Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-11

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Luis Fernando Madrid, el maestro made in Cartagena

-A A +A
 

La antigua sede de la Escuela de Música de Bellas Artes de la Calle San Juan de Dios, en el Centro Histórico, es hoy un lujoso restaurante.

En el segundo piso quedaba el salón principal, denominado entonces sala “Ludwig van Beethoven”, en donde yacía un hermoso piano de cola negro.

El joven Luis Fernando Madrid Ospino, de unos 19 años, a la sazón, tecleaba lentamente, debido a que estaba estudiándolo, el Nocturno en si bemol menor, Opus 9 Nº 1, de Fryderyk Franciszek Chopin, una de las figuras musicales que lo motivaba.

Eran momentos inspiradores en aquella escuela. Sonidos de violines, acordes de guitarras y voces corales salían de todos los salones de aquella casa blanca, en donde Luis Fernando era uno de sus alumnos más prometedores.

El joven afrodescendiente de finas maneras, vestía siempre camisas blancas y pantalones oscuros.

Hablar con Luis Fernando era algo sorprendente por su dominio de muchas historias en las vidas de los maestros Wolfgang Amadeus Mozart, de Johann Sebastian Bach, del mismo Beethoven y del mismo Chopin.

Conocí a Madrid Ospino en la Escuela de Música de Bellas Artes en los albores de la década de los felices años 90.

Matriculados en el programa de música, que ya había empezado a ser carrera, con un pénsum formal, yo opté por las electivas de guitarra con el excelso profesor Jesús González (q.e.p.d); y de técnica vocal,con la inigualable Margarita Escallón.
En esa clase vocal coincidí con Madrid Ospino; y en la de guitarra con el hoy maestro de guitarra clásica cartagenero Rogelio Hurtado y a partir de allí, sellamos una amistad basada en la música como pilar.

Fueron muchas las anécdotas vivídas, en una cofradía joven a la que se sumaron otros amigos y estudiantes de música.

Luis Fernando, Beethoven como le decíamos, vivía en un barrio humilde al suroccidente de la ciudad contiguo a la zona de Mamonal. Odiaba los fines de semana en la barriada de aquella Cartagena festiva, musical y bulliciosa, que hacía parte integral de sus genes, pero él prefería la tranquilidad y el silencio de los salones de la escuela, el sonar de teclas, las blancas y las negras, del piano o los libros que contaban las historias de sus amigos que le inspiraban: los maestros de la música clásica.

Recuerdo que todos los miércoles visitábamos a las 7 de la noche, el CAVI de la Sociedad de Mejoras Públicas a escuchar y ver los conciertos en un pequeño televisor del afamado director de la Orquesta Filarmónica de Berlín, Herbert von Karajan, la más rutilante figura de la música clásica en el siglo 20, y uno de los mayores inspiradores del joven alumno.

Otra de nuestras pasiones era el cine. Junto con otros compañeros nos escapábamos a ver mucho cine, en donde Luis Fernando solía detenerse a analizar las bandas sonoras de las películas. Años después, ese aspecto sería uno de sus derroteros en el mundo musical.

Yo sabía que el piano no iba a ser su fuerte, sino la dirección de orquesta. Un día así nos lo confesó: “Quiero dirigir”. A veces llegaba al salón de clases de gramática musical, la que dictaba el profesor Triana, imitando todos los movimientos de Karajan con una precisión que asustaba.

Cierto día un inglés, administrador de un bar en el Centro Histórico, amplio conocedor de la música clásica, se mostró maravillado y no lograba entender cómo un joven de extracción humilde y popular de Cartagena, sabía tanto de música y de la historia de la música.

La reputación ganada

El tiempo empezó a correr y no nos dimos cuenta cuándo aquella cofradía se fragmentó de cuerpo, más no de alma.

Luis Fernando Madrid partió a Bogotá a cursar el programa de pregrado en Pedagogía Musical de la Universidad Pedagógica Nacional con énfasis en piano, bajo la tutoría del fallecido maestro Ignacio Pacheco, lo cual logró con honores. Su trabajo de tesis final fue una investigación en música para cine lo que le permitió graduarse con gran reconocimiento.

Antes de salir del país fue galardonado con el premio de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) para adelantar estudios de postgrado y por Colfuturo.

Una reseña de la página de la Orquesta Sinfónica de Colombia, sobre su trabajo lo describe así: “El maestro Luis Fernando Madrid Ospino ha ganado una extensa reputación como uno de los más representativos directores de orquesta de su generación. Director de orquesta, pianista y pedagogo, su versátil talento le ha permitido destacarse en diferentes campos de la ejecución musical, tanto como solista y como pianista acompañante, así como en la dirección del repertorio sinfónico, ópera, coro y banda de vientos”.

Se destaca que en 2009 fue asistente de dirección del maestro Eckehar Stier, titular de la Auckland Philharmonia Orchestra en Nueva Zelanda.

Y por ello, ese mismo año fue admitido en el programa de Maestría en Dirección de Orquesta en la Universidad de Sydney bajo la dirección del maestro Imre Pallo, donde actualmente cursa el doctorado Doctor in Musical Art , bajo una beca otorgada por esa misma universidad.

“Actualmente el Maestro Madrid se desempeña invitado de las principales orquestas de Colombia. A la par de su desempeño como principal director artístico de la orquesta Nirmal Chamber Orchestra (NCO) en la ciudad de Sydney”.
"Ha adelantado estudios de dirección sinfónica y ópera con los más destacados representantes en cada género, tales como, Jose serebrier, Mannuel Galduf, Eckehar Stier, Johannez Fritzsch, Imre Pallo, Eduardo Díaz Muñoz, Xincai Li, Baldur Bronnimann y Raymond Holden”.

Madrid ha ejercido la docencia por más de 15 años en diferentes estamentos en Colombia y Australia.

El reencuentro
Me volví a reencontrar con Luis Fernando Madrid, el maestro salido de las entrañas de Cartagena, el rutilante director, gracias al viral auge de las redes sociales. Me lo encontré en You Tube, dirigiendo a la Orquesta del Conservatorio de Sydney, Australia.

Ahí está, enfundado en un smoking y una melena rasta, en medio de la afamada orquesta dirigiendo el concierto número 20 para piano, en re menor de Mozart. Levanta la batuta y después del enérgico primer movimiento le da paso a la virtuosa pianista Ying Ho, algo que solo se puede disfrutar escuchando.

Hace un año, Madrid dirigió a la Orquesta Filarmónica de Bogotá ejecutando la sinfonía No 4, en re menor Opus 13, de Antonín Leopold Dvorák.

Ya son muchas las orquestas que en Latinoamérica y el mundo reconocen la precisión y reputación para dirigir de este cartagenero ilustre, que se sigue encumbrando en la cima de un éxito, producto del empeño y la dedicación.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2331 fotos
64216 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Ejemplo a seguir

Mi antiguo entrenador de taekwondo, LUPO como le decíamos, como da vueltas la vida, pero me llena de alegría ver como ha crecido en lo que le apasiona mirando siempre al horizonte de lo que le llena de emociones su vida, espero que triunfe mucho más para que sea un ejemplo a seguir para todos los jóvenes que hicimos y seguimos siendo parte de el entrañable barrio el Libertador que hoy ya no es ese sitio donde la inocencia de los niños desbordaba por las calles al verlos correr, pero en el que todavía nacen talentos en todas las disciplinas, compartiré este artículo con mis antiguos vecinos y mis padres que aún residen en el barrio, larga vida al maestro.

Cartagenero Ilustre

Que orgullo saber que este caballero cartagenero esta demostrando que se puede triunfar en medio de adversidades. Eso se debe a las metas de las personas se propongan y al impetus y responsabilidad inculcadas por sus padres que con amor, respeto y valores llevaron a su hijo por el camino de triunfo y alegrias.