Indicadores económicos
2017-06-23

Dólar (TRM)
$3.035,83
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.390,71
UVR, Ayer
$251,04
UVR, Hoy
$251,06
Petróleo
US$42,74

Estado del tiempo
2017-06-23

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 06:11

Marea max.: 29 cms.

Hora: 23:08

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Tomás Betín: Uno debe aprender a burlarse de sí mismo

A pesar de la trascendencia con que viene haciendo su música en formato de rock, Tomás Betín intenta no tomarse en serio ni llevarse a pecho todo lo que le dicen sobre sus grabaciones o su escritura periodística y literaria.

Constantemente está haciendo chistes sobre sí mismo o respecto a su trabajo como cantautor. Pero, cuando opina en serio, afirma que “uno tiene que aprender a burlarse de sí mismo. A lo mejor es algo del espíritu de  Luis Carlos López lo que anda flotando por ahí”, dice trayendo a colación su origen cartagenero, su atracción por los ritmos caribeños, pero al mismo tiempo por las canciones de los grandes del rock de Norteamérica, de Europa o del Cono Sur.

En su más reciente visita a la capital de Bolívar se hizo acompañar de Picó, el disco compacto en el que dice haber intentado un homenaje a la cultura popular cartagenera, lo que se percibe desde la imagen que ostenta la carátula: un niño negro bailando sonriente, teniendo como fondo un suelo de arena marina y varias cercas de palo custodiando los patios de unas viviendas modestas.

Uno juraría que se trata de un habitante de los barrios San Francisco, Santa María o La Esperanza, pero el infante es nativo de Senegal y la imagen fue captada por la fotógrafa francesa Stephany Garguit. “Eso es como para que uno vea lo bien conectada que está la cultura popular de esos lados con la de Cartagena”, apunta Betín, quien agrega que “paradójicamente, el CD más cartagenero de mi carrera lo hice en Bogotá”.

Antes, había grabado con el Grupo Bar la producción Oh, Gloria, para luego independizarse y formar su propia banda, de la cual salieron esfuerzos como Susana forma de darme su amor y Picó, tal vez, y por el momento, el más pensado y elaborado de sus escasos trabajos discográficos.

A través de los correos electrónicos de sus allegados, y mediante you tube, Betín ha ido dando a conocer a cuentagotas las cosas que contiene Picó, entre ellas Todo menos tu amigo, un intento de paseo vallenato que fue presidido por una nota periodística, a lo mejor redactada por el mismo cantautor:

“El intrascendente cancionista cartagenero Tomás Betín se atrevió, de manera por supuesto desafortunada, a profanar las sagradas tonadas vallenatas y entregar una pseudocanción llamada ‘Todo menos tu amigo’, empeorada con un insulso videoclip en el que osa incluir un par de pingüinos.

Las sociedades protectoras del vallenato y de los animales antárticos se han manifestado en contra no sólo de Betín sino de toda su familia, incluyendo sus primos lejanos y tíos políticos, para que se abstengan de seguir con este tipo de prácticas nocivas para el ambiente medio del ártico y el arte.

Incluso, se ha solicitado a las autoridades que, con el fin de aplicar una sanción social ejemplarizante, sean permisivas en cuanto al uso de improperios y objetos de desaprobación contra Betín, tales como pedruscos y maderos....”

La pieza, según el mismo Betín, “me venía persiguiendo desde tiempo atrás, pues la idea era componer un vallenato como lo hubiesen hecho Rafael Escalona y Joaquín Sabina, hasta que apareció la canción, pero con la temática del enamorado al que la muchacha le sugiere que ‘quedemos como amigos’, que es la derrota más indigna que puede sufrir un pobre tipo”.

Sobre el golpe de champeta que abre la nómina de canciones de Picó, el compositor advierte que ya había estudiado sobre esa propuesta desde cuando era sólo un estudiante de periodismo en Cartagena, “pero me sigue atrayendo por lo espontánea e irreverente que suele ser, aunque creo que sus cultivadores deberían sentarse a rehacerla, porque la veo torciendo el rumbo hacia la rumba y el comercio”.

Admirador acérrimo de Charly García, Tomás Betín decidió marcharse a Bogotá cuando se percató de su bancarrota, pero también de las posibilidades de gritar sus canciones en un medio difícil, pero fructífero.

“Bogotá es respetuosa con todos los géneros musicales que le lleguen. Allá puedes acceder sin dificultades a Fito Páez o a Petrona Martínez o a Serrat o Blades, pero no hay como tocar en Cartagena. Aquí el público no  necesita intermediarios para entender lo que estés tocando”.

Villancicos satánicos se titulará la siguiente producción, que podría comenzar a grabarse a finales de este 2011, “cuando las primas navideñas lo permitan”, dice Betín, quien anuncia que la producción podría traer algunos joesones, vallenatos y otras argucias “como un juego de contrarios para el desprevenido sin preceptos”, afirma medio bisojo y medio cínico, a la manera del Tuerto López.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese