Indicadores económicos
2018-10-15

Dólar (TRM)
$3.088,78
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.720,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.574,95
UVR, Ayer
$259,74
UVR, Hoy
$259,75
Petróleo
US$80,84

Estado del tiempo
2018-10-15

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 00:31

Marea max.: 22 cms.

Hora: 17:01

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 6 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-10-15

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

/ - /
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Pedro Romero murió por Cartagena

El historiador Sergio Paolo Solano de las Aguas sostiene con argumentos que el líder de la Independencia de Cartagena: Pedro Romero, del que siempre se ha dicho que es cubano, es realmente cartagenero.

No existe hasta la fecha ningún documento que verifique que nació en Matanzas (Cuba) porque los archivos de la ciudad desde 1750 fueron arrasados por un incendio.  Fuimos en tres ocasiones a Cuba en los años noventa, siempre tras las pesquisas de Pedro Romero, y en Matanzas consultamos en los archivos parroquiales y notariales, los que lograrion salvarse después del incendio, y allí no encontramos ninguna señal de la familia Romero.

El historiador de la ciudad tampoco tenía mayores informaciones. Mientras tanto, sí existe un documento del censo de 1777 en el que aparece Pedro Romero Porras, de 24 años, como uno de los artesanos del barrio Santa Catalina. Nació en la Calle de las Tortugas. Lo cierto y contundente es que Pedro Romero vivió y murió por Cartagena, y desarrolló toda su vida de herrero y estrategia militar de la Independencia en Cartagena, con sus tres hijos, y al llegar a Los Cayos (Haití), luego de huir el 6 de diciembre de 1815, murió de inanición.

Solano de las Aguas empezó por preguntarse por qué siendo Pedro Romero, un artesano y herrero tenía tantos privilegios en la sociedad de su tiempo. Y era propietario de varias casas en el corazón amurallado de la ciudad, que fueron despojadas a la llegada de Pablo Morillo en 1815.

Romero tuvo un contrato de asentista con el Apostadero de la Marina, con un ingreso superior al del resto de los trabajadores. Su ascenso vertiginoso pasó de la herrería, la cerrajería, la armería y la fundición. Su vínculo con el Apostadero de la Marina, lo llevan a “asumir funciones de un pequeño empresario que controlaba aspectos clave de la producción en su área de trabajo; ejercía el control sobre trabajadores; subcontratabaproducción con otros talleres artesanales; negociaba materiales con los almacenes del Apostadero de la Marina, y todo ellolo invertía en bienes inmuebles. Todo esto le reportaba ganancias que estaban muy por encima de las de los demás artesanos y lo diferenciaba del resto de los trabajadores. Gracias a su trabajo, a un estilo de vida decoroso y responsable, y al privilegio de asentista en el Apostadero, logró consolidar una posición de clase que lo colocó por encima de los demás artesanos, y tuvo los medios necesarios para disputar algunos aspectos sociales que sólo se les reconocían a las élites blancas”.

Romero dirigió el Taller La Maestranza, en El Arsenal, en donde se fundía desde una campana, una ventana de hierro,un fusil o un cañón.

“En 1810 el comerciante ilustrado José Ignacio de Pombo  lo calificó como un artesano excepcional y apto para multiplicar sus destrezas entre sus colegas”.

La tesis de Solano de las Aguas plantea que la Cartagena que batalló por su Independencia en 1811 era una ciudad multirracial, y los africanos esclavizados “fueron un grupo minoritario en la construcción del sistema de fortificaciones”. Además, Pedro Romero defendió a Fernando VII durante el rapto de Napoleón y aportó ingresos significativos para ello.

Las aseveraciones de Sergio Paolo Solano forman parte de un intenso trabajo investigativo de muchos años, de los cuales ya había hecho avances en publicaciones de la Universidad de Cartagema y Universidad Javeriana, y ahora, en los Cuadernos de Noviembre, que se presentaron en el Centro Cultural Ciudad Móvil. en una nueva serie editorial que impulsa de manera conjunta el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena y el Comité de Revitalización de las Fiestas de Independencia de Cartagena.

Es una visión novedosa que amplía y clarifica los recuentos que han hecho hasta hoy los historiadores Eduardo Lemaitre, Donaldo Bossa Herazo, Alfonso Múnera Cavadía, entre otros. Lo cierto es que Pedro Romero, que fue de la confianza del gobierno virreinal, fue uno de los estrategas de la Independencia de Cartagena, como artífice de las milicias Los Lanceros de Getsemaní. Su historia no está en Cuba sino en Colombia. Y es en Cartagena donde se desenvuelve su destino como herrero y se fortalece su conciencia política ante las desigualdades que generaba el gobierno español y su dominio entre nosotros durante trescientos años. Cuando Romero le solicita al rey de España que le autorice para que su hijo Mauricio José, en su condición de mulato pueda estudiar leyes, hay allí una prueba d e la discriminación brutal que se vivía en aquellos años. Romero fue leal a sus principios y consagró su vida por la suerte política de Cartagena. Vivió y murió por ese sueño.

Epílogo
Los historiadores son descubridores de intersticticios secretos a veces tan invisibles que la historiografía  los soslaya. Independiente de su origen cubano o colombiano, Pedro Romero vivió entre nosotros y está enterrado en la iglesia Santo Toribio, luego de morir por inanición en Los Cayos (Haití). Los cartageneros lo honran cada año de muchas maneras en las Fiestas de Independencia. Pero aún hay mucho por celebrar ante el legado de este hombre que llevó en sus hombros el clamor de los suyos.

Es un héroe invisible, al que hay que inventarle un rostro cada vez, porque solo existe una sola imagen de él que ha servido para murales públicos como los de sus vecinos de la Calle de la Sierpe. Pedro Romero es de aquí.



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese