Indicadores económicos
2018-05-28

Dólar (TRM)
$2.887,16
Dólar, Venta
$2.772,00
Dólar, Compra
$2.580,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.370,75
UVR, Ayer
$257,96
UVR, Hoy
$258,00
Petróleo
US$76,44

Estado del tiempo
2018-05-28

marea

Marea min.: -06 cms.

Hora: 06:58

Marea max.: 22 cms.

Hora: 22:56

Dirección viento: Oeste

Intensidad viento: 05 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.3 a 0.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2018-05-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Un café de oportunidades

El sueño de tres aventureros cruzó los mares. Vanessa Brettel, Hannah Costello y Tom Navakas, salieron hace un año de Canberra (Australia). Desafiaron adversidades, conocieron las lunas del desamparo, y están en Cartagena desde hace tres meses, para contar el cuento.

Todo empezó como una pequeña fantasía. Cada uno dejó atrás historias propias para empezar una nueva aventura en compañía de otros. El sueño era fundar un café con impacto social para beneficiar a jóvenes de las comunidades vulnerables de Cartagena.

“Tom deseaba montar un restaurante y yo quería algo más social, como una fundación, por ejemplo. Entonces un negocio social nos pareció una buena manera para lograrlo, teniendo en cuenta que las fundaciones también necesitan un ingreso. Llegamos aquí a Cartagena con la idea y con nuestros ahorros y empezamos a trabajar con la fundación Fem, que opera con comunidades indígenas y afrocolombianas en condiciones vulnerables”, indica Vanessa, quien estudió Licenciatura en Estudios Latinoamericanos, en la Universidad Nacional de Australia.

¿Por qué Colombia? Cuenta Vanessa que estudió un semestre de intercambio en Bogotá, en la Universidad de Los Andes, y durante ese tiempo viajó a Cartagena. En ese momento, fue testigo de la palpable y abismal desigualdad socioeconómica de esta ciudad.

“Eso me impactó. Pero, en general, este país me gustó mucho y pensé en regresar para ayudar a la gente de aquí... y Cartagena es un buen lugar”, agrega Vanessa en español, mientras Tom, que estudió Administración de Negocios y es un amante de la cocina, asiente en lo poco que logra entender, al igual que Hannah, una productora de televisión que también se sumó a la causa.

Hace ya una semana Café Stepping Stone abrió sus puertas, no solo a clientes, sino a esos jóvenes con pocas oportunidades, que ahora tendrán un espacio en el que, además de obtener un ingreso, serán entrenados en servicio al cliente, preparación de bebidas y comidas, y donde podrán aprender inglés. “Es un empleo de medio tiempo, por un periodo de tres a seis meses y después los ayudamos a encontrar otro empleo. Luego tomamos otro grupo para entrenarlos. Es por ciclos”, comenta Vanessa.

Mayra Rodríguez Burgos vive en Paseo Bolívar. Estuvo desempleada por dos meses y hoy se muestra contenta al tener un empleo que le permite aprender y tener más tiempo para cuidar a sus dos niños, uno de siete meses de nacido y otro de cinco años de edad.

“Aquí nos dan la oportunidad de ganar experiencias, no tenía conocimiento de esto y ahora estoy aprendiendo. Tenía dos meses de trabajo y no conseguía, tampoco me cogían porque no tenía experiencia en otras áreas, solo como vendedora... trabajé en un almacén de ropa. Aquí he aprendido de todo un poco: inglés... un poquito, servicio al cliente. Esto es un proceso y sé que con el tiempo voy a aprender más cosas”, dice Mayra.

También está Oberto, en un principio se muestra tímido, pero luego habla un poco sobre su vida. Hace muchos años, su familia llegó desde Momil, Córdoba, hasta el corregimiento de Bayunca, en busca de mejores condiciones de vida y oportunidades. Tiene 19 años y este es su primer empleo formal. “Terminé el bachillerato a los 16 y me dediqué a trabajar. Trabajé en una carnicería, en Bayunca, y a veces en albañilería. No he estudiado una carrera, hice un curso de maquinaria pesada, pero me gustaría estudiar psicología. A veces uno quiere pero no hay fuerza económica, aunque hay un viejo refrán que dice que quien quiere puede, todo está en el sacrificio que uno haga y las ganas de salir adelante y yo haré lo posible aprovechando las oportunidades que se me presenten”. Este “café social”, como lo llaman los tres australianos, espera acoger a muchos jóvenes como Mayra y Oberto, con deseos de aprender. “Para un futuro, queremos recibir a jóvenes en riesgo y darles la oportunidad de tener un trabajo”, sueña Vanessa. Ojalá se haga realidad.

El café sabe a un largo viaje y a una dulce esperanza.

Dato:

Este proyecto se desarrolla bajo el apoyo de la fundación Fem, una entidad Sin Ánimo de Lucro que tiene como objetivo servir como puente para fomentar el trabajo internacional, intergeneracional e intercultural, logrando la innovación social y el diálogo para superar la desigualdad.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Direccion!

Sería bueno que dejaran la ubicación del lugar para que quien esté interesado pueda ir ya que es una idea magnifica. Ojo con eso el Universal!