Indicadores económicos
2017-03-27

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-27

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:24

Marea max.: 11 cms.

Hora: 23:07

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 11 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Un enamorado del deporte

-A A +A
 

El ¡Bye, bye see you soon!, que en español traduce “adiós te veré pronto”, se convirtió en una de sus frases célebres.

Esa fue la expresión que se comenzó a escuchar en la década de los 70 en los radios de miles de aficionados que sintonizaban la transmisión de Emiro Bertel Torrente, quien cada vez que conectaban un jonrón en el estadio 11 de Noviembre acompañaba ese batazo con esa frase que aún recuerdan los siempre amantes de la “pelota caliente”.
En esa época, en donde el béisbol era la gran pasión de los cartageneros, Bertel Torrente, uno de los grandes narradores deportivos que ha dado la Costa, comenzó a imponer un estilo propio, único y original que le permitía al oyente conocer de manera detallada cada una de las incidencias del juego.
Su poder de descripción llegaba a tal punto que entregaba más datos de los que el oyente esperaba. “Fui el primero en darle los segundos apellidos a los peloteros en plena transmisión: Abel Leal Díaz, Humberto Bayuelo Setién y Pompeyo Llamas Castillo, por decirte algo”, dice Emiro mientras termina de acomodarse en la silla en una de las salas de El Universal, en donde comienza a relatar cómo inició su historia en el micrófono.
Aunque nació en San Antonio de Palmito (Sucre) se considera todo un cartagenero, pues sus padres lo trajeron a Cartagena desde que él tenía un año.
“Desde niño me gustaba la radio, no me perdía por nada del mundo las transmisiones de Marcos Pérez y Napoleón Perea. Me ponía con unas ‘laticas’, que hacían las veces de micrófonos, y narraba juegos imaginarios y pasaba cuñas comerciales”, agrega.
Su amor por el periodismo comenzó a tomar más fuerza en 1969 cuando decidió estudiar Radio Difusión y Periodismo en el colegio H.L. Monroe en el Centro, calle del Porvenir.
“Mi profesor era Ramón Ortiz, una de las mejores voces que ha tenido la radio cartagenera y dos profesionales más del periodismo: Dairo y Alfredo Pernett Morales, quienes en aquel entonces estaban vinculados a El Universal”, dice.

AL LADO DE DOS GRANDES
Un año después Bertel ya hacía radio con uno de los “grandes ligas” que tenía el periodismo deportivo en aquellos tiempos: Julio Pinedo Brugés. Ahí, en la Voz de las Antillas, Bertel Torrente comenzaría a dar pasos rápidos y seguros en esta actividad.
En 1971 compartió micrófonos en Emisora Fuentes con Luis Alberto Payares Villa, a quien considera otro de sus grandes maestros. “El programa se llamaba Avance 71. Payares me enseñó los secretos del micrófono y, además, me inculcó que el periodista era figura y que siempre tenía que estar bien presentado. ‘El Villano’, como le dicen por cariño, tenía una extraordinaria voz, inteligencia y, además, todo el tiempo se mostró como un estudioso de la radio”, comenta.
Para él su mejor época en la radio deportiva comenzó en 1978, después de los Juegos Centroamericanos de Medellín. “Ahí fue cuando me solté como narrador porque antes sólo llevaba las estadísticas. Me pusieron el remoquete de ‘Computadora Humana’ porque sacaba los numeritos del béisbol muy rápido”.
Muchas han sido las anécdotas que ha tenido en el mundo del periodismo deportivo, pero siempre recuerda dos en particular.
“Casi me resulta imposible lograr que Julio Pinedo me diera una oportunidad para hablar unos segundos en su espacio deportivo. Me dijo que no podía darme el micrófono porque no tenía experiencia y yo le contesté que como iba a tenerla si no había comenzado todavía. Le rogué que me diera la oportunidad, le insistí, me dio el chance y una semana después ya me dejaba sólo haciéndole el programa. Ahora cuando me ve, me abraza y me dice que he sido su mejor alumno. Eso me llena de orgullo”, confiesa.
La otra fue cuando hacía sus pininos como narrador. “El primer partido que narré estaba temblando del miedo y cuando terminó el juego le dije a Payares que no narraba más porque yo no servía para esto. Él me contestó: no seas ‘pendejo’, eso es porque es el primer día, tú eres bueno, tienes excelente voz y conoces el reglamento. Dale que eso se te pasa y así fue”.

DEPORTISTA Y PROFESOR
Llegó tarde al deporte y aún así, como lanzador, le alcanzó para representar a Bolívar en sóftbol en varias oportunidades. No obstante, su carrera como deportista fue efímera, pues llegó a la “pelota blanda” a los 21 años y se retiró a los 32 (tiene 60).
Afirma que no jugó béisbol porque sus padres se lo impidieron. “Querían que estudiara y yo los complací, pero no me salí del deporte y en 1974 comencé la carrera de licenciatura en educación física”, asegura.
Y se retiró bien temprano del sóftbol porque por andar de juego en juego no cumplía como debía ser con las obligaciones que tenía en las transmisiones radiales. “Un día Payares me dijo: siempre llegas tarde, el sóftbol no te da para vivir, mira como estás todo sudado, en mi cabina hay que estar impecable. Le hice caso y desde ese entonces me dediqué de lleno al micrófono y a la docencia”, agrega Emiro, quien desde hace 36 años dicta clases en el colegio Felipe Santiago Escobar de Santa Catalina.
Está metido de lleno en lo suyo, vive en función del deporte, nunca tiene pereza para narrar un partido o enseñarle a sus alumnas cómo mejorar en la práctica del sóftbol, la materia que regularme tiene a su cargo en este municipio de Bolívar.
Se siente feliz, se le nota en la forma en que habla de lo que más le apasiona y tal vez por eso, después de tantos años vividos entre el periodismo deportivo y la docencia, le dice a su mamá: “no querías que practicara ningún deporte y toda la vida hemos vivido de él”, comenta con una pícara sonrisa este personaje a quien siempre se le observa de buen humor.
Aún está lleno de energía y tiene toda la voluntad de cumplir con su gran sueño. “El próximo año me retiraré de la docencia para dedicarme de lleno a la radio. Siempre he querido narrar un partido de mis Yanquis en las Grandes Ligas, a lo mejor todavía tengo tiempo para que se me dé el milagrito”, puntualiza.
Toda la vida se la ha dedicado al deporte y de una u otra forma ha aportado su grano de arena para el progreso deportivo de Bolívar. ¡Gracias maestro!.

LEAL Y CARABALLO, LOS MEJORES
Es toda una autoridad para hablar de deporte y por eso no titubea un sólo instante en afirmar que Abel “El Tigre” Leal, sin duda, es el mejor pelotero de toda la historia en Bolívar y Bernardo Caraballo el más grande boxeador de este Departamento en todos los tiempos. Él explica sus razones.
“Si hubieran firmado a Abel Leal éste se habría convertido en todo un jonronero en las Grandes Ligas. Además, ‘El Tigre’ era una aspiradora en la tercera base, no se le iba una sola bola y tenía una agilidad mental impresionante. Reconozco lo hecho por Orlando Cabrera, quien ha brillado con luz propia en la Gran Carpa, pero para mí, Leal ha sido el mejor de todos”, comenta.
Sobre Bernardo Caraballo argumenta lo siguiente: “Fue un verdadero ídolo, tenía unas extraordinarias condiciones y llenaba con una facilidad impresionante los escenarios. Sin ser campeón mundial se metió en el corazón de la gente. Antonio Cervantes “Kid Pambelé” comenzó a brillar cuando empezó a ganar peleas de título mundial, pero Caraballo siempre fue ídolo, el más grande de todos.

2460 fotos
69345 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese