Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Nayive Sierra sale a bailar

-A A +A
 

Aún conserva la voz seductora de aquella mujer que en una cabina, encarnaba a la novia de Kalimán, la radionovela que hipnotizaba a los oyentes de hace más de medio siglo. El mundo era tan inocente que nadie podía escapar al embrujo de escuchar las historias del héroe Kaliman y su pequeño acompañante Solín en el desierto. Nayive hacía temblar el viento con una lámina de zinc que sacudía o resonaba los cascos de los caballos con un par de totumas volteadas que golpeaba en el escritorio. Actuar en radionovelas era inventar el susurro de la noche, los pasos del vagabundo, los besos furtivos bajo la luna. Actuó junto a Fabio Camero, Gaspar Ospina y Teresa  Gutiérrez.

Nayive me mira para decirme: “No fui solo la novia de Kalimán. ¿Quién se acuerda de eso? Ha pasado una larga historia desde que trabajé en la radio y pasé luego al teatro y la televisión colombiana. ¿Quién se acuerda que fui las mejores piernas de 1968 en la televisión?”

La voz ronca de Nayive tiene el acento apasionado y rebelde de quien se resiste a ver pasar el tiempo. “Aún estoy bailando y actuando, pero ahora, a mis 67 años, me toca enseñar lo que aprendí y eso es lo que estoy haciendo en Cartagena”. Sí. Esta mujer es una consagrada actriz y coreógrafa, una leyenda viviente del teatro, la radio y la televisión nacional, quien acaba de fundar una academia de danza, teatro y canto en Cartagena, con niños y jóvenes, en la calle Primera de Badillo, en pleno corazón amurallado.

Nayive nació en Bogotá, hija de Carlos Sierra, el  músico y compositor de “Corralito  de  Piedra”, canción que le hizo a Cartagena. Su madre, Nelly Moreno, era pianista y pintora. El arte ha sido una vocación en su familia. Su abuelo Milcíades Sierra, era tallador y ebanista. La abuela Alodia Rico tocaba el tiple. No le parece casual que su padre haya compuesto una canción a la ciudad donde ella ha decidido quedarse para entregar su conocimiento y experiencia de tantos años.

Nayive dice que empezó muy temprano en las artes. A sus doce años estudió ballet en la academia colombo italiana, que impulsó la actriz y bailarina Raquel Ércole. Nayive bailó en los programas “Carrusel de la  rosa”, “La  hora  Philips”, “Fantasía en cristal”. Animada por la actriz Rebeca López formó su propio ballet a la edad de 16 años, y viajó a los Estados Unidos, en donde conoció y estudió danza con la legendaria Martha Graham, ballet y neoclásico. Estudió ballet en Colombia con los profesores Roberto Trinquero, greco italiano. Trabajó también con el Canal 7 y 13 de Buenos Aires, como bailarina en los ballet de Beatriz Ferrari. En 1968 trabajó en Juventud Moderna y Estudio 15, dirigido por Alfonso Lizarazo, en donde conoció a los cantantes Óscar Golden, Harold, Pacheco, Claudia de Colombia y Lyda Zamora. Participó en “Mano a mano musical”, dirigido por Pacheco”, “Domingos circulares”, bajo la dirección de Carlos Pinzón, “Tierra colombiana”, de Eucario Bermúdez, “Musical  RCN , coordinado por Jairo Alonso.

Trabajó en la telenovelas “María”, encarnando a la hermana de María; “El  secreto de Diana”; y “Vendaval”, donde hizo el papel de Conchita, la mujer de Martín Balanta; en la serie “Yo y Tú”, fue la novia del gringo, personaje de Franklin Linero. También actuó en “La mala hora”, basada en la novela de García Márquez: allí era Inocencia, la dueña del prostíbulo y amante de Camilo Medina. Actuó en “Antón García”, “La  mala hierba”, “La  perla”, en donde hizo el papel protagónico. Fue la bailarina y actriz de Sábados felices. También trabajó en los programas “Dialogando”, “Teatro Popular Caracol”, “Caso juzgado”, “Séptima puerta”, entre otros.

Incursión en el cine
Trabajó en películas “Como amazonas para dos aventureros”, coproducciones ítalo-colombo-alemanas, al lado de actrices como Raquel Ércole, y Esther Farfán.

Fue bailarina, actriz y cantante en café conciertos como “Síganme los buenos”, “Oh, París, París”, dirigido por Jaime Botero. Ganó el premio “Ondra” de la televisión colombiana como mejor bailarina. También en Cartagena ganó 5 zonales de danzas del Caribe colombiano.

Le parece terrible el final de grandes estrellas del cine y la televisión colombiana que han cerrado su ciclo vital en la absoluta miseria y en el olvido, luego de haber enriquecido el panorama artístico. Se acuerda del actor Pedro Montoya, que murió delirando con su papel de Simón Bolívar, en la soledad de una habitación. Le conmueve recordar a María Eugenia Dávila, una de las mejores actrices de la historia de Colombia.

Epílogo
No quiere que le recuerde que fue la novia de Kaliman, sino que fue las Mejores piernas del 68, y una actriz que las nuevas generaciones empezarán a recordar cuando devuelvan la manivela del tiempo. La verán danzar en el comienzo de Sábados Felices, con un movimiento vertiginoso y chaplinesco. La descubrirán en el halo nocturno de aquella mujer del burdel en “La mala hora”, o dirigiendo danzas del Caribe colombiano.

Dice que fue una de las fervientes animadoras de El Patial, de Manga. Como coreógrafa, llegó a tener ochocientas bailarinas en escena. La pasión por el arte ilumina su rostro.

“En Cartagena, trabajo con el Semillero de Confenalco, en barrios como Nelson Mandela, Bicentenario, Villas de Aranjuez. Soy profesora de ballet y danzas populares. Me he aliado con los profesores y socios: Juan Chalela, de Uruguay, y María Luz Clavel y Ezequiel Insa, de Argentina; profesores de teatro quienes a su vez tienen una obra de teatro montada para presentarlas en colegios de la ciudad, titulada “El soplador de estrellas”. Esta academia es un centro de arte donde formamos artistas integrales, donde aprendan música, danzas y teatro”. La Academia de Nayive abrió sus puertas a la ciudad de Cartagena. Y ella se tira al suelo con los niños y las niñas, y los jóvenes a devolver todo lo que aprendió, con la felicidad de una guardiana de amaneceres. Está avivando la semilla de los nuevos actores, cantantes y bailarines.

Nayive me llamó por primera vez hace noventa días y me preguntó si me acordaba de ella. Ayer  cuando empecé esta crónica, la recordé por su voz, la misteriosa y seductora voz que cautivaba a los oyentes y a los televidentes. Y de repente resonó un viento de zinc en mi memoria.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64140 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese