Indicadores económicos
2018-07-21

Dólar (TRM)
$2.883,81
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,31
Euro
$3.341,75
UVR, Ayer
$259,47
UVR, Hoy
$259,47
Petróleo
US$73,07

Estado del tiempo
2018-07-21

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 12:29

Marea max.: 21 cms.

Hora: 21:46

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.3 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-07-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

“Soy independiente, no solitaria”: Claudia Palacios

Era la practicante de Yamid Amat en noticias CM&. Él mismo le propuso que se fueran para Noticias Caracol, a lo que maravillada, siendo sólo una jovencita, accedió sin pensarlo.



“Me dijo: ‘Mire,  me la voy a llevar para Caracol, porque usted no sabe nada, pero  tiene talento y yo la quiero ayudar’”, recuerda Claudia Palacios.

Días antes de dirigir el noticiero, Yamid se encontraba haciendo casting de presentadores. En uno de esos, vio a Claudia aparecer por accidente en la pantalla de control master y le dijo:

“Usted, siéntese ahí y haga un casting’". Entonces leí el pronter y me dijo: ‘Usted va a ser presentadora de Caracol’”.

Claudia quedó aterrada. Lo último en lo que se quería convertir era en presentadora de noticias. Le desencantaba la idea de ir a presentar y devolverse a su casa.

La profecía de Yamid se había cumplido: Claudia, al poco tiempo, estaba en el set presentando. Sin embargo, su maestro nunca le quitó la posibilidad de seguir haciendo reportería.

Estar en ese noticiero le abrió las puertas de escenarios internacionales. CNN le propuso que trabajara para ellos en Atlanta (Estados Unidos).

Dialogamos de su experiencia como emigrante durante 8 años, de su familia, sus inicios en el periodismo, su hijo, su libro ¿Te vas o te quedas? y de las verdaderas razones que la hicieron regresar a Colombia.

¿Por qué regresó?

Fueron dos razones: la primordial fue mi hijo, que quería regresar y consideré que ya entrando a la adolescencia,  debía estar cerca del resto de la familia. Yo no podía arrebatarle ese amor. La otra, era yo misma. Era mi carrera. Sentía que estaba muy cómoda. Seguramente, si yo no decía me voy, no me iban a sacar, porque es un poco el estilo de las corporaciones estadounidense, pero yo me sentía en la jubilación. Quería usar todo ese capital que tengo en mi imagen, en reconocimiento, para algo más que seguir siendo famosa y ganando dinero, sin desvalorar lo que eso significa. Pero quería poderlo aprovechar en otras áreas de mi carrera, como en escribir mi libro, poder utilizar mi imagen a favor de obras sociales, ser más activa como persona civil, y yo sentía que eso lo podía hacer más aquí que allá.

¿Recuerda cuál fue su primera entrevista?

Al padre Gonzalo Gallo. No me acuerdo en qué grado iba. Él era muy exitoso. Ya él escribía El Oasis, para El País de Cali. Fue como esos primeros curas que uno escuchaba, porque las misas eran una nota. Así que para un trabajo del colegio me fui con una grabadora roja gigante que había en mi casa a hacerle la entrevista. Mi mamá me llevó.

¿En qué momento supo que sería presentadora de noticias?

Yo nunca dije: quiero ser presentadora de noticias. Decidí que quería ser periodista cuando estaba en noveno grado, porque me daba mucha curiosidad cómo pensaba la gente. Pero, como siempre he sido tan tímida, me costaba trabajo ser preguntona. Entonces, necesitaba algo que validara ser así de metiche. Recuerdo que hacía encuestas y me iba de casa en casa preguntándole a la gente: ¿por quién votó, ¿le gusta el presidente, ¿a qué partido político pertenece?, cosas por el estilo. Después que me tocó elegir qué estudiar, me di cuenta que el periodismo es eso que me da la licencia para seguir escudriñando en la vida de los demás, pero con un propósito. Siempre he concebido el periodismo como un servicio social. Entonces, se juntó lo uno, que era mi curiosidad por saber; con lo otro, que era prestar un servicio social, y me pareció que la herramienta era el periodismo.

¿Qué tanto se parece a sus padres? 

El valor más importante que le heredé a mis papás fue el del trabajo. Ambos vienen de un estrato socioeconómico medio-bajo. De parte de mi mamá, eran 17 hermanos; del lado de mi papá, eran nueve. Ambos trabajaban en la Aeronáutica Civil, en Cali. Pero mi mamá, a pesar de tener su trabajo allá, cuando llegaba a la casa siempre estaba haciendo cerámica para vender a las vecinas, o haciendo ramos de flores para vender, o imprimía tarjetas de Navidad y las vendía entre sus conocidos.  Hacía empanadas y las dejaba en un sitio en el aeropuerto para que mientras ella trabajaba en ese sitio las vendieran. También vendía kumis. Y los fines de semana, que ella descansaba, mi hermano y yo éramos los que íbamos  a llevar las empanadas y el kumis. Y lo mismo mi papá, siempre haciendo muchas cosas que le permitieran no sólo tener más ingresos, sino que era como la personalidad de ellos, que creo que es la mejor herencia que nos ha dejado a mis tres hermanos y a mí, que es esa capacidad de trabajar mucho y de saber que todo lo que se quiere se logra a través del trabajo y no hay otro camino diferente.

Luego de su experiencia en el exterior, ¿no le parece que debería haber un equilibrio entre lo terrible y lo bello que se divulga sobre Colombia? 

Entiendo lo que me dices. O se informa algo que está en un extremo; o, se informa algo que está en el otro extremo. Yo pienso que como se está haciendo, está bien. Hay que ser agresivo en cómo se muestra al país, para que la gente tenga un contrapuesto fuerte a todas esas informaciones negativas que se han hecho desde hace años. Lo que te puedo decir es que la gente ya conoce a Colombia como otra cosa. Este es un país con una posibilidad de inversión muy interesante y, ahora, que hay crisis en Europa y tantos años de crisis en Estados Unidos, están buscando en América Latina posibilidades de inversión y Colombia es uno de los países latinoamericanos que ofrecen clima de negocios para eso.

¿Qué le dejó su paso por CNN y lejos de su país?

Pues mucho, y siento que esa es la parte en la que uno más crece, porque, por supuesto, todo el mundo ve que CNN tiene un capital inmenso que, de hecho, es así; y yo voy a cualquier parte de América Latina y me conocen. Y eso es muy importante para mí como profesional. Pero, aunque eso es muy grande, lo más grande que obtuve de esa oportunidad fue el crecimiento como persona. Porque cuando uno migra,  pierde la red de apoyo que tiene o que se forma alrededor de uno en el lugar donde nació y creció, que es una red que se forma por generación espontánea, uno no la construye.

¿Qué cosas nuevas descubrió de su personalidad? 

(Pensativa) Yo, por ejemplo, creía que era muy solitaria, porque  nunca he tenido el parche de amigos. Yo he sido de mi casa, de leer un libro. Tengo uno o dos amigos, pero ya. Entonces, pensaba que no me iba a pegar la soledad porque realmente  vivo sola aquí en Colombia también. Cuando migré, me di cuenta que yo no era tan solitaria como creía. Yo era independiente y, sigo siendo muy independiente, pero no era solitaria. Sí necesitaba saber que cuento con gente alrededor, que necesitaba una red y cómo esa red la perdí, me di cuenta que, ¡wow!, no era sola, que era independiente. Pero todo eso fue un proceso en el que me enfrenté a mi misma y a cómo afrontar las pequeñinas adversidades que trae ese descubrimiento.

¿Qué personaje no disfrutó entrevistando?

Uno debería tener esas preguntas resueltas, porque nunca sé qué contestar. Digamos que una de las más difíciles fue con Rafael Correa, que lo entrevisté varias veces, pero la más reciente fue hace año y medio. Fue una entrevista muy tensa porque estábamos contra el tiempo, fue un momento difícil para él. Y él tiene algo, y es que los primeros 15 segundos de sus respuestas siempre son para desacreditar la pregunta. Te dice cosas como: “Ah, usted me está preguntando eso, porque  no leyó bien, porque  ignora la situación real”... Cosas por el estilo. La tercera vez que me respondió así, decidí que no iba a rebatirle eso al presidente. La entrevista no puede ser el pulso entre el presidente Correa y la periodista Claudia Palacios, sino que él conteste lo que creo que debe contestar. Esa fue una de las más desafiantes. Pero yo me las gozo todas, las estudio mucho. Ya sea el presidente o una persona de la calle.

¿Cuándo se siente feliz?

Creo que la felicidad consiste en hacer lo que a uno le gusta hacer y que eso tenga un propósito más allá de lo material.

¿Qué tal la experiencia de escribir su primer libro?

Ojalá pudiera volverme algún día una escritora, pero yo no lo veo. Sé que es mi primer libro, porque tengo la certeza que voy a escribir más. Ya hasta tengo cuáles son los temas y me divierte el proceso. Pero este libro  no lo estoy concibiendo como el primero de mi carrera como escritora, sino como un trabajo un poco más profundo como periodista para ayudarle a la gente a tomar mejores decisiones, que no se les vuelva la vida lo que yo vi allá.  No me quejo de mi experiencia como emigrante, porque fue muy buena, pero vi muchas experiencias de gente o que no debió irse; o, que si hubiera hecho las cosas de otra forma, quizá se hubiera acercado más a la idea de éxito que tenía.

Finalmente, ¿Qué significa estar de vuelta?

Para mí, volver a Colombia ha significado diversificar mi carrera. Nunca había hecho radio, prensa, la posibilidad de tener el libro y hacerle promoción, moderar un foro y  tener una conversación contigo, como con otros colegas. Todo este tiempo es muy enriquecedor. Enriquece mi carrera, mi vida y es la manera cómo veo mi regreso a Colombia.

LEA MÁS SOBRE Dominical



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese