Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-23

Dólar (TRM)
$2.927,91
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.112,95
UVR, Ayer
$242,71
UVR, Hoy
$242,74
Petróleo
US$52,42

Estado del tiempo
2017-01-23

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 00:57

Marea max.: 13 cms.

Hora: 08:38

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 23 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-01-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Rubén Valdez: La Cobra en el ring de la vida

-A A +A
 

Todos los días Rubén Valdez, más conocido en el mundo del boxeo como “La Cobra”, por su estilo particular de pelear, le llevaba el maletín a su hermano al gimnasio y se quedaba durante horas para verlo entrenar. Así se fue despertando su interés por el boxeo, disciplina a la cual, según el mismo dice, le debe todo lo que tiene hoy en su vida.

Comenzó a practicar cuando tenía 13 años de edad. “Pepe” Molina le pidió ser su apoderado porque estaba seguro de su talento, así que habló con los padres de Rubén y éstos dieron el sí y de esta forma empieza la travesía de uno de los boxeadores más taquilleros de la historia del boxeo colombiano.

Confiesa que nunca sintió miedo en el cuadrilátero pero sí una emoción que lo acompañó hasta en su última pelea. Su primer combate fue con Donald León en Marialabaja y ganó por decisión en 4 asaltos, con esta victoria se inició en el boxeo profesional el 30 de noviembre de 1971.

De esta forma se enfrentó a los mejores, derrotó al panameño Jorge Miranda por decisión en 10 asaltos e ingresó al escalafón mundial del CMB; más adelante venció al colombiano, José Pambelito Cervantes, en Barranquilla, y ganó el título Continental Supergallo del CMB. También hubo derrotas como la denominada “Pelea del siglo” con Néstor “Baba” Jiménez y otras más que lo fueron alejando de su sueño de ser campeón mundial.

Así recorrió varias plazas del país y otras internacionales como Las Vegas(Estados Unidos), en donde se enfrentó a Wilfrido Gómez en su segundo intento por el título mundial. Esta pelea la recuerda en especial porque lo golpearon como nunca lo habían hecho en otra ocasión, aunque dice que le queda la satisfacción que aun cuando nadie creía que iba a poder pasar el primer round llegó hasta el sexto donde finalmente fue noqueado.

En el mejor punto de su carrera conoció al amor de su vida, Romelia Pineda, una mujer espontánea y extrovertida que no tuvo el menor reparo en hablar con uno de los amigos de Rubén, Alfonso Pérez, y decirle que le presentara a ese “guapo boxeador”.

“A mí siempre me gustó el boxeo, una vez yo crucé por el ‘Palito de caucho’, que era el sitio de encuentro de los boxeadores, y me encontré con Alfonso Pérez, le dije que me presentara a Rubén, así nos conocimos. Él me regaló una boleta para que lo fuera a ver pelear, el problema era que él era muy galán, tenía muchas novias”, cuenta Pineda, esposa de Rubén.

La vida del boxeador parecía estar estable, tenía fama, era atractivo y se figuraba como una de las promesas del boxeo, sin embargo, en medio de su éxito un grave accidente automovilístico le quitó la seguridad que lo caracterizaba en cada combate.

Sucedió cuando acompañó, siendo novios, a Romelia a recoger a un hermano que venía de Popayán, al girar por el aeropuerto Rafael Nuñez, su hermano, que iba manejando, perdió la visión y se chocaron, Rubén se desesperó y abrió con el antebrazo la puerta de carro, desde  ese momento su brazo no le funcionó igual.

“A raíz del accidente me retiré un año del boxeo
, eso fue lo que me atrasó bastante, después de las terapias en la mano sí volví a practicar, pero cuando regresé ya no fui el mismo. Cuando uno tiene fracturas le queda la psicosis de que está roto eso ahí, esa psicosis me quitó la seguridad y el entusiasmo para conseguir mi sueño de alcanzar un título mundial”, expreso, mientras señala la profunda cicatriz de su brazo.



Durante todo ese tiempo, Romelia se dedicó a cuidarlo y a consentirlo, su relación se fortaleció y todas las demás pretendientes del boxeador se dieron cuenta que ella era la novia oficial y se fueron haciendo a un lado.

Pero no sólo era su brazo, también su columna había sufrido serias lesiones, un médico que lo trataba le aplicaba dosis de silocaina para calmar el dolor, pero el doctor, después de un tiempo, le confesó que lo que le estaba inyectando era agua, que no se retirara del boxeo.

Con el ánimo de confirmar esto, decidió aceptar una oferta que le hicieron de pelear con “Chocolate” Torres, campeón del Perú en aquella época.

“Yo acepté la oferta para ver cómo estaba de mi columna, me fui y en el séptimo round, cuando estaba ganando la pelea, me cae el dolor en esa zona y tuvimos que suspender la pelea, cuando llegamos a Cartagena decidí que no iba a pelear más, no quería que eso fuera a tener un desenlace peor”, relata Rubén.

Nos cuenta que antes del accidente hubo peleas que todavía tiene en su mente como fue la que hizo con Ricardo Cardona por el título mundial y esto se debe a que Valdez considera que esta pelea debió ganarla pues, según cuenta, el arbitro encargado hizo un conteo injusto que le arrebató su deseo de ser campeón mundial.

También recuerda con orgullo su mejor combate que lo dio cuando se enfrentó a “Pambelito” Cervantes, el cual días antes de la pelea había asegurado que él era el mejor peso gallo que había en Colombia y que podía vencer a cualquiera.

Estas palabras fueron las que motivaron a Rubén para aceptar luchar y finalmente ganar a su paisano de Palenque con un lleno absoluto en la Plaza de Toros de la ciudad.



También fue policía

Luego de más de 20 años de trayectoria en el boxeo tuvo que retirarse de lo que más amaba hacer. Decidió que no iba a quedarse de brazos cruzados en su casa, así que hizo un curso de conducción en la Policía y se quedó trabajando en eso por cerca de 18 años.

Fueron muchas las anécdotas que le pasaron en su nuevo oficio. La que más recuerda y la que lo hizo famoso en Las Gaviotas, barrio donde reside desde hace muchos años, fue la que le ocurrió cuando su capitán le pidió que llevara a su familia a dar un paseo y le dio 50 mil pesos para lo que surgiera.

Esa mañana pasó a recoger a su familia, a ellos les pareció extraño pero ante la insistencia de Rubén se fueron todo el día a pasear a la playa, almorzaron allá y se integraron como familia. Al momento de pagar la cuenta no le aceptaron el dinero porque la dueña del local donde estaban resultó siendo admiradora del boxeador y así se regresaron a la casa.

Ese día cuando llega el capitán y le pregunta que cómo le fue con la familia, “La cobra Valdés” cayó en cuenta que él le hablaba era de sacar a pasear a su familia. Él capitán se enojó demasiado y en menos de una hora ya se había regado el rumor en todo el barrio por el malentendido.



Un golpe muy duro

Pero el golpe más duro que tuvo que soportar no se lo ocasionó ninguna pelea sino la propia vida. Rubén, que se caracterizaba por ser un hombre muy sensible y hogareño, perdió por un cáncer a su orgullo más grande: su hijo.

Nunca se sobrepuso de haberlo perdido, lloraba todos los días, siempre se le veía en silencio y en el momento más inesperado decidió quitarse la vida.

Planeó su muerte, puso una soga, se colgó de ella y por razones extrañas su esposa se percató de lo que estaba haciendo y gritó tan fuerte que su otro hijo cortó la soga y evitó lo que parecía inevitable.

Estuvo internado 15 días en un hospital psiquiátrico en Turbaco, durante ese tiempo conoció de Dios, toda su familia comenzó a asistir a una iglesia cristiana y el dolor poco a poco fue sanando.

“Lo más duro que he vivido ha sido la muerte de mi hijo, era un gran periodista, tenía un futuro por delante, pero el Señor me ha  dado fuerza para aguantar, estoy vivo gracias a él y todo se lo debo a él”, dice con voz quebrada el boxeador.

“Fue una muerte muy fuerte, la muerte de un hijo te marca para toda la vida, lo que me mantiene un poco más tranquilo es saber que nos vamos a encontrar allá arriba y vamos a volver a vernos y unirnos nuevamente”, agrega.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2379 fotos
65935 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Gran boxeador, gran persona,

Gran boxeador, gran persona, siempre seras el campeon y el orgullo de los que vibramos con tu epoca de gloria. Dios te sigan bendiciendo y tu angel en el cielo que es tu hijo te cuide cada dia..un abrazo campeon...

VAMOS CAMPEÓN NI UN PASO

VAMOS CAMPEÓN NI UN PASO ATRAS..SIEMPRE SERAS NUESTRO GRAN CAMPEÓN..!!!