Indicadores económicos
2018-07-17

Dólar (TRM)
$2.868,96
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,32
Euro
$3.362,42
UVR, Ayer
$259,39
UVR, Hoy
$259,43
Petróleo
US$71,84

Estado del tiempo
2018-07-17

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 09:49

Marea max.: 14 cms.

Hora: 02:37

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.6 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-07-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Muy cerca de Ricardo Montaner

Más allá de ser el cantante de baladas más exitoso que conozco, Ricardo Montaner es un tipo muy estricto, con ideas profundas, exigente y perfeccionista.

La imagen de “el papá de los pollitos”, como quedó apodado tras su participación en el programa La voz Colombia, en el que se veía como el entrenador más abierto y divertido, se desdibujó a los primeros diez segundos de empezar nuestro diálogo.

Por fortuna, días antes de esta entrevista había preparado un cuestionario que, al parecer, se amoldó a sus exigencias. Lo digo, porque el venezolano no se negó a responder los interrogantes y daba la impresión de estar interesado en el tema.

Sin embargo, fue difícil tratar de tenerlo motivado. Cada pregunta debía tener relación con la anterior y los silencios estaban prohibidos en nuestra conversación.

Llegó contento a esta cita, porque se acababa de tropezar con el expresidente Andrés Pastrana, quien le obsequió su libro Memorias del olvido. Me contó que se quedaron hablando un rato y que el exmandatario hasta le escribió una dedicatoria en el ejemplar: 'Espero que estas memorias olvidadas te ayuden a conocer y, por qué no, a comprender la historia reciente de mi querida Colombia. Tu amigo, Andrés Pastrana'.

Ricardo estuvo en la ciudad para cerrar junto a sus hijos (Mau, Ricky y Evaluna) la gira de Viajero frecuente. El espectáculo se realizó en el Estadio de béisbol 11 de noviembre y, aunque el escenario no tuvo el lleno esperado (aun tratándose de semejante estrella), Montaner interpretó con el alma cada uno de sus éxitos.

Era como darle play a uno de sus CD: una voz impecable. Sin el mayor esfuerzo, logró estremecer al público, muy en especial a las mujeres, quienes esa noche parecían estar todas enamoradas, pero también con el corazón roto y hasta dolidas. En todo caso, las mujeres son muy amplias en cuanto a las emociones, y eso es justo lo que encarnan las letras de Montaner.

 

¿Qué diferencia hay entre componerle a Dios y componer una canción basada en una experiencia personal?
Obviamente cambian los protagonistas, pues, cuando estás plasmando en una canción, tu amor por Jesús prácticamente es algo que viene dictado del cielo. Y escribir una canción al despecho o a la ilusión, es, en cierto modo, retratar lo que todos los seres humanos en nuestra vida alguna vez hemos sentido. Mis historias de amor no son necesariamente originales, más bien intento plasmar la historia de cualquier pareja en algún lugar del mundo.

¿Hay algún músico de su infancia que haya ejercido una influencia decisiva en usted?
Varios. Cuando tenía 6 años recuerdo que escuchaba a Palito Ortega, Sandro, quienes ya eran personajes. Y si bien era un niño, ya en esa época iba absorbiendo influencias musicales de grupos que estaban establecidos en ese momento. En los 60, comencé a recibir la influencia de The Beatles. En los 70, a la edad de 14 años, ya tenía mi propia banda, en la que comencé a escribir mi propia música y a ensayar.

¿Se siente rockero de corazón?
Ese lado rockero lo tenemos aquellos que nacimos en esta tierra. El rock no se escapó de ningún lugar del planeta. En algún lugar de nuestro corazón hay algo de rock, especialmente, en los artistas. Aunque hago baladas, la verdad es que empecé siendo baterista en una banda de rock.

Para usted, ¿qué va primero, melodía o letra? ¿De qué manera la melodía puede ir corrigiendo la letra?
Es una cosa medio rara, porque en mi caso no necesariamente va primero la melodía, después la letra o lo contrario. Pueden ir surgiendo las dos cosas a la vez. No hay una especie de fórmula que te haga escribir de la misma manera siempre. El proceso creativo es algo tan “improvisado” (las comillas son de Montaner). Surge en un momento dado, pero no viene siempre empaquetado de la misma forma. Por ejemplo: cuando te sientas a pintar un cuadro, no sabes por dónde viene la primera raya que vas hacer y qué te la inspiró tampoco. No tengo una fórmula de cómo hacer una canción como si fuera una receta de cocina. Yo siento que no todos los ajiacos son iguales, aunque se llamen iguales.

Si supiera que le quedan pocos días de vida, ¿qué cosas desecharía y a qué se aferraría?
Por supuesto, lo primero que pensaría sería en dedicarme a Dios y a mi familia. Pero como eso es algo que hago habitualmente, espero, que si llega a suceder eso que dices, es mejor que no avise.

En su paso por La voz Colombia, ¿qué fue lo que más le sorprendió?
Venía con buenos referentes al conocer a los representantes que Colombia tiene como Carlos Vives, Andrés Cepeda, Shakira y Juanes. Los que no nombran tan seguido, pero que ahí están y son iguales de talentosos como ChocQuibTown. Me sorprendió que hay mucho talento aquí y La voz Colombia fue la plataforma para confirmar eso. Fue una temporada espectacular.

¿Hay alguna canción de la que usted tuvo mucha expectativa y no tuvo la respuesta del público que esperaba?
Nunca, nunca me pasó con ninguna canción que la haya subestimado o que haya pensado que sería un palo y no pasara nada. Normalmente no me hago expectativa respecto a los temas.

¿Haría una canción por encargo? ¿Y si ese encargo proviene de un dictador, un ser poco humanista?
De ninguna manera (alza la voz).

¿Se ve reflejado en sus hijos en los inicios de su carrera?
Sí y no. Me veo reflejado en ellos en su entusiasmo, en sus caras de alegría y expectativa. Se parecen mucho a mí. Ellos respiran música, lo único que se habla en su vida es de música. Son monotemáticos, igual que yo. En eso sí. En las circunstancias, no. Porque ellos cuentan con una plataforma que yo les he facilitado, aunque al final lo que importa de verdad es el talento: puedes tener mucha plataforma y ayuda, que si no cuentas con el talento, no pasa nada. Entonces en mi época, cuando empecé, no tenía ese apoyo con el que ellos cuentan.

¿Cómo es la experiencia de tener hijos músicos?
Mira, al principio yo era el que enseñaba todo. Ahora, soy el que aprende todo. Así de fácil y sincero. Ellos tienen total influencia sobre mí.

¿Qué piensa de los artistas que hacen obras sociales y de los que no hacen?
Pienso que no sólo los artistas tenemos la obligación de hacer obras sociales: todos los seres humanos tienen el deber de hacer obras sociales, porque todos tienen al lado a su prójimo, alguien con necesidades especiales. De modo que la labor social es algo individual, no exclusivamente del que tiene más plata, ni del que es artista.

¿Qué no le pregunté que desee compartir con los lectores de Facetas?
Hoy Colombia va a elegir democráticamente a su presidente y estoy muy pendiente de lo que suceda en este país, porque ahora también soy colombiano. Y lo que sí quisiera pedirles, con todo mi cariño, a los dos candidatos más fuertes que hay, es que por encima de todo piensen con el corazón en el pueblo colombiano. Más allá de cualquier rivalidad, hay que lograr que al fin y al cabo este país sea de paz absoluta, y yo apuesto a eso: a ver una Colombia con la paz que queremos todos.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese