Indicadores económicos
2017-11-19

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Diversión que alimenta

Cuando los niños tienen entre 5 y 10 años ya tienen suficiente información para moldear los hábitos que los acompañarán el resto de su vida. De hecho, las investigaciones afirman que entre los 0 y 5 años forjan varios rasgos de su personalidad definitivamente, y si esto es cierto, el buen ejemplo de una vida saludable resulta vital.

Sin embargo, después de los cinco comienzan a ser más susceptibles a lo que ven en su entorno, y sin importar si comían verduras y frutas desde pequeños, la interacción en el colegio les permite darse cuenta que a otros niños estos alimentos no les resultan deliciosos  y que son muchos los que prefieren bebidas industrializadas a las preparadas en casa de manera natural.

Entonces los problemas alimenticios pueden comenzar o acentuarse, según sea el caso, y tender a empeorar si los padres asumen una posición autoritaria a la hora de comer. No obstante, antes de pensar cómo hacer atractivos los alimentos necesarios,  los adultos deberían identificar los nutrientes infaltables para que los niños crezcan física, cognitiva y emocionalmente.

Básicamente, los pequeños entre 5 y 10 años de edad deben ser alimentados con comidas que combinen todos los grupos alimenticios, pues solo de esta manera se garantiza el abastecimiento necesario de vitaminas, minerales, proteínas, almidones, grasas y azúcares que requieren.

Según los expertos, dado que su crecimiento es muy irregular en esta etapa y que la energía que invierten en sus estudios y juegos tiende a ser mayor que la usada por un adulto, se debe tener un especial cuidado con el calcio y el hierro, dos minerales con muchas responsabilidades vitales.

Tanto uno como el otro se encuentran en diversos tipos de alimentos. El calcio, por ejemplo, abunda principalmente en el ajonjolí, pero también en los lácteos, siendo el queso el que más lo contiene. El hierro, por su parte, está presente en las verduras de hojas verdes como la espinaca y la acelga, y en productos animales como el hígado de vaca.  

EN LA VARIEDAD ESTÁ EL PLACER
¡Ojo! Alimentarse bien no quiere decir comer más de la cuenta. De hecho, es muy común que aquellos niños que comen más, lo hacen porque los alimentos elegidos no son lo suficientemente ricos en vitaminas, proteínas y minerales, y en parte por eso, su organismo les pide cada vez más comida.

Lo ideal es ofrecerles tres comidas principales y dos meriendas pequeñas para complementar las primeras. En estas debemos incluir cereales y sus derivados, como arroz, pasta y pan integrales; legumbres como lentejas, fríjoles y garbanzos; carnes blancas y rojas, cuidando siempre que sean magras; productos de granja como frutas y verduras, entre las que sobresale el brócoli; y frutas como la naranja y el aguacate; también lácteos y huevos (estos últimos se recomiendan una vez por día).

Una buena idea es habituar a los niños a consumir frutos secos -el maní, las almendras y las nueces-, pues son una gran fuente de ácidos grasos  y antioxidantes. Y, naturalmente, no debemos olvidar que los pequeños requieren de buenos niveles de azúcar; esto no significa que les demos productos refinados, más bien, procurar que la obtengan de alimentos naturales como las frutas.

¡A DECORAR!
Hay infinidad de tips divertidos y creativos para decorar la comida de nuestros hijos, quienes no solo agradecerán ver caritas felices y trencitos en sus platos, sino que comerán con tal placidez que la dejarán boquiabierta.

  • Aprovechar la infinidad de colores que ofrecen frutas y verduras es una herramienta a nuestro favor. Así que no dude en hacer toda suerte de ojos, narices y boquitas divertidas con ellos.
  • También puede cortarlas en pedacitos y armar pinchos alternando sus colores. De esta manera, sus hijos verán allí un efecto arcoíris atractivo y delicioso.
  • Los moldes de figuritas servirán no solo para hacer galleticas y panqueques, también le ayudarán a darle formas a otros alimentos como los sándwich, los huevos y los purés.
  • A la hora del almuerzo, convertir su plato en un frondoso bosque donde el brócoli y los champiñones luzcan atractivos, será una fórmula mágica.
  • El queso crema y los frutos secos se ven muy bien encima de las tortillitas. Crear dibujos con ellos es sano y entretenido; incluso, puede dejar que ellos mismos las decoren, así se sentirán más involucrados en el proceso.

CONSEJOS ÚTILES

  •  Cuando se trata de frutas y verduras, los niños necesitan comer tres porciones diarias.
  •  Las carnes, por su parte, deben ser brindadas cinco veces por semana. Prefiera el pescado, que debe pasar por nuestra mesa mínimo tres veces a la semana.
  •  Las legumbres son vitales para tener hijos fuertes, y por ello deberían comerlas cuatro o cinco veces a la semana.
  •  Dos vasos de leche diarios son la medida para garantizar huesos y dientes sanos.
     

LEA MÁS SOBRE Nueva



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese