Rusmeris Villar Barboza: La pesista de oro

10 de enero de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Rusmeris Villar Barboza fue escogida como la Deportista del Año en Bolívar. Lleva 12 años cosechando triunfos como pesista a nivel nacional e internacional. Cientos de medallas cuelgan de la pared color fucsia de la habitación de Rusmeris Villar Barboza, formando una cortina de triunfos que impresiona a quien visita su cuarto. Está claro, ella es una ganadora. Tiene tantas medallas que no sabe con exactitud cuántas son. Sólo recuerda que le robaron una porque el ladrón pensó que la medalla era auténticamente, de oro. “Imagínate, si las medallas fueran de oro, no estuvieran aquí, fuera rica...”dice riéndose. Después de cuatro años de vivir en el Valle, el Departamento que la acogió y le brindó la oportunidad de desarrollarse como deportista, Rusmeris regresó a casa, a darle triunfos a su departamento Bolívar y a disfrutar de su familia. “Acepté regresar porque me hace falta mi familia y además, porque me ofrecieron un buen respaldo”, dice la deportista. Sus padres, José Villar y Pastora Barboza, la describen como una muchacha seria, juiciosa, querendona y excelente miembro de familia. Ella solo se ríe mientras los ojos le brillan al escuchar a sus padres decir que se sienten orgullosos de ella. No es para menos, Rusmeris ha ayudado para que la casa de sus padres, en la Calle Las Flores de Bayunca, tenga un baño interno. “Anteriormente el baño quedaba en el patio, pero ahora mandé a hacer uno adentro de la casa, muy cerca de los cuartos”, dice la joven, quien asegura que con su trabajo logró enchapar la cocina y le puso machimbre al cielo raso de su cuarto. Todo gracias a la disciplina y a la responsabilidad que siempre la ha caracterizado. Rusmeris confiesa que al principio no le gustaron las pesas. “Recuerdo que me cayó una barra en la rodilla y eso no me gustó”, dice la joven. “Yo practicaba atletismo en el colegio Cooperativo de Bayunca, y Aurelio Berrío, el profesor de Educación Física me mandó, sin importarle lo que yo pensara, a practicar pesas. Ahí conocí a Alfredo Obirnez, quien estando en el pueblo me enseñó la técnica de este deporte y después me trajo a entrenar a Cartagena”, dice la deportista del año en Bolívar. En un principio a su padre, José Villar, no le vino en gracia la idea que su hija menor levantara pesas. “Yo veía que eso era muy exagerado para mi única hembra”, expresó su padre. Sin embargo, su familia apoyó la naciente afición de su hija, quien a los 14 años, empezó el levantamiento de pesas. “Fue un sacrificio”, dice Rusmeris. “Trasladarse a Cartagena desde Bayunca era difícil para mí porque no contábamos con los medios económicos”, recuerda la joven deportista. José Villar, quien se dedicaba a vender frutas en el Mercado de Bazurto, dice que muchas veces cogían el dinero de la comida para que su hija fuera a entrenar a Cartagena. Sin saberlo, el esfuerzo valió la pena. El primer viaje que realizó Rusmeris fue a Bogotá para participar en un intercolegiado, en el año de 1997. Allí saboreó el triunfo por primera vez porque se trajo a casa tres medallas de oro, en los 60 kilogramos. “Ahí fue cuando le cogí gustico a las pesas”, dice la deportista. “Claro, a ella lo que le gustó fue viajar y ganar; además que llegó de Bogotá enferma y duró varios días en cama”, recuerda su madre, Pastora Barboza. Lo demás es un compendio de triunfos y medallas de oro. La deportista bolivarense, integra la selección Colombia de levantamiento de pesas desde 1999 y ha representado al país en Venezuela, Guatemala, Argentina, Ecuador, Brasil, República Dominicana, Puerto Rico, Estados Unidos, República Checa, Bulgaria, Turquía y Tailandia. LA FAMILIA Rusmeris tiene cuatro hermanos mayores: Eduardo, José Edinson, Wilson y Erlide, quienes le han dado 18 sobrinos, a los que consiente mucho. “Ella no quiere fiesta con sus sobrinos”, dice su madre. En cuanto al nombre, Rusmeris, su padre recuerda una vez que el circo visitó Bayunca. “La muchacha que contaba los chistes se llamaba así y yo me dije que si tenía una hija se llamaría Rusmeris”, dice el orgulloso padre. Con eso no contaba Pastora Barboza, quien iba a llamarla Zula. Rusmeris Villar es tímida, tiene una bella sonrisa, sus compañeros de la selección la llaman “Ruchy” y dice que va segura a las competencias porque se entrena bien. El sueño de Rusmeris es conseguirse una casa en Cartagena para no lidiar con la distancia que le representa viajar de lunes a sábado, doble jornada, a entrenar en Cartagena. Lo que más disfruta de estar nuevamente en casa, es que su mamá la consiente preparándole sus platos favoritos: mondongo guisado, sancocho de pato, pescado y patacón con queso. El domingo, su día libre, a Rusmeris le gusta ver televisión, los muñequitos; jugar con sus sobrinos y aceptarle dos cervecitas a sus vecinos que la invitan. Cuando está “prendida” le gusta la champeta aunque en sano juicio, prefiere escuchar vallenato, los clásicos; la balada pop y salsa romántica. Entre semana, Rusmeris llega tan cansada a su casa, que se queda profunda para descansar y poder madrugar para continuar con el entrenamiento. Lo que más hace en el gimnasio son sentadillas. “Entreno dos horas en la mañana y dos horas y media en la tarde”, dice la deportista del año. A sus 26 años, Rusmeris quiere radicarse en Cartagena y se ve en un futuro, entrenando a otros deportistas. “Si no levantara pesas profesionalmente, me hubiese gustado estudiar Educación Física”, dice la joven deportista. HOJA DE VIDA Campeona nacional intercolegial en 1997. Campeona nacional en las categorías junior 98 y 99. Campeona nacional juvenil desde 1999 a 2003. Campeona de los Juegos Nacionales de Pasto en 2000 (3 medallas de oro). Subcampeona de los Juegos Nacionales de Bogotá en 2004 (tres medallas de plata). Campeona de los Juegos Nacionales de San Andrés y Providencia y Cali en 2008 (una medalla de oro). Medalla de bronce en el Mundial Juvenil de Pesas en República Checa en 2002. Ganó un oro y dos platas en los Juegos Centroamericanos de Cartagena en 2006. Tres medallas de plata en los Juegos Suramericanos en 2006.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Facetas

DE INTERÉS