Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-24

Dólar (TRM)
$2.908,53
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,69
Euro
$3.116,48
UVR, Ayer
$242,74
UVR, Hoy
$242,84
Petróleo
US$52,75

Estado del tiempo
2017-01-24

marea

Marea min.: -21 cms.

Hora: 01:20

Marea max.: 14 cms.

Hora: 09:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 24 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Rosario Baena, de niña a reina eterna

-A A +A
 

I. La noche más feliz. Sienta la ansiedad de cientos o tal vez miles de almas aglutinadas en el Teatro Pedro Heredia. Escuche a la multitud enloquecer por ella...ahora mírela. Es Rosario Baena Mejía, la reina. Es la noche húmeda del siete de noviembre de 1963.

Dicen que los ojos de la reina son tan verdes, tan brillantes, que quien los contempla más de un minuto está condenado a quedarse ciego. O a vivir atrapado en ellos para siempre. “Charo” o Rosario Baena Mejía, como quieran llamarla, desfila como si llevara años haciéndolo. Segura, pero tierna. Tanto sonríe que se echó al bolsillo al jurado...gana la corona después de medianoche y dos desfiles en traje de gala. Es la Reina de las Festividades del 11 de Noviembre de 1963. El recinto estalla en aplausos y ella no deja de sonreír. No siente nervios. La niñita siempre supo que sería la reina...sí, niñita. Apenas tiene trece años.

¡Trece años! ¿Cómo así, si quince años es la edad mínima requerida para participar en el reinado?

II. La travesura. Lo que se esconde detrás de esa noche de ensueño es una historia curiosa...una travesura de muchos cómplices, de amores y odios.

Todo el mundo en El Prado conocía a Rosario y a sus inmensos ojos verdes. Cómo no, si todos los domingos salía a cobrar la cívica. Un día, Ignacia González De Arco -líder del barrio- hizo una convocatoria para escoger a la representante al Reinado de las Festividades del 11 de Noviembre. Por supuesto, Rosario asistió apoyada por sus amigos y vecinos. Pero había un “pequeño” problema: la edad mínima requerida para inscribirse en el reinado era quince años ¡y “Charo” apenas tenía trece!  Ignacia escogió a otra chica, Yadira Orozco, una prima lejana de Rosario, pero la gente de Rosario no se quedó quieta. Su comitiva insistió en que sí se presentaría aunque tuviese que devolver el tiempo y volver a nacer...bueno, no pudieron hacer ni lo uno ni lo otro, pero sí una “travesura”. Alteraron su acta de bautismo: intercambiaron las fechas de nacimiento de ella y de su hermana Mirna, que sí tenía quince años.

El día que fue a inscribirse como candidata oficial, en el Concejo Municipal -que quedaba diagonal al Parque Bolívar, en el Centro-, comenzó una batalla campal entre comitivas. A Rosario le gritaban de todo: ¡Reina pirata! ¡Esa partida es falsa!

Pero Rosario caminaba con la frente en alto y los ojos bien abiertos, dispuesta a seguir en la lucha por la corona. La polémica llegó tan lejos que hubo que llamar a su abuelo, don Enrique Baena Orozco, para que dijera si la partida de bautismo era verdadera o no. El abuelo llegó corriendo y con los zapatos al revés al Concejo, pero llegó, y se convirtió en cómplice de aquella mentira ‘piadosa’: “sí, Rosario tiene quince años y el papel es auténtico”, dijo. Y como la palabra de los ancianos era sagrada, Rosario se inscribió.

Lo que no imaginaban en El Prado, es que los otros cómplices de Rosario eran los del mismo Comité Organizador de las Festividades. Ellos sabían que la partida no era auténtica, pero aceptaron a Rosario cautivados por sus ojos y por su rostro de ángel.

En fin, comenzó el reinado, y la pequeña “Charo” se convirtió en la favorita del pueblo. Las otras reinas se iban a bailar a las fiestas que ella organizaba en su Palacio Real...¡todo un hit!

Revolvía masas y pasiones, tantas pasiones que hubo “emboscadas” entre las dos comitivas de El Prado...cuenta la leyenda que aún hay gente enemistada por ese reinado.

Un fin de semana, poco antes de la coronación, en el programa “Momo en el Aire”, que emitía Radio Vigía, de Todelar, midió el favoritismo de Cartagena con un concurso. El público votaría para escoger a la reina del programa y su nombre sería una sorpresa, que sólo se descubriría cuando el móvil de la emisora llegara a uno de los palacios reales. Cuando Rosario vio la móvil en El Prado, pensó que la ganadora sería su acérrima rival, Yadira, pero no. ¡Rosario ganó!

Esa era la antesala a la noche más feliz del mundo. A esa ceremonia inolvidable contemplada por un público tan grande, que había cientos de espectadores esperando afuera del Teatro Heredia. La fiesta continuó en Hotel Americano y Rosario regresó a las 6:30 de la mañana siguiente a su palacio, para salir antes de las ocho a recibir a las reinas nacionales, que llegaban ese día a Cartagena. ¿Y Yadira? Ni siquiera quedó entre las finalistas.

III. 53 años después... La eterna reina “pirata”, como le gritaban cuando se inscribió al reinado de 1963, vive ahora en el barrio Almirante Colón. Tiene dos hijos, cuatro nietos y un bisnieto...su consentido, mono, como ella.

“Si tú supieras, soy la quinta de siete hermanos, la única mona. Tengo un hermano morocho, morocho”, cuenta entre risas.

Para Rosario 1963 fue uno de los mejores años. No lo duda un segundo, volvería a inscribirse y a alterar su partida de nacimiento, porque sabe que volvería a ganar.

La corona que ganó Rosario es de bronce, tiene cuatro picos, el escudo de Cartagena de Indias y cuatro esmeraldas...bueno, tres, le robaron una y le arrebataron también el oro al escudo. La diadema luce opaca, es que han pasado 53 años. Lo que no pierde brillo son los ojos de la reina...siempre verdes, siempre deslumbrantes. Parecen sonreír solos.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2382 fotos
65999 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese