Indicadores económicos
2017-02-23

Dólar (TRM)
$2.893,55
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.041,98
UVR, Ayer
$244,21
UVR, Hoy
$244,30
Petróleo
US$53,59

Estado del tiempo
2017-02-23

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 01:33

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:05

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 20 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-02-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Luis Genes hace canciones para silenciar la guerra

-A A +A
 

El estallido del domingo 19 de marzo de 2007 cambiaría el ritmo de los pasos de Luis Javier Genes para el resto de su vida. Ese día asistiría al episodio más cruel, que no solo devastaría su alma por un tiempo, sino también a uno de sus miembros: la pierna izquierda, diez centímetros debajo de la rodilla.

El 19 de marzo, la fecha de San José, en la que se conmemora en Colombia el Día del Hombre, irónicamente, la hombría de este humilde mortal era probada con uno de los dolores más feroces que puede atacar a un cuerpo humano.

Salió a jugar un partido de fútbol en la plaza de San Pablo, en el sur de Bolívar. Caminaba con veinte amigos por una trocha para llegar a la cancha, y en medio de un relajo de “llaverías” se salió un tanto del trayecto y una mina antipersona explotó en menos de nada, dejando parte de su pierna en trozos.

No hay arma de violencia más devastadora que esta, es uno de los peores asesinos de la guerra: no distingue si es un niño, niña, joven, mujer, soldado o anciano. La mayoría de las veces no mata, mutila y causa un dolor tan atroz que puede ser preferible morir.

Luis, socorrido por una patrulla de la Armada Nacional, padeció cinco eternas horas de un ardor insidioso hasta llegar al hospital más cercano. Aunque San Pablo es jurisdicción de Bolívar, estaba más cerca Barrancabermeja, en el Magdalena Medio, Santander. Cuando lo ingresaron, estaba muy grave, había derramado mucha sangre, pero los médicos le devolvieron la vida.

El partido parecía terminarse. Hubo momentos en los que se desvanecía, en los que el pábilo de su vela disminuía, pero ahí, tomaba aliento y seguía.
Es que no fue cualquier cosa, una decisión ajena a sus planes le dio un giro de 180 grados a sus sueños y peor, le plantó el rótulo de “víctima”.

Solo ocho días después de la explosión, Luis comenzó a asimilar lo que le pasó, pero entre abandonarse a la muerte y caminar con su único pie, escogió caminar.
“La recuperación sicológica duró poco porque comprendí que la vida continúa, me convencí de que había perdido una pierna, pero no mis ilusiones. De ahí en adelante iba a ser más difícil, sí, pero creí que podía y así ha sido hasta ahora”, añade.

Entonces, el joven, que por influencia familiar vivió como un campesino toda su juventud, dejó el azadón, el sombrero y las botas de campesino, para asistir a una realidad más dura: la de avanzar por un camino de concreto en el que “gracias al cielo”, aduce, se le apareció más de una mano amiga.

Luis es solo una de las 90 víctimas por minas antipersona que ha aportado San Pablo a los datos nacionales.En Colombia hay 11.408 víctimas por minas, según las estadísticas del programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal. Dato que refleja a un gran número de ciudadanos y soldados que así como Luis, un día “se salieron de la trocha” y pisaron donde “no” era, entre 1990 y febrero de 2016. De ese total, el 61% (6.979) lo componen civiles y el 39% (4.429) la Fuerza Pública. Lamentable.

“Terrible es que quienes más han resultado afectados son hombres, mujeres y niños que nada tienen que ver con la guerra”, precisa el hombre, que no guarda rencor a nadie. No importa si quien sembró la mina fue un guerrillero del ELN, las FARC o el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Para él, ya el daño está hecho y “lo que se debe decidir aquí es no repetirlo”, advierte.

 

"LA VIDA ME CAMBIO PARA BIEN"

En cuatro meses se adaptó físicamente a vivir sin la pierna que había estado con él toda su vida. La Cruz Roja Internacional le donó las dos primeras prótesis que usó. La que porta hoy se la entregó la Fundación Víctimas Minas Antipersonales (Vicma).

Luis forma parte de la Fundación Vive Vencejo, con la que va de ciudad en ciudad vendiendo accesorios. Lo que venden es para ayudar a los civiles afectados por las minas o a personas que han padecido por cualquier arista, el conflicto armado.

Está de paso en Cartagena y desde que son las nueve de la mañana se alista, toma su morral y sale del barrio Daniel Lemaitre a los centros comerciales de Cartagena con llaveros, gorras, pulseras, pisapapeles y con su gran compañera: la prótesis. Él, vestido con gorra, camiseta verde, pantalón negro y botas, camina con pasos firmes, tan firmes que como lleva puesto un pantalón largo, ni siquiera demuestra una discapacidad física a simple vista. Camina sin tambalear.

Estamos en el centro comercial. Él sonríe, canta, interactúa con la gente sin rastro de dolor en sus expresiones, es feliz con lo que hace. Está seguro de que si vende bien... y si no, ¿qué interesa? “Ya habrá otra oportunidad”, dice.

Su pasión por el balón sigue intacta, es parte de la Selección de Amputados “Todos somos Colombia”, la misma que le dio el tercer puesto al país en la Copa América de México 2015, a la que Luis no pudo asistir por falta de dinero para llevar a todos los deportistas.

Han pasado nueve años desde ese 19 de marzo, Luis no para y tampoco tiene indicios de cansancio. Todo lo opuesto, ahora es cuando persigue el más fino deseo que abrazó al terminar su recuperación, en 2007: componer canciones y cantarlas.

“No más minas” es su primer sencillo. Lo sudó hasta más no poder, arañando recursos, un millón por aquí, otro millón por allá. Acudió a artistas, productores, deportistas, etc.; y siete años después, en 2015, pudo grabarlo. (Escuche aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Xo2CWAwD764)

Es un vallenato que suena en algunas emisoras del Caribe colombiano y tiene todo el sentimiento de la experiencia de su autor. El paseo deja un mensaje contundente a los actores armados. “Qué bueno es que por estos días en los que dialogar de paz es tan usual, nuestras autoridades y los grupos ilegales, escuchen la canción que resume la vivencia de más de once mil colombianos”, comenta Luis.

Hay batallas que le faltan por ganar, una de ellas, la indemnización del Estado por la marca imborrable que le dejó la guerra. Ya van nueve largos años desde que demandó, esperando que llegue, pero Luis no se ha detenido a sufrir la espera, avanza porque al fin y al cabo, se acostumbró a no esperar nada de nadie, solo de Dios.

 

DATOS Y REALIDADES

Mañana 4 de abril se conmemora el Día Internacional de sensibilización contra las Minas Antipersona. Para unirse a los eventos encuentre más detalles en http://www.accioncontraminas.gov.co/

Genes fue uno de los 226 civiles gravemente heridos por minas en 2007. Ese año hubo 59 civiles muertos por esa misma causa en Colombia. También fue una de las 90 víctimas que desde 1990 hasta la fecha ha habido en San Pablo, sur de Bolívar.

Según estadísticas de la Acción Integral contra Minas Antipersonal, del 1 de enero al 29 de febrero de 2015 se presentaron 42 víctimas por minas antipersonas, de las cuales 8 fueron civiles (4 menores de edad y 4 adultos) y 34 de la fuerza pública. Durante el mismo periodo de 2016 hubo cinco víctimas civiles (mayores de edad) y 9 víctimas de la Fuerza Pública.

Según Verdad Abierta, en las estadísticas de los municipios más afectados en Bolívar por las minas antipersona, entre 1982 y 2013, El Carmen de Bolívar ocupa el puesto 16 con 118 víctimas. Le siguen: San Pablo con 90, Morales con 76, Santa Rosa del Sur con 49, Simití con 45, Zambrano con 43, Cantagallo con 30 y San Jacinto con 21.

Notas recomendadas
2410 fotos
67435 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese