Indicadores económicos
2017-04-25

Dólar (TRM)
$2.871,98
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.115,52
UVR, Ayer
$248,84
UVR, Hoy
$248,95
Petróleo
US$49,23

Estado del tiempo
2017-04-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 14:09

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:24

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Manuel Medrano: La sorpresa que suena

El castigo se convirtió en música. Desde los dieciséis años compone canciones. Es la sorpresa musical de Cartagena para el mundo.
Al perder su octavo grado de bachillerato, el castigo fue no tener regalos en Navidad. Y en la madrugada del 25 de diciembre, su madre Colombia López, conmovida por el rigor de aquella reprobación, y el deseo del muchacho de que al final de año le regalaran unos videojuegos, sacó del fondo de su corazón afligido, una guitarra. El niño acarició la guitarra sin saber qué hacer con semejante regalo que más parecía el consuelo inesperado del malestar familiar por haber perdido el año. Una guitarra en manos de un niño, es una soledad con seis cuerdas. La guitarra fue su consuelo. Una guitarra que resonaba su tristeza en cada una de sus cuerdas, hasta que con el tiempo encontró la melodía para ahuyentar aquella sensación. Fue el instrumento de redención de aquella Navidad. Y él se sumergió en la guitarra y aprendió por su propia cuenta a explorarla, conocerla y a tocarla. Fue su propio maestro. E hizo suyo el sueño de ser un cantautor, luego de escuchar a Silvio Rodríguez, Rubén Blades, Gustavo Ceratti, Héctor Lavoe, Chico Buarque, entre otros.
Manuel Alejandro Medrano López (Cartagena, 29 de octubre de 1987), no tiene recuerdos de infancia de su ciudad natal, porque se crió en Bogotá, pero ha venido a descubrirla después, y la tiene en el corazón por sus sabores y paisajes, por su mar, y por su enorme multifacética cultura.
“He venido a reencontrarme con mi ciudad ahora. En esto de mi vocación musical es muy clave referirme a mis propios padres que son inspiradores: mi madre que es ama de casa, y mi padre Manuel Medrano”. Cuando escuché el nombre llamé de inmediato a mi amigo el periodista Manuel Medrano que vive en Sincelejo y le pregunté si el cantautor era su hijo. Me confirmó el hallazgo. La poesía y la vocación literaria provienen de su madre y de Manuel Medrano, que es un amante de la música, el periodismo y la literatura.
El cantautor tiene ahora 29 años. Sin que lo intuyera, empezó a escribir canciones para espantar la soledad o la tristeza. En su casa grabó su canción “Bajo el agua”, en 2008, que ha arrastrado a millares de seguidores en el mundo. La canción fue grabada finalmente a principios de 2015 por la multinacional Warner Music.
La poesía de la música
Detrás de este muchacho delgado de 1,90 de estatura, que habla con serenidad y convicción, hay en verdad, un poeta natural. Sumayor felicidad es componer canciones de amor. Historias de amor propias y ajenas. Su tono es intimista, amoroso, poético. Este es el tono de su escritura: En “Bajo el agua”, canta versos como: “Quiero volar contigo / muy alto en algún lugar / quisiera estar contigo / viendo las estrellas sobre el mar”.
En su canción “Si pudiera”, Medrano nos sorprende con estos versos en los que el sentimiento llega a límites de desesperación y apertura interior: “Ya no puedo más / llevo tres días sin soñar y cuatro noches sin cantar / un buen tiempo sin alguien, con quien hablar / no sé si estoy tan bien o he sido solo un poco /solo y no lo acepto y un poco de miedo”. En “Afuera del planeta”, su desolación o su iluminación pueden llegar a versos como: “Hoy me siento afuera del planeta, y no puedo respirar muy bien, no están tus labios donde los dejé, no fue la vida como la planeamos”.
La noticia del Grammy

La noticia de sus nominaciones al Grammy Latino 2016 lo sorprendió cuando iba en una furgoneta en México, rumbo a grabar un nuevo sencillo. ¿Será alguien que se llama como él, Manuel Medrano?- se preguntaba un amigo incrédulo. La noticia se confirmó poco antes de entrar al edificio donde se alojaba. Una lluvia de mensajes de sus amigos llegó a su WhatsApp. Había sido sido nominado en tres categorías en los Premios Grammy, como artista revelación, Mejor Canción del Año y Mejor Álbum de cantautor.
“No me esperaba nada de eso, porque yo soy un compositor empírico”, me dice en este atardecer. Cuando subió en las redes sociales “Bajo el agua” tampoco esperó la oleada de seguidores que hubo en el mundo.
En 2014 lanzó su primer sencillo independiente “Afuera del planeta”, que le mereció dos nominaciones a los Premios Shock de la música a Mejor artista nuevo y Mejor Shock. Los éxitos no cesan: recibió la primera nominación a los premios MTV EMA 2016, como Mejor Artista MTV Latin America Central. Un Disco de Platino en Colombia, por las altas ventas discográficas.
Su primer álbum se llama “Manuel Medrano” (2016), y contiene doce canciones nuevas, a las que el cantautor le agregó otras composiciones de los últimos ocho años. El álbum es coproducido por Juan Pablo Vega.
“Mi ritmo es algo que yo he denominado Pop fundido, porque es una mezcla de diversos géneros, algo de rock, balada pop y otros ritmos, y es la suma de los ritmos que me han impactado a mí”.

Epílogo

La música entra como un soplo por la casa. Las palabras se arrastran en su voz como un murmullo que se intensifica en sílabas graves, profundas, nocturnas. La música llega como un milagro, pero está dentro de él. “La inspiración llega, pero como bien dice Picasso, me encuentra trabajando”. La gente se quedó mirado al muchacho que pegó un grito al entrar a su edificio, al saber sus tres nominaciones al Grammy Latino. Ya no es el muchacho clandestino que escribía canciones de amor en el colegio. Ya es una celebridad mundial. “Me preparo para una gira internacional por toda América Latina”, me cuenta.

Manuel Medrano, el niño que acariciaba la guitarra de Navidad, castigado por perder el año escolar, sorprende ahora a Manuel Medrano y a Colombia López, sus padres, con los premios de su vigilia. Han sido años de silencio y disciplina espartana buscando las palabras precisas y las melodías certeras para expresar el huidizo y misterioso amor de todos los días.

“Todas las canciones las he escrito para sanar heridas propias y ajenas, porque creo que una buena composición puede mejorar el mundo en que vivimos”, confiesa.
    La música ha venido por él, y el mundo lo aclama.

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese