sorayda Marchela recuerda que eran las 9 de la noche cundo se acostó a dormir en medio de un aguacero, y una hora más tarde una gota, proveniente del techo, la despertó.

Inmediatamente se levantó y tras poner los pies en el piso se dio cuenta de que su casa estaba inundada. Lo único que se le ocurrió fue coger un poco de ropa y levantar a sus cuatro hijos, para ir a la carretera Troncal de Occidente (vía principal de Gambote).

“Me asusté mucho. Las calles y casas de mis vecinos estaban inundadas y no sabíamos si la carretera también, pero nos fuimos para allá porque pensamos que era más seguro”, recuerda.

Allí, sentada en un andén esperó que llegara la mañana y con ella, a su esposo, quien había salido el día anterior a pescar.

Con hambre y sin saber a dónde ir, llegó donde su amiga Delys Pérez quien vive en la orilla de la vía.

Pérez le ofreció la terraza de su casa para que construyera un cambuche donde ahora vive con su esposo, Darío Cassiani. A sus hijos de 10, 14, 17 y 19 años le tocó mandarlos a donde una hermana en Córdoba.

Ahora la rutina diaria de Darío cambió. Todos los días va en una canoa a darle vueltas a la casa que construyó hace 14 años, en un pedazo de tierra que le compró a un primo.

Cassiani dice que el agua tiene dos metros por encima del piso y que lo único que sirve es el techo de zinc y algunos enseres que llevó al cambuche.



Sigue la tragedia

Como si fuera poco lo que les ha ocurrido, la semana pasada el agua empezó a inundar la casa de la amiga que le cedió la terraza y el cambuche también se inundó. Sin embargo, Sorayda y su esposo, insisten en quedarse allí pues dicen que en los albergues no hay espacio para ellos y que allá se pasa más necesidad.

Ellos, al igual que el resto de las familias que se niegan a salir de sus viviendas, tienen la esperanza de que el agua baje y les permita regresar a su casa. Mientras, tratan de llevar una vida “normal”; se alimentan con las donaciones que les hacen algunos viajeros, cocinan en la terraza, en un improvisado fogón de leña, y lavan la ropa a la orilla de la carretera.

Sorayda nunca imaginó que su casa se inundaría. Dice que fue testigo muchas veces de las inundaciones de algunas comunidades cercanas al Canal del Dique, pero nunca pensó que el agua también llegaría hasta su casa.

Atribuye el fenómeno a la negligencia de las autoridades quienes, asegura, tienen olvidada a la población, pero a veces cree que todo se debe a que pronto se acabará el mundo.

Por primera vez pasará una Navidad sin sus hijos, pero prefiere a que estén lejos, a salvo, que verlos pasar las necesidades que ella está pasando.

Una historia común

La historia de la familia Cassiani Pérez es similar a las del resto de la población de Gambote, donde todo el pueblo está inundado.

La mayoría de las familias (538) que allí habitaban se fueron para albergues temporales de Arjona y Turbaco, otros prefirieron quedarse en sus casas o construir cambuches en la orilla de la Variante, cerca del puente de Gambote.

Se niegan a abandonar el pueblo por miedo a que se les lleven sus pertenencias y porque dicen que en los albergues no hay garantías.

Sólo le piden a Dios y a los gobernantes que no los desamparen y que los tengan presentes a la hora de buscar soluciones.

“No queremos que nos dejen de lado o que nos ignoren como lo han hecho toda la vida”, dice Argemiro Torres, otro de los damnificados.



 

 

 

 

 

 



 

 

 

2456 fotos
69239 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese