Indicadores económicos
2018-09-22

Dólar (TRM)
$3.006,96
Dólar, Venta
$2.805,00
Dólar, Compra
$2.705,00
Café (Libra)
US$1,25
Euro
$3.535,88
UVR, Ayer
$259,52
UVR, Hoy
$259,53
Petróleo
US$78,74

Estado del tiempo
2018-09-22

marea

Marea min.: -3 cms.

Hora: 04:07

Marea max.: 19 cms.

Hora: 21:16

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2018-09-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Mailliw se levantó de la cama

Cuando Mailliw se dio cuenta que no podía más, una voz le habló. Era la virgen que le decía “te he dado la oportunidad de vivir”. Se levantó de la cama en la que estaba postrada y respiró hondo. Sabía que no miraría atrás, que dejaría de preocuparse por lo que pensaran los demás, que ya no le importaba si tenía o no unos kilitos de más.

Ya había visto a su papá llorar al lado de su cama y eso nunca lo presenció antes. “Hasta aquí”, dijo.
La anorexia y la bulimia que sufrió, fueron desde entonces unas indeseables compañeras de viaje, pero unas maestras en el arte de la fortaleza.

                                                             (…)
Nació en San Andrés de Sotavento, Córdoba, hace apenas 18 años, pero parece una mujer madura. Y no por su aspecto físico, porque conserva la ternura de la juventud en su mirada y en una sonrisa que siempre está presente; ella parece mayor porque sabe lo que quiere  y se embarca en conseguirlo.

Mailliw Córdoba Guerra debuta como Youtuber y como coach integral con su blog bymailliwcordoba, donde destaca el poder de la mujer.

“Una mujer es bella simplemente por el hecho de ser mujer”, repite. “Es un coach integral. Allí quiero dar a conocer a través de mi historia de vida, por qué es fundamental sentirnos y vernos bien, sin necesidad de tener una cirugía”.

Debido a que sufrió de trastornos alimenticios, Mailliw sabe lo importante que es comer bien y en general, cuidar nuestro cuerpo, que para ella “es un regalo de Dios”.
Es la mayor de tres hermanos y estudia Comunicación Social en la Pontificia Bolivariana. Allí, admite que conoció a las personas que la impulsaron a emprender desde hace unos meses su nuevo proyecto, pues por sí misma no contempló que la ayuda que le daba a sus compañeras de clase y a su familia en cuanto a cómo lucir, podría ser una oportunidad para ayudar a los demás.

“Es un mundo de competencia pero la idea no es quedarme en el montón. Si puedes ver, mi plataforma está diseñada para enseñarles qué rutina de ejercicio pueden hacer, cómo maquillarse, cómo vestirse, cómo pueden utilizar sus accesorios. No les voy a decir a mis seguidores “ve y come lo que quieras” porque estar gorditas puede traernos enfermedades y no es irse por la vanidad tampoco, es hacer que todas nos sintamos bellas”.

Me cuenta que en el pasado, cuando sufrió de estos trastornos, llegó a preocuparle tanto lo que dijeran sus “amigos”, que dejó de quererse.

Para qué enemigos...
Todo comenzó a sus 14 años, con 90 kilos de peso y una dieta que la ayudó a disminuir 35 kilos. “La doctora, (una muy buena profesional) le dijo a mis papás que ya hasta ahí estaba bien, que no era bueno que bajara tanto de inmediato”.

Ella seguía sintiéndose mal por su peso, más que antes, pues sus “amigos” le hacían comentarios del tipo “pero igual sigues gordita” o “no bajaste tanto”.
En su cabeza daban vueltas esas frases. Como agujas, se clavaron en su piel y la única manera de sacarlas era viéndose más delgada. “Empecé por pagarle a la muchacha de servicio para que le dijera a mis papás que sí había comido”, dice.

Entonces, empezó a bajar y a bajar de peso, al punto que las profesoras del colegio pusieron en sobreaviso a sus padres, pues los desmayos en clase empezaron a ser frecuentes.

“La muchacha dejó de recibirme dinero, porque decía que no quería sentirse culpable de mi muerte, así que tranquilicé a mis papás empezando a comer, pero lo que no sabían era que vomitaba”.

Durante meses hizo bastante ejercicio. Si comía un pedazo de lechuga se pesaba y luego vomitaba.
“Me internaron varias veces. Nunca había visto a mi papá llorar”, recuerda.

Una nueva vida
Ahora, Mailliw les enseña a sus suscriptores a cuidar su salud y les da consejos de belleza bajo su perspectiva: nunca diciéndoles que pueden ser mejores, sino insistiendo en lo importante de mantenerse sanas. “Si te sientes bien por dentro te verás bien por fuera”, dice el dicho.

Para ello, expertos en belleza, salud y cuidado personal aparecen en sus entradas de texto y video. “Quiero llegar a las mujeres con baja autoestima, les quiero decir “sean felices”. Nos dicen que si no tenemos las medidas, 90 60 90 no somos las mujeres ideales y no es así”.

Su familia y Dios, fueron la piedra en la que se apoyó, por eso su autoestima está blindada. Los comentarios malintencionados pasaron a una nueva página. “Aún hay gente que me dice que estoy un poquito gordita ¡Yo les respondo que es la buena vida!, exclama.

Es muy fácil hablar con ella... como si se le pudiera contar de todo. Tiene una bonita aura (en serio) debe ser por su fidelidad a Dios. No se afana por tener novio aunque sabe que quien llegue “tiene que ser temeroso” y aportarle, no dinero, sino cosas buenas … ser su complemento. (Ya saben chicos)

“Por cierto, qué nombre tan raro tienes”, le comento. “Sí. Es que es William al revés”, dice soltando la risa, “es el nombre de mi papá”. Mailliw... William. ¡Oh!

El amor de esta joven por la moda quedó marcado por un pinchazo de aguja, confeccionando vestidos en casa de su abuela. Y es que para Mailliw, después de la Biblia, está la revista Vogue.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese