Indicadores económicos
2017-09-20

Dólar (TRM)
$2.904,60
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.477,38
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,69
Petróleo
US$49,48

Estado del tiempo
2017-09-21

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 0544

Marea max.: 17 cms.

Hora: 1224

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Una historia en alta mar

Diana Uribe, estuvo en el Gloria en el comienzo de la travesía que trajo a Colombia a los 4.000 marinos del Sail Cartagena de Indias 2010.

Hoy cuando los marinos el Buque Nacional están en casa, esta filósofa, egresada de la Universidad de los Andes, cuenta su experiencia.

¿Por qué estuvo navegando más de 10 días a mar abierto en el buque Arc Gloria?
-Llegué a esta travesía en el Buque Escuela ARC Gloria porque me invitaron a una de las experiencias más enriquecedoras de la vida. Resulta que el velero nacional es uno de los 12 grandes veleros que aceptaron el reto de revivir la única ruta que existía hace 200 años para el comercio entre América y el mundo, ese recorrido se llama “Velas Sudamérica 2010” y es la regata del bicentenario de la independencia que hoy está en Colombia, el “Sail Cartagena de Indias 2010”. Es una cosa berraquísima, imagínese una regata por todo el continente que salió de Río de Janeiro en febrero y terminará en junio en México.

¿En qué trayecto estuvo?
-Justamente en el del comienzo Río de Janeiro a Mar del Plata. Toda esta gente que son como 4.000 marinos de todo el mundo siguieron navegando por un recorrido que es larguísimo: Montevideo, Buenos Aires, Isla de los Estados, Ushuaia, Cabo de Hornos, Punta Arenas, Valparaíso, Guayaquil, cruzaron el Canal de Panamá y llegaron a Cartagena para este encuentro impresionante que reúne a 10 veleros de diferentes países.
Imagínese la medio aventura de más de 150 días navegando, la travesía termina en México y tiene a todos los veleros que existen en el continente. Está regata es el evento más hemisférico, digamos más global en términos de una conciencia continental para celebrar el bicentenario.

¿Cuál fue el momento más difícil?
- En una etapa de la pierna, como le dicen ellos a un recorrido, nos tocó una tormenta tan aterradora que en ese momento no sentí tanto miedo, como al día siguiente. Me cogió un miedo de esos como cuando uno se salva de un atraco que después resulta temblando, fue algo así porque en el momento uno se serena porque la cosa es muy grave; pero cuando reacciona se muere del susto. Es que fue una tormenta muy grave, “El Esmeralda” de Chile, por ejemplo, tuvo que poner máquinas y coger a puerto porque se le dobló el palo principal.

¿Ese fue el momento más dramático?
- Sí. Es que esa tormenta fue muy tenaz, eso se movía haga de cuenta como una pizza cuando vuela en el aire. Era una cosa realmente miedosa. Yo ya sabía que el movimiento de lado se llama escora y uno se acostumbra a escorarse porque muchas veces el buque está ladeado, entonces, uno habla de medio lado, se toma la sopa de medio lado, etc… Pero de pronto, yo sentí que el Buque se escoraba en varias direcciones, el buque se botaba de un lado, se botaba de otro, me levanté y estaban en una maniobra general, la cosa más impresionante y en ese momento el Comandante del Gloria, que es el Capitán de Navío, Guillermo Laverde, asumió una actitud totalmente cerebral y empezó a planificar cómo manejar la tormenta, de eso depende todo. Es una cosa muy seria, para nosotros no fue tan grave porque nosotros solo perdimos 4 velas, pero hubo gente que salió muy averiada con decirle que un velero canadiense se hundió durante la tormenta en 20 minutos.

¿Se hundió un velero?
-Sí, el “Concordia”, de Canadá, que se le entró el agua por los camarotes, afortunadamente evacuaron a todo el mundo, en ese iban 65 personas, todos se salvaron y además la Armada Brasilera también estaba pendiente. Ese momento fue muy, muy, dramático, cuando amanece y usted siente que salió de esa, se da cuenta totalmente de lo duro que fue el momento.

¿La travesía incluye 16 puertos, cómo es la llegada a un puerto?
-Es absolutamente emocionante porque ellos se suben en todos los mástiles y empiezan a cantar, suena la música, es una cosa bastante majestuosa que conmueve. Imagínese toda la nostalgia que está acumulada en el exilio de tantos millones de colombianos que están por el mundo entero. El Buque simboliza esa embajada de nuestro país que va por todas partes y que cuando llega la gente lo está esperando. Mire, la gente hasta se casa en el buque, hay gente que se espera que llegue el Gloria para que los casen allá, es una cosa impresionante porque significa todos esos pedazos de nosotros que están esparcidos por todas partes. La misma tripulación dura muchísimo tiempo embarcada.
Ellos sí que tienen la Patria muy arraigada, tienen la lejanía y la nostalgia del que todo el tiempo está afuera. La gente los quiere, cuando hacen cocteles toca echar a la gente, digamos es todo un pedazo de todos nosotros. Es probablemente uno de los símbolos que más cohesiona en términos de imaginario, lo que hace ese buque dándole la vuelta al mundo. En cualquier parte donde ellos llegan generan cohesión a todos los fragmentos que existen de nosotros por el mundo.

¿Con cuánta gente estaba?

-170 personas de las cuales hay 80 cadetes, es decir, muchachos que están en formación, entre los cadetes hay 13 mujeres.

¿Qué hace un cadete?
- ¡Que no hacen! Ellos están todo el día ocupados. Tienen jornadas de aprendizaje porque el Gloria es un Buque Escuela, luego es un Buque de formación, esta gente va estudiando todo el tiempo, tienen horarios para las materias que sólo se les puede enseñar allá navegando. Aprenden a ubicarse por las estrellas, tienen que aprenderse las grandes cartas de navegación, el funcionamiento del Buque, es como una academia ambulante; pero también están trabajando de sol a sol en la embajada de Colombia en los mares ante el mundo entero.

¿Usted qué hacia allá?
- Aprendiendo todo el tiempo. Todo el tiempo me estaban enseñando cómo funcionaba el buque. Yo hice 4 conferencias sobre las guerras mundiales y sobre las independencias.

¿Qué aprendió?
-No se imagina lo que aprendí. Mire, aprendí de navegación astronómica, nos enseñaron como ubicarnos por las estrellas, aprendí de tácticas de navegación de los buques, aprendí como son las maniobras para salir vivos de todos esas circunstancias climáticas, aprendí como se suben los cadetes a revisar el estado de las velas. Me contaban y me contaban sobre las maniobras, así que me aprendí los pitos de maniobra generales.

¿Cómo es un día en el Gloria?
- Ellos se levantan a las 6 de la mañana, a las 7:30 tienen la formación, luego el desayuno. Después empiezan las clases que van hasta mediodía, llega el almuerzo en diferentes turnos. En la tarde se dedican al mantenimiento del Buque que implica mucho trabajo, la gente tiene que estar en el buque todo el tiempo trabajando y trabajando, por ejemplo en la cubierta trabajando en los empaques porque si no están bien se filtra el agua. Cuando se está navegando todo se amarra porque todo lo que no se amarre es un proyectil a la hora de un movimiento fuerte que ellos llaman escora. Todo el tiempo la gente está trabajando y está aprendiendo maniobras. Es un ejercicio académico de mar, eso es el Gloria.

¿Qué le sorprendió?
-Algo increíble es la disciplina que hay en un buque es increíble sobretodo porque de eso depende la supervivencia de todos.

¿Le dio mucho mareo, se le quitó el apetito?
- No me daba hambre por el movimiento. Al principio me tocaron 5 días de lo que ellos llaman un mar de espejo, es decir que todo se le mueve a uno. Mire, los marinos se burlan mucho de lo que llaman “el mar de los poetas” porque dicen que los poetas escriben versos a un mar que raras veces existe, a un mar como dormido, mientras que ellos que lo conocen bien, dicen que el mar es bravo, que esos mares tranquilos son raticos apenas en la navegación. Como la mayoría del tiempo el mar es fuerte, yo comía poco.

¿Repetiría un viaje en el buque ARC Gloria?
- Todas las veces que se pueda. Mire, el atardecer es semicircular porque usted está acostumbrado ver los atardeceres en un plano, entonces aquí se van difuminando los colores, es increíble.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese