Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Fuerte a los cuarenta

-A A +A
 

Aunque nadie dice que es fácil, y en contravía de las creencias generalizadas, mantener o ganar masa muscular después de cumplir 40 años de edad no es un mito.  Por supuesto, no podemos esperar que los músculos se comporten de la misma manera que a los veinte, pero implementando algunos cambios en la actividad diaria podremos restarles cansancio a nuestros días y sentirnos más fuertes. Y además cuidándonos siempre de no lesionarnos, lo cual viene a ser una importante motivación a la hora de elegir las rutinas correctas.

Como en las demás épocas de la vida, a los 40 la fórmula del éxito para tener un cuerpo vigoroso consiste en cuidar dos aspectos por encima de todo: la dieta y la rutina de ejercicios. Las especificaciones de una y otra deben ir por cuenta de los profesionales en cada área, pero en términos generales los siguientes consejos le van bien a cualquier persona.

A LA HORA DE MOVERSE…
- Calentar. Piense en una de esas máquinas que son forzadas a andar sin previo calentamiento. Algo similar o peor pasa con su cuerpo, así que sin importar qué tipo de ejercicio va a realizar, la regla de oro es hacer un calentamiento previo, el cual durará según el nivel de actividad que le siga.
- Una vida recta. Adoptar una buena postura a lo largo de la vida ayuda a tensionar los músculos de tal forma que resulta siendo una forma de ejercicio. Por supuesto, esta condición también determina la eficacia de los ejercicios y nos ayuda a ejercitar músculos que no estamos trabajando directamente. La postura y la ejecución de la rutina deben respetarse como un pacto de sangre.
- La memoria. Por supuesto, tiene mucho que ver lo deportista o no que sea la persona. El  cuerpo tiene memoria, pero lo cierto es que a los 40, los músculos estabilizadores tienden a ser más débiles. Una situación que propicia de ahí en adelante un aumento en el riesgo de lesionarse, especialmente en los tendones y los ligamentos.
- Sin exagerar. Descansar bien es tan importante como ejercitarse. Las rutinas de ejercicio o de cualquier otra actividad física no deben ser extenuantes. Un entrenador personal le podrá guiar.
- Aeróbicos. Hacer ejercicios cardiovasculares como los aeróbicos es importantísimo para combatir la pérdida de masa muscular. Claro que este no es su único beneficio. También aceleran el metabolismo e influyen en la buena salud del corazón.

A LA HORA DE COMER…
- Las rutinas alimenticias deben ser consecuentes con los cambios que necesita su cuerpo y con los componentes que debemos suplir a esa edad, como el calcio. Sin embargo, ‘el tránsito’ se pone lento y es mejor prescindir de alimentos muy grasosos o pesados. En cambio, se recomienda una sólida amistad con los pescados y con otros alimentos ricos en Omega 3. Ah, y olvídese del azúcar.

- Proteínas y carbohidratos como las claras de huevo, la pechuga de pollo, el pan de trigo entero y por supuesto los cereales integrales, ricos en vitaminas y minerales, son muy importantes para la conformación de los músculos.

- Junto con su nutricionista pueden decidir, además de una dieta que incluya todos los grupos de alimentos y que responda a sus necesidades especiales, qué suplementos podría comenzar a tomar. Hay varios productos en el mercado que ofrecen vitaminas y minerales; y otros especiales para la ganancia de músculos.

‘En picada’ después de los 30
Siempre es relativo, pero alrededor de los 30 el desarrollo de masa muscular comienza a disminuir de manera gradual. Y por supuesto, a medida que avanzan los años y llegan etapas como la menopausia, la pérdida de fuerza y energía acompañan el deterioro muscular.

Otro indicio claro de esta carencia es la falta de equilibrio y coordinación.  Por lo general, las personas debilitadas muscularmente caminan más lento y se fracturan los huesos con mayor facilidad. Las infecciones reiterativas también pueden obedecer a esa situación.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63882 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese