Indicadores económicos
2017-05-28

Dólar (TRM)
$2.913,47
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.261,92
UVR, Ayer
$250,15
UVR, Hoy
$250,19
Petróleo
US$49,80

Estado del tiempo
2017-05-28

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 09:18

Marea max.: 25 cms.

Hora: 01:13

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Patrick y su travesía por La Fantástica

Un paraíso: la ciudad de la paz. Dos historias: la vieja y la nueva Cartagena. El clima y la calidez de su gente. Ese es el lugar que vino a conocer Patrick, un hombre de 57 años, quien llegó en un crucero desde California, ávido de un nuevo aire, una nueva cultura y lindos edificios. 

Con camisa azul de flores blancas, pantalón de drill, sombrero campero kaki, zapatos deportivos, gafas oscuras y cámara en mano el californiano estaba listo para capturar la esencia de La Heroica. Patrick llegó al Corralito de Piedra el 28 de septiembre, en el crucero de bandera británica, Island Princess, junto a su esposa. Para él, la mejor compañía que podía tener. Gracias ella estaba cumpliendo el deseo de visitar y fotografiar la ciudad que hizo historia, una vez más, tras la firma del acuerdo de paz con las Farc.

Sí, Patrick estaba ansioso por conocer el lugar en donde la comunidad internacional, el Gobierno de Santos y las Farc se reunieron para decirle adiós a más de medio siglo de guerra. Sus ojos brillaban como los de un niño y su sonrisa era tan real, que contagiaba a todos con su alegría.

A las 8 de la mañana de ese miércoles -28 de septiembre-, el gran barco arribó al muelle dos de la Sociedad Portuaria de Cartagena. Pasaron varios minutos para que la puerta se abriera y las escaleras se extendieran. A las 8:30 salió el primer visitante. Bajaban uno tras otro. La fila era extensa. Del Island Princess bajaron 900 pasajeros y allí estaban Patrick y su esposa.

Al final de las escaleras había dos palanqueras, impecables, sonrientes y con mucho estilo, dispuestas a posar en medio o al lado de los turistas.

Buses y vans esperaban a los viajeros para darles un tour por la vieja y la nueva ciudad. Suena raro, pero es lo que los guías turísticos exponen en cada uno de sus recorridos. El Centro Histórico hace parte la antigua Cartagena, mientras que Manga, Bocagrande y Castillogrande conforman la nueva, según ellos.

Con gestos amables y sonrisas los encargados de persuadir a los visitantes promocionaban sus planes, pero la pareja protagonista de esta historia decidió conocer más de la Sociedad Portuaria antes de recorrer las calles de Cartagena. 

Siguiendo las normas de seguridad del puerto, Patrick y su esposa caminaron por la cebra, a la orilla de donde atracan los barcos. El sol estaba intenso, pero ellos se sentían cómodos. Después de varios metros de caminata, la pareja se encontró con un espacio muy natural. Las aves y los flamencos que armonizan el lugar los tenía encantados.

Se tomaron fotos y entraron a varias tiendas. Siguieron su camino y terminaron en el estacionamiento de taxis y más buses turísticos. Allí los vendedores les cayeron como pirañas, todos querían acaparar la mayor cantidad de clientes. Patrick escuchó a varios y se puso de acuerdo con su esposa para subir al Trolley Tour, una de las tantas agencias de tours en Cartagena. 

El reloj ya marcaba las 9:15. Tenían solo cuatro horas para salir del puerto y volver a tiempo. A la una de la tarde debían estar en el crucero, así que Patrick sacó, sin pensarlo dos veces, 40 dólares de sus bolsillos. Antes de poder salir a conocer, por fin, la ciudad, pasaron 30 minutos más. Los buses del Trolley tienen capacidad para 16 personas en la parte de adentro y cuatro en un balcón al aire libre, y hasta que no estuviera lleno no podían salir.

Por fortuna, el Trolley tiene aire acondicionado y la espera no fue traumática, acompañada de música suave. Patrick se sentó junto a la ventanilla, él no quería perderse ni un solo detalle de Cartagena. Las manecillas del reloj indicaban que eran las 9:45 y los dos últimos pasajeros subieron al Trolley.

La sonrisa de Patrick parecía permanente. Era como ver a un niño con nuevos juguetes. El tour empezó… El estadounidense estaba muy cómodo dentro del Trolley, pero cuando el conductor pisó el acelerador decidió salir al balcón y tomarle fotos a todo lo que encontraba en el camino.

Mike, ‘el Pescador de Galilea’, como se hace llamar, fue el guía turístico asignado para presentarle la fantástica Cartagena, a Patrick, su esposa y 18 turistas más.
  
Cuatro paradas

El tiempo era limitado y Mike se encargó de hacerlos reír con su particular pronunciación del inglés. Algo que él mismo dice no dominar a la perfección, pero que divierte a los turistas.

La primera parada la hicieron en el monumento de las Botas Viejas, en el Pie del Cerro. Allí todos bajaron y contemplaron los zapatos gigantes, al tiempo que se retrataban junto a ellos. Cinco minutos después, Mike les dio la señal para volver al bus.

El segundo destino fue el Castillo San Felipe de Barajas. Mike les hizo un resumen de la historia del fuerte y luego se esparcieron para las fotos y videos.

Patrick no dejó de sonreír en ningún momento y su esposa lo miraba con satisfacción. El estadounidense observaba cada rincón y manifestó estar encantado con los edificios de La Heroica.

En la tercera parada, visitaron un museo de esmeraldas en Bocagrande. Por 20 minutos recorrieron la joyería, que simulaba una pequeña mina, mientras que una empelada del lugar les hablaba de la historia y origen de las piedras preciosas. También pudieron ver cómo se tallan las esmeraldas en bruto.

El destino final del anhelado recorrido de Patrick fue el Centro Histórico: la famosa ciudad vieja.

Cientos de turistas se juntaron en las calles del Centro. Las plazas se llenaron y la emoción de los visitantes era notoria: como peces en el agua.

Mike se detuvo en varios sitios emblemáticos y dio breves explicaciones de cada uno. Entre ellos estaban el Hotel Santa Teresa, la gorda de Botero, la Iglesia y Plaza Santo Domingo De Guzmán, el Palacio de la Inquisición, Plaza de la Aduana y la iglesia San Pedro Claver.

El reloj marcó las 12:40 de la tarde y Mike pidió a los pasajeros del Trolley que regresaran al bus, que estaba estacionado en el parque de La Marina.

Patrick no dejaba de preguntar por el sitio en el que se firmó la paz. Para su fortuna, de regreso a la Sociedad Portuaria, debían pasar por el Centro de Convenciones y la cámara estaba lista para dar en el blanco.

No se veía como el 26 de septiembre, pero el Patio de Banderas agrandó la sonrisa de Patrick y quedó en su memoria para siempre. 

A la una, en punto, el Trolley ingresó a la Sociedad Portuaria y Mike se despidió complacido. Patrick levantó su mano y la movió de lado a lado, diciendo adiós y dando las gracias. De Cartagena se llevó una linda impresión.

Entre Aruba, Costa Rica, Panamá y Nicaragua se quedó con Cartagena. Sí… para Patrick ha sido el lugar más lindo que ha visitado. Le pareció limpia y acogedora.

Corto, pero sustancioso

Así se podría definir el paso de Patrick y su esposa por Cartagena. No tuvieron mucho tiempo para conocer más de La Heroica. Tampoco la oportunidad de gastar su dinero. Como ellos muchos viajeros regresan al crucero solo con las fotos y experiencia. Ese día el Island Princess partía a las 2 de la tarde y tuvieron que disfrutar con límites.

Sin embargo, muchos de los 210 cruceros que llegan por año a Cartagena, tienen más horas para partir de La Heroica, dependiendo de la línea de cruceros. Un ejemplo de ello es la línea de Pullmantur Cruises, que ofrece 12 horas para que los turistas regresen al puerto y tiene una participación mayor a la de otras líneas, según lo reportado por la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena. Lo que respaldarían datos relacionados con la economía de la ciudad, expuestos por la Corporación de Turismo (Corpoturismo).

La corporación asegura que, en promedio, un turista deja al día 99,7 dólares a la ciudad.

Los turistas invierten principalmente en pasajes aéreos, hospedajes, alimentación, transporte interno y compra de souvenir. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese