Indicadores económicos
2018-07-16

Dólar (TRM)
$2.861,70
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,33
Euro
$3.331,87
UVR, Ayer
$259,37
UVR, Hoy
$259,39
Petróleo
US$75,33

Estado del tiempo
2018-07-16

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 09:08

Marea max.: 20 cms.

Hora: 01:35

Dirección viento: Este

Intensidad viento: 10 a 24 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-07-16

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Michael Jackson llega en bicicleta al Centro Histórico de Cartagena

Su metamorfosis empieza a las seis de la tarde. Vive en el barrio Daniel Lemaitre, de Cartagena. Es venezolano. Tiene treinta años. De día, es sencillamente Isber Guanire Hermoso, un muchacho alto, moreno, de un metro con 87 centímetros, delgado, de ojos cafés y cabello liso, y por las noches, desde hace ocho años, desde las ocho de la noche, no es solo Guanire, sino una réplica de Michael Jackson.

Los vecinos del barrio que lo ven salir en bicicleta, saben que Isber Guanire se gana la vida en Cartagena, bailando, cantando y actuando en cinco plazas de la ciudad amurallada, como un Michael Jackson a la intemperie. Y por las mañanas nadie duda en llamarlo por su nombre de pila: Isber. Y por las noches: Michael. Pero ya todos han coincidido en que Isber tiene más cara de llamarse Michael que Isber Guanire, y lo llaman así, con la ilusión de que tienen a una estrella invisible en el barrio.

¿Cuándo empezó todo esto? -le pregunto al verlo en la plaza de Santo Domingo. Le digo que he estado viéndolo actuar desde hace meses, en la plaza, y sus movimientos me recuerdan el más osado de los movimientos de Michael Jackson: cuando sus pies se deslizan en reversa o hacia los lados, invirtiendo la ley de gravedad, y en un segundo, sus pies quedan en un abismo a punto de caerse en lo alto de la canción. Isber Guanire me dice que va a empezar su función, y tendré que esperar al día siguiente para sentarnos a hablar sobre su vida, o a visitarlo en su propia casa.

“Un día hace mucho tiempo, siendo muy pequeño, Miguel, un primo lejano llegó a casa con el disco Thriller, de Michael Jackson y el video de Caminante sobre la luna. Cuando vi aquello, quedé impresionado por la manera de bailar de Michael Jackson. Y esa primera película la vi una y otra vez, hasta que los pasos del baile quedaron grabados en mi mente. Mis padres, Iván Guanire, jubilado en administración en una universidad en Caracas; y Nancy Hermoso, mi madre, una ama de casa, siempre quisieron que yo siguiera una profesión universitaria, y se empezaron a preocupar cuando desde los siete años empecé a seguirle los pasos a Michael Jackson. Mi madre es de color claro.

Mis abuelos maternos eran un mestizaje muy bello: Isabel, mi abuela, una mestiza, de origen indígena. Mi abuelo Pedro, un blanco criollo.  Mi padre es negro, como mis abuelos paternos: Nina y Ernesto, pero mi bisabuela Cándida era blanca.  Heredo la suavidad de mi madre, que es muy pacífica, pero no el espíritu rígido y bravucón de mi padre. Ella me ha visto bailar y se siente orgullosa.

Tengo dos hermanos, una hembra y un varón, pero soy el único que siguió este camino. Al terminar mi bachillerato, hice tres semestres de Computación en la Universidad Central de Venezuela. En 2013 hice un viaje de aventuras a México, con un amigo del bachillerato. Hice contactos en el medio artístico y quedé impactado en el bulevar de Madero, en México, con los artistas de la calle: los imitadores, las estatuas humanas y los músicos. Una amiga, Daniela Guzmán, hija de colombianos en Venezuela, me inició en el maquillaje del personaje. Al principio, a nadie de mi familia le daba confianza esa decisión mía. No respetaban ni aprobaban que yo imitara a Michael Jackson.

En mi casa, la única voz cantante era la de mi madre, que le gustaba cantar las baladas de Juan Gabriel y Ana Gabriel. Mi infancia fue igual a la de cualquier niño venezolano de barriada. Antes de atreverme a trabajar en la calle, yo me presenté en Venezuela, en Súper Sábado Sensacional y canté dos canciones propias que le gustaron a la audiencia. Luego, me presenté en Buscando a una estrella, y tuve una gran aceptación. Empecé a mirar los videos de los cantantes, a estudiarlos, no solo a Michael Jackson, también a Usher. El personaje de Michael Jackson me perseguía en todo momento. Hasta que un día se me apareció en mis sueños y yo le dije que me enseñara esos movimientos, los más difíciles, y en el sueño, fueron claras sus lecciones cuando él mismo empezó a bailar. Cuando Michael apareció en 2009 diciendo que haría aquella gira, tuve el presentimiento de que sería el final. Algo me decía que estaba muy cerca de su final”.

Isber Guanire alista sus zapatillas, sus mocasines negros, su pantalón negro de tela liviana y fresca, su franela blanca cuello V, su chaqueta dorada y plateada que él ha mandado a hacer para su espectáculo, engrasa la cadena de su bicicleta, se maquilla por casi noventa minutos, y respira hondo, acariciándose el cabello negrísimo, se mira al espejo y ve su propia imagen de Isber Guanire, de 77 kilos, casi del mismo peso de Michael Jackson, y emprende el itinerario de todas las noches en Cartagena.

Llega en bicicleta a la primera plaza en Santo Domingo. Observa el panorama de la plaza. Estaciona la bicicleta y espera el instante en que deba entrar sin que su espectáculo acalle la voz de los otros artistas de la calle. Al principio, la policía lo detuvo la primera vez que lo vio disfrazado de Michael Jackson, pero diligenció los permisos para actuar, cantar y bailar. La plaza se llena de noche de héroes a la intemperie. Batman, Superman, el Hombre Araña, un par de robots de cascos plateados y luces intermitentes que cruzan las plazas, la Pantera Rosa y hasta un faquir delgado como una espada que flota en el aire mientras espera la compasión de los turistas.

Luego de presentarse en Santo Domingo y recoger las monedas y los billetes de los espectadores, sigue a la segunda estación en la plaza Fernández de Madrid y la plaza San Diego. La cuarta estación es la Torre del Reloj y la Plaza de Los Coches y la última, es la Plaza de la Trinidad. Transcurren cuatro horas hasta la medianoche. A veces, se extiende. Controla sus propias cervezas que alguien le brinda y retorna a casa a las dos de la madrugada para dormir hasta más allá de las diez de la mañana. Hace una diligencia en el día, practica una hora los pasos de Michael Jackson, les envía algo del dinero de la noche anterior a sus padres en Venezuela, se repone al atardecer de la jornada del día anterior, y vuelve a su rutina del espectáculo por las noches.

Epílogo
Isber Guanire se cuida mucho de los lugares húmedos y del sol, porque ha sufrido de asma. Ha recorrido algunas ciudades de Colombia con su imitación de Michael Jackson, y ha sorprendido públicos en Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Barranquilla, Barrancabermeja, Pamplona y Cúcuta. Su sueño en 2018 es grabar videos con cuatro de sus canciones inéditas: “Vivo el momento”, “Confusión”, “Sin ti” y “Bad girl”. Jamás ha regresado a casa sin una moneda en el bolsillo. Una vez un turista asombrado por su espectáculo le regaló cien dólares y le dijo que era el mejor imitador de Michael Jackson. Otro turista que había estado en un concierto de Jackson, lo abrazó llorando y cada vez que llega a Cartagena lo llama para invitarlo a cenar.

No sabe cuánto tiempo encarnará a ese personaje que se le ha aparecido en sus sueños, deslizándose como un gato en el aire, el Rey del Pop, una leyenda que transformó la historia de los espectáculos, con  su música, su baile y sus videos. “Ahora tengo treinta años. Habrá un día en que no podré hacer esto”. Nació el 15 de noviembre de 1987. Pero más allá de Michael Jackson, él piensa en el sueño personal de Isber Guanire y en su talento para cantar y bailar. Apenas van a ser las ocho de la noche. Ya viene Michael Jackson en bicicleta.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese